search_left
"Unha ventá para o recordo"
A Vilagarcía antiga
 
HISTORIA DE D. RAMÓN DEL VALLE-INCLÁN EN AROUSA
POR XABIER DEL VALLE-INCLÁN ALSINA E TEODOMIRO CARDALDA FERNÁNDEZ
 
Nota dos autores:
Este traballo de pescuda sobre estes grandes persoeiros que estiveron a primeiros do século XX en Vilagarcía e Vilaxoán; foi feito para publicar no seu día no Diario de Arousa, comezando esa publicación o 21 de abril de 2013. Hoxe vai ser publicado por esta Web de Patrimonio Vilagarcía, grazas a o seu mantedor Juan Carlos Porto.
Nesta pescuda falamos do grande escritor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, que fora nomeado fillo adoptivo de Vilagarcía de Arousa. As tertulias que tiñan no Café Poyán, no Pazo de Sobrán e outros lugares emblemáticos de Arousa con Ramón del Valle-Inclán, Alfredo Vicente (un dos grandes xornalistas de Galicia e director do xornal El Liberal de Madrid), Ramón Fernández Mato e Francisco Padín Cardalda dono naquel entón do Pazo de Vilaxoán.

Javier del Valle-Inclán Alsina 
Teodomiro Cardalda Fernández.

28-outubro-2013
Santiago de Compostela, Vilaxoán de Arousa
 
Valle-Inclán, a milicia e a República.
 
O escritor arousán declarou en varias ocasións que a súa vocación frustrada era ser militar, porén non lle molaba tanto como para facer o servizo militar, pois a súa familia pagou cando él era mozo a redención en metálico para libralo de quintas. Nunha ocasión confesoulle ao seu amigo, o diplomático e escritor mexicano Alfonso Reyes: “Yo no soy escritor. Yo soy militar. Es decir, que, por una parte, contemplo las cosas panorámicamente, “a ojo de águila”, como contempla el guerrero su campo de combate; y por otra, acometo siempre las obras por rapto de audacia, a lo militar. Lo primero explica los asuntos; lo segundo, los procedimientos”. Na familia de Ramón del Valle-Inclán houbo quen elexiu a carreira das armas, como Antonio Florencio del Valle, virrei que foi de Catalunya e Valencia, ademáis de tenente xeneral, ou o mariscal Antonio Luis del Valle, ou Manuel Antonio Saco Bolaño, responsable das Milicias Urbanas Rurais da Pobra do Caramiñal, e, finalmente, Carlos Luis del Valle-Inclán Malvido, señor que foi do pazo de San Lourenzo de András, a “casa hidalga” próxima a Flavia-Longa en “Romance de lobos” que nós identificamos con Vilaxoán de Arousa.
Na súa biblioteca, Valle-Inclán posu...Leer la continuación
Escrito por Xabier e Teo •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Gómez Carrillo, Alfredo Vicenti e Valle-Inclán en Arousa - Capítulo I
rss feed
O escritor, xornalista e diplomático guatemalteco Enrique Gómez Carrillo (1873-1927), desenvolveu a súa carreira literaria en Europa, fundamentalmente en París.
O vencello que este escritor mantivo con Arousa permanece esquecido para o gran público e as instancias políticas, e só aparece, en ocasións, citado a pé de páxina ou en meritorios estudos de historia local.
Cómo soubo Gómez Carrillo de Galicia? Quén o trouxo á Ría de Arousa? Cándo aconteceu? Qué amizades fixo? Adicou algunha das súas crónicas a Galicia, a Vilagarcía, a Pontevedra... ?

A nosa intención é sitúalo no mapa de Galicia entre 1908 e 1916 e fiar unha historia a modo de “folletón” en Patrimonio Vilagarcía para dar resposta na medida do posible ás preguntas formuladas e a outras que quedan por emerxer.
En xeral, a obra de Gómez Carrillo ficou clasificada como “modernista”, un termo bastante embrollado que servía, cando remataba o século XIX e até ben entrado o século XX, para designar aos espíritus abertos ás correntes artísticas que rivalizaban en tirar abaixo unha idea da Arte que consideraban agostada.

Na banda modernista, aniñaban dúas tribos que interesan para o noso propósito: a que “pasaba” da política e a que procuraba unha mudanza da situación social na que a Arte tiña un papel que cumprir, algo así como unha “arte instrumental” que serviría para amosar o falseamento e as mentiras das clases dirixentes e, ao mesmo tempo, poñer diante dos ollos dos explotados os alicerces dunha nova ética mentres botaban un rato agradable gozando dunha pequena obra de teatro, escoitando un coro ou un recital de poesía.
Gómez Carrillo mexturou ambas posturas pero, en xeral, a súa produción literaria non pode tacharse de “comprometida”. Desenvolveu un relevante papel como introdutor no mundo hispánico...Leer la continuación
Escrito por Teo Cardalda - Xa...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Tres visitantes ilustres: Gómez Carrillo, Alfredo Vicenti e Valle-Inclán en Arousa.
rss feed
Poucos días máis tarde, o 27 de abril, Carrillo publicou en La Vida Literaria un artigo sobre o faladoiro que no Café Lyon d’Or mantiñan un Benavente de “sonrisa helada y hermética” e un Valle-Inclán que “gesticula, palpita, se mueve y se conmueve” lembrando as súas supostas “aventuras de coronel mejicano”: “En Oaxaca – dice- me llevaron a la prevención tomándome por loco y me hicieron pasar la noche en el patio. ¡Qué noche! Fue tan larga, que logré arreglar dos frases enteras para un cuento que preparaba entonces… Y tenía sueño… Tanto sueño tenía, que al amanecer, cuando los guardias llevaron a un asesinado en una camilla, lo primero que hice fue tirar al muerto por un pie y dormirme en su lugar, bajo el toldillo clemente… Luego hablamos de nuestras habitaciones. Más o menos, todos hemos vivido mal, en piezas húmedas y frías. -Nadie como yo – dice el autor de Femeninas, levantando los brazos con ademán principesco- nadie. Porque figúrense ustedes que al volver de América lo único que me quedaba era una torre en un pueblo de Galicia, una torre desmantelada, a mitad campanario y a mitad pozo artesiano. Pero era mi torre, y allá me fui a vivir. Para que las ratas no me comieran, colgué mi cama en el altísimo techo con cuatro cuerdas que sirvieron tres siglos ha a mi tío D. José, un noble de veras, para colgar a los lacayos que no sabían limpiarle las botas. Las primeras noches todo fue bien; pero al cabo de una semana, cuando recobré mis plebeyos hábitos de artista y comencé a querer dormir hasta las doce del día, los ratones entrometidos y las dulces palomas se propusieron darme pesadas bromas. Por la noche, los ratones subían por los muros y yo tení...Leer la continuación
Escrito por Xabier e Teo •   Agregar un comentario   2 comentarios
 
Tres visitantes ilustres: Gómez Carrillo, Alfredo Vicenti e Valle-Inclán en Arousa. Capítulo III

Tres visitantes ilustres: Gómez Carrillo, Alfredo Vicenti e Valle-Inclán en Arousa. Por Xabier del Valle-Inclán Alsina e Teo Cardalda - Capítulo III

04/11/2013 13:53:29
Fillos Adoptivo de Vilagarcía de Arousa.
Antes de que remate 1912, o Concello de Vilagarcía de Arousa celebrou dúas sesións. Na que tivo lugar o día 17 de decembro, o concelleiro José Pérez propuxo ao Pleno que, para agradecer a Gómez Carrillo as súas escritas que cantan as belezas da Ría de Arousa, orgaizara un banquete ao que asistirían só os membros da Corporación unha vez que o escritor guatemalteco xirara una nova visita á vila.
Mais o concelleiro Francisco Padín estimou que non abondaba con celebrar ese acto: Vilagarcía de Arousa estaba en débeda con Ernesto Gómez Carrillo e sería de xustiza e por unanimidade nomealo “Hijo Adoptivo”. E así aconteceu na xuntanza do día 20.
Tanto o Alcalde coma os concelleiros sabían que as crónicas sobre Galicia que Gómez Carrillo dera á luz en diferentes publicacións periódicas de alén mar, estaban xa recolleitas nun libro titulado “Romerías”:
“Los árboles”, “La obsesión argentina”, “Gallegos y gallegas”, “La alegría gallega”, “Las mujeres de La Coruña”, “La casa de Rosalía”, “Las hadas”, “La casa de Carolina”, “Las hermanas enemigas”, “Pontevedra y Vigo”, “La grandeza de Vigo”, e un que interésanos de xeito especial, “Villagarcía”, que, de seguido, transcribimos para vostedes:

“Es la más linda villa del mundo. Suavemente recostada en las márgenes de la ría de Arosa, que es una taza de esmalte ante cuya belleza los lagos italianos palidecerían, diríase, con sus casitas blancas y sus alamedas verdes, una estación de voluptuoso descanso.
“Elles sont trop belles pour travailler”, dicen los franceses hablando de ciertas mujeres.
Villagarcía no sólo es muy bella, muy bella, sino que además parece muy frágil, muy ligera, muy incapaz de todo esfuerzo. Su atmósfera es tan transparente, su cielo tan puro, su playa tan dorada, que formalmente diríase un juguete de Sajonia en un plato de Sévres.
Pero todo eso es la apariencia.
La realidad es otra, y es muy otra. ¡Como que se trata de la ciudad más importante del mundo, así cual os lo digo, sin exageración ninguna! Considerad, en efecto, que sus habitantes no pasan de cuatro mil. Y ahora decidme si conocéis una villa tan pequeña que tenga lo que esta tiene, que produzca lo que ésta produce, que trabaje lo que ésta trabaja. En primer lugar, como es un oficio el periodismo, os diré que en Villagarcía hay un periódico diario, no tan importante como The Times, claro está, pero tampoco tan dejado de la mano de Dios que no pudiera figurar honorablemente en Madrid. Además de este diario que los chiquillos venden todas las noches en las calles, existen tres periódicos semanales. ¿Puede enorgullecerse de igual riqueza periodística otra villa de cuatro mil habitantes?
-¿Tendréis por lo menos tres imprentas?- le dije al amigo que me acompañaba por las calles de la población.
-¡Cuatro!- exclamó indignado, -¡cuatro!...
Y luego, irónico, agregó:
-¿Qué diría usted si le enseñara esta misma mañana el doble?
-Diría –contestéle- que le toca una imprenta a cada quinientos habitantes.
-En todo somos así- concluyó con orgullo mi cicerone.
Es cierto, en todo, Villagarcía, es grandiosa. Sus oficinas de telégrafo se cierran a las doce de la noche, lo que en París no se ha podido conseguir aún. Sus bazares, son dignos de una gran capital. Sus tiendas están llenas de objetos de lujo. Sus fotografías son casi tan numerosas como sus imprentas. Sus hoteles, que son diez o doce, todos tienen una mesa admirablemente servida.
¡Y qué decir de los cafés! En Roma, según el corresponsal de Le Temps de París, no hay más que tres: el Aragna, literario y legendario; el Greco, discreto y artístico, y el de la plaza Venecia, cosmopolita y mundano. En Villagarcía también hay tres. Y cualquiera de los tres es más grande que el más grande de Roma. Y en uno de ellos, desde las ocho de la noche hasta las dos de la madrugada, hay una música que ameniza las partidas de dominó y que suaviza las discusiones políticas. En cuanto a los “bares” a la inglesa con sus altos mostradores de pino luciente y sus altos taburetes de mimbre, los bares en cuya puerta se leen nombres de whiskis irlandeses, de whiskis escoceses, de whiskis canadienses, de whiskis neoyorkinos, los bares claros y limpios, con sus camareros vestidos de blanco, los bares productores de coktails irisados, son aquí seis, ocho, tal vez diez, que cierran sus puertas muy tarde. Porque los villagarcienses, son tan noctámbulos como los madrileños. En estos días autumnales en que las noticias son tibias, hay grupos callejeros hasta que las primeras luces de la aurora comienzan a esmaltar las aguas de la ría.
¿Y los teatros? Tres hay. Y entre los tres uno, apenas terminado, podría muy bien compararse con cualquiera de los de París por la elegancia.
¿Qué otra población de cuatro mil almas puede enseñar lo mismo al viajero? Villagarcía, os repito, es, relativamente al número de sus habitantes, la primera villa de Europa”.



Carrillo, Valle-Inclán e Vicenti na Ría de Arousa.
1913 comeza para nós cun artigo de Ramón Fernández Mato publicado en El Diario de Pontevedra o 15 de xaneiro. Titúlase “Crónica. Adopción sentimental”, e trata do acordó do Concello de Vilagarcía para nomear a Enrique Gómez Carrillo fillo adoptivo do municipio.
Sinala Fernández Mato, con moito tino, a relevancia das escritas de Gómez Carrillo sobre Galicia e o seu valor engadido por viren dun infatigable viaxeiro. Ou sexa, que se Gómez Carrillo ficou engaiolado coas belezas de Vilagarcía, sería por algunha razón de peso, non por bobería ou carencia de mundo.
Este artigo de Fernández Mato vainos servir para introducir un interrogante sobre a casa onde tivo lugar unha reunión entre os tres personaxes que conforman o eixo desta investigación. Fernández Mato escribe:
“Yo he visto en las pupilas de Carrillo – donde por igual alumbran luces de fervor y de éxtasis y relámpagos de desdén- la expresión de una suave languidez de ventura. Era en el huerto florido de una vieja mansión señorial. Un mastín colérico y encadenado, quizá en nombre del pazo decrépito y augusto, nos saludó con rencorosa furia al trasponer el ancho portalón; ya en el jardín, unas palomas, unos niños y unas vendimiadoras de traza pagana repararon la ultrajante altanería del mastín con el hechizo de su inocencia o de su gracia.
En un banco de maderos. D. Ramón María del Valle-Inclán y D. Alfredo Vicenti platicaban. D. Ramón destrenzaba la extraña teoría de la dinámica, como naturaleza del pecado. “La supresión estática: Dios. La suprema inquietud, la infinita movilidad: Luzbel”. E interin el manco genial explicaba los círculos concéntricos y rápidos del mal, D. Alfredo rechazaba blandamente hacia atrás un rosal que, como una mujer zalamera y fragante, rozaba al suave empujón de las brisas, ya su cara altiva y noble, ya las barbas ascéticas del prócer escultor de “Flor de santidad”.
Frutas ricas, doradas por el sol y sazonadas por el otoño, nos eran servidas. Y unos gratos amigos en derredor. Gómez Carrillo, casi hundido en un camarín de yedras, parecióme feliz, y entonces sentí ondular y crecer en mi espíritu la soberbia, ya que había nacido en una tierra y cara un mar que placían y encantaban a un andariego explorador de la Belleza y del Arte”.
Non nos atrevemos a afirmar en qué lugar tivo este encontró, mais podemos aventurar dúas localizacións. Cabe a posibilidade de que a finca que descrebe Ramón Fernández Mato fora a que posuía en Vilagarcía de Arousa o avogado Xoán Ouviña. Cóntao Xosé Núñez Búa no seu libro “Revoeira”, que recolle diversos artigos publicados alén mar durante o seu forzado exilio. Tería o seu autor nove, talvez dez anos, e da man do seu tío, Xaquín Núñez de Couto foi á devandita finca, “O Piñeiriño”, onde o seu dono agasallou cun xantar aos tres escritores.
Mais no sería cousa de despreciar outro dado que nos ofrece Enrique Gómez Carrillo nun artigo que publicou Galicia Nueva o 23 de marzo de 1913: “... y Villajuán con sus huertos paradisiacos, Villajuán en donde siempre veré la sombra hirsuta y parlante de ese gran don Ramón del Valle Inclán, Villajuán con la sonrisa fina y fría de mi buen Padín...”.
Escrito por Xabier e Teo •   Agregar un comentario   0 comentarios





 
Tres visitantes ilustres: Gómez Carrillo, Alfredo Vicenti e Valle-Inclán en Arousa. Capítuño IV
rss feed
Gómez Carrillo lembrará outra ocasión na que estivo de cháchara con Valle en Vilagarcía sen nos indicar o lugar, talvez “en los andenes de la calle de Calderón. En las mesas del Café Poyán”, como escribiu Ortiz Novo: “Recordé lo que muy a menudo decíame Valle Inclán durante nuestras sabrosas charlas en Villagarcía. En la época en que el autor de las Sonatas predicaba el evangelio de Jamblico, en efecto, las largas y rítmicas aspiraciones de aire tenían para él una importancia ritual, que entraba dentro de los misterios de la ogdoada y de la eneada, de que se servía el pitagório alejandrino para explicar las conjunciones de las emanaciones de la esencia. “Ante todo – murmuraba- hay que aprender a respirar”. Tamén en xaneiro atopamos as sinaturas de Valle e Vicenti ao pe do carta que foi dirixida ao Alcalde de Ávila para sumarse á iniciativa de Gómez Carrillo cara a bautizar unha rúa co nome do escritor e diplomático arxentino Enrique Rodríguez Larreta. Na escrita tamén batemos contra os nomes dos galegos Victoriano García Marti, Ramón Fernández Mato, Javier Valcarce e o doutor José Rodríguez Carracido. Como xa sabemos, as estadías de Carrillo e Vicenti en Galicia coincidían con diferentes viaxes e un xantar-homenaxe en Vilagarcía de Arousa. El Liberal anuncia o 31 de agosto a chegada dos nosos viaxeiros á estación dos camiños de ferro de Carril na compaña do avogado Gerardo Doval. No andén agardaban o Alcalde de Vilagarcía de Arousa, señor Deza, varios concelleiros e “nutridas representaciones de todas...Leer la continuación
Escrito por Xabier e Teo •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
 
TEO CARDALDA FERNÁNDEZ
  XABIER DEL VALLE-INCLÁN 
 
Vign_vilaxoan_foto_web_3
 
Vign_Dibujo
Vilagarcía, Patrimonio e historia