search_left
"Unha ventá para o recordo"
A Vilagarcía antiga
 

PERSONAXES NA HISTORIA DE VILAGARCÍA DE AROUSA (II)

 
Don Wenceslao, el opulento diputado por Cambados
rss feed
Wenceslao González Garra, nacido en el año 1888, ha sido uno de los vilagarcianos que más destacado en el mundo de los negocios y la política, y cuando hablamos de "negocios" y de "política" no se habla de a escala local, provincial o regional, sino nacional en el más amplio sentido de la palabra, y todo ello acompañado de una increíble participación en los deportes del mar y una filantropía abnegada y finalmente recompensada. Como enamorado del mar, parte de sus negocios se relacionaron con el mismo y hacia el año 1920 era dueño de un mercante. Como complemento del mercante de 8.000 toneladas que suministraba carbón de Cardiff a diversas factorías de la India y Australia y otros dos buques menores fue la fundación de la Compañía de Seguros Marítimos "Wenceslao" en el año 1918, que tenía su sede principal en Barcelona y sucursales en los principales puertos españoles. Según la prensa de la época su capital social cuando se creó era de cinco millones de pesetas. Apasionado del mundo de los ferrocarriles, formó parte como socio prioritario de la llamada "Compañía General de los Ferrocarriles de Galicia" que se constituyó en el año 1920, junto con personalidades como Pedro Barrié, Estanislao Durán, Luis Rodríguez de Viguri, Ramón Peinador y otros, y que tenía como objetivo, "promover y construir los ferrocarriles pendientes de adjudicar o ya adjudicados sin materializarse y solicitud de otros nuevos". Entre los que se proyectaban es...Leer la continuación
Escrito por Víctor Viana •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
SEMBLANZA DE UN HOMBRE BUENO

SEMBLANZA DE UN HOMBRE BUENO

08/10/2018 00:50:52
Lo he dicho en más de una ocasión: cuando uno va cumpliendo años, los recuerdos fluyen, desaforadamente, como una cascada. A veces, se dispersan, en frenética estampida, pugnando por salir de su encierro neuronal. Pero, finalmente, como no podía ser de otra manera, nuestro cerebro consigue poner orden en ese caos desconcertante.
Y así, en medio de ese batiburrillo de recuerdos, surgió en mi memoria la imagen bondadosa de nuestro añorado bisabuelo, José González Otero —señor José, «O rianxeiro—.
Nació en Rianxo (A Coruña), en 1870, y allí aprendió el oficio de sastre. Cuando consiguió independizarse, montando su propia sastrería, se casó con Sofía Patiño. Al poco tiempo, con el afán de prosperar, decide trasladarse a Vilagarcía de Arousa, al considerar que era una población próspera, en la que abundaban los comercios y almacenes textiles, importantes agencias consignatarias de buques, consulados, sociedades recreativas... Y se establece en la Plaza del Mercado (actual Plaza de la Independencia), en una casa en cuyo bajo abre la sastrería, dedicando a vivienda familiar las dos plantas superiores.
Nuestros bisabuelos, José y Sofía, tienen nueve hijos. La primogénita, que llegó a bautizarse con el nombre de Ángela, murió prematuramente. Los demás se llamarían: Encarnación, Maruja, José, Manolo, Marcelino, Amadeo, Fredesvindo y Ángela.
Quiero evitar el dramatismo, a pesar de que los sentimientos me pueden. Pero la vida, tantas veces injusta y siempre cruel, infligió una durísima prueba al «abuelo» José —así lo llamábamos familiarmente—, cuya esposa ya había fallecido, al tener que hacerse cargo de sus cuatro nietos: Chelo, Ses, Manolo y Gelucha Porto González, huérfanos a muy temprana edad. Sus padres, Ángela González Patiño y José Porto Rey, fallecieron a la edad de 32 y 28 años, respectivamente.
Por razones obvias, omitiré los detalles de la devastadora enfermedad —la Ciencia médica de entonces no disponía de un tratamiento eficaz—, que privó de sus padres a los cuatro nietos del «abuelo» José. Años más tarde, Chelo y Ses, los hermanos mayores, con 26 y 21 años, respectivamente, también serían víctimas de aquel mal de la época, al que muy pocos afectados lograron sobrevivir.
Con el correr de los años, Manolo Porto González, uno de los dos hermanos que tuvieron la fortuna de no padecer aquella dolencia, sería el padre de Manolo, Javier, Juan Carlos y Ángela Porto Bouzas. Asimismo, su hermana, Gelucha Porto González, sería la madre de Gelines Cores Porto, y se convertiría en la suegra del autor de esta semblanza.  
Por mi condición de septuagenario, tuve el privilegio de conocer a nuestro bisabuelo, y de apreciar su extraordinaria bondad y su admirable fortaleza de ánimo y resignación ante la adversidad. Yo, siendo todavía un niño de cuatro años, lo recuerdo en la sastrería, trabajando  sobre aquella mesa que se me antojaba enorme, con su tiza de jabón en la mano, que deslizaba por el borde de aquellas plantillas curvilíneas de oscura y pulida madera, trazando sobre la tela el contorno de lo que luego sería un impecable y elegante traje, con chaqueta de anchas solapas, chaleco con bolsillos a ambos lados, y pantalón de bajos volteados, de acuerdo con la moda de la época. Del mismo modo, también confeccionaba los uniformes que lucirían los miembros de la Banda de Música y de la Guardia Municipal.
Recuerdo la gran tijera de acero bruñido que, al cortar la tela deslizándose sobre la superficie de aquella gran mesa de trabajo, emitía el característico y onomatopéyico «tris, tras».  Asimismo, está muy presente en mi memoria la enorme y pesada plancha de carbón, con la que imprimía el definitivo sello de distinción a los trajes que con tanto esmero se confeccionaban en aquella sastrería.
He disfrutado mucho de la compañía del «abuelo» José, nuestro añorado bisabuelo. Cuando, ya anciano, decidió cerrar la sastrería, iba todas las tardes, apoyado en su inseparable bastón, a la casa de mis abuelos (Encarnación González Patiño, su hija; y Ramón Porto Rey, su yerno), con los que yo vivía. Él ya estaba allí cuando yo regresaba del colegio. Y, mientras merendaba, antes de salir a la calle a jugar con mis compañeros de travesuras, recuerdo que, con ávida curiosidad infantil, le hacía mil y una preguntas sobre temas intrascendentes, como correspondía a mi corta edad —siempre acompañadas del clásico ¿Por qué?, a cada una de sus respuestas—; y él, cansado de tanto interrogatorio y de tanta «murga», me decía: «Robertito —ese familiar diminutivo lo «sufrí» durante mi niñez y adolescencia—, si eres capaz de estar callado durante un minuto, te doy una peseta». Sacaba el reloj que, sujeto en el extremo de una cadena de plata, llevaba en el bolsillo del chaleco, y, pacientemente, controlaba el tiempo. Pero mi ansiedad me impedía permanecer callado durante aquellos sesenta segundos. Y la escena se repetía, día tras día, con idéntico resultado. Así que, muy contrariado por mi impaciencia, jamás conseguí aquella peseta que estaba en juego.
Un mal día, cuando el «abuelo» regresaba a su casa, después de la reunión cotidiana con sus contertulios —viejos amigos, compañeros de fatigas, ancianos como él—, en la que hablaban de lo divino y lo humano, sufrió una caída en la calle al bajar la acera. Aquel percance, debido a su avanzada edad, le obligó a permanecer postrado en la cama hasta el fin de sus días. Y, en 1955, a punto de cumplir 85 años, su fatigado corazón dejó de latir. In memoriam.
 
 
Escrito por Roberto Núñez Porto •   Agregar un comentario   1 comentarios


Estimado Roberto, me gustaría comunicarme con usted. Yo soy primo segundo de Manolo Porto Bouzas.
José Rodríguez Currás Escrito el 29/01/2019 02:49:03



 
A primeira visita do Rei Alfonso XIII a Vilagarcía no ano 1900
rss feed
Según la ley enunciada en el número anterior - que los ayuntamientos que no cumpliesen el erario público podían ser absorbidos por los ayuntamientos más limítrofes que quisiesen o pudiesen pagar la deuda del mismo- eran claros los motivos que obligaban a carril y a Vilaxoán a ponerse al día en sus pagos, porque sino entrarían en subasta o serian absorbidos por el ayuntamiento de Vilagarcía, el único limítrofe capaz de abonar las deudas de los dos anexionándolos. Las deudas de Carril y Vilaxoán en aquel entonces eran cuantiosas. Carril debía unas mil pesetas y Vilaxoán unas ciento treinta mil. Aún así, ninguno de ellos se resignaban a tener que anexionarse a Vilagarcía. Por un lado Carril toma la decisión de escribir al gobernador de la provincia destacando en su escrito lo siguiente: "Esta Corporación Municipal quiere recordar a Vd. que el pueblo del Carril tiene en su haber un puerto, otrora gloria del Atlántico, ya habilitado en el año 1512 para el comercio con Ultramar, importantes casas consignatarias, primer ferrocarril de Galicia desde 1873, aduana de segunda clase (mientras Vilagarcía la tiene de cuarta), etc. etc. Son razones suficientes para ser el ayuntamiento más importante de la Ría”. Ante esto Vilagarcía envía otro escrito aludiendo a su capacidad económica para abonar los gastos y anexionarse, mejorando a Carril todo cuanto lo precise, que incluso se encontraba privado del alumbrado público eléctrico que se le había i...Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
José Blanco Novo (1891-1971), Capítulo II. De su destino en Vilagarcía de Arousa
rss feed
El 26 de julio de 1922 es ascendido a capitán perteneciendo al escuadrón del sexto tercio (Galicia) de la Guardia Civil (29) siendo destinado a Vilagarcia de Arousa donde asume el mando de dicha plaza. En diciembre de 1922, siendo capitán al mando de la segunda compañía de Vilagarcía, es nombrado jefe de las fuerzas de la Guardia Civil de Tui (30). La concentración de miembros del cuerpo en la zona se debió a las alteraciones de orden público que se produjeron con motivo de la huelga agraria llevada a cabo por esas fechas. Al finalizar el conflicto y normalizarse la situación, días después, regresa a su puesto en Vilagarcía de Arousa el 13 de diciembre de 1922 (31). Entre los años 1922 a 1924, según relata el propio Blanco Novo en el boletín EAR de octubre de 1926: "[...] Durante mi destino en Villagarcía (Pontevedra) hice algunos ensayos de transmisión en onda amortiguada, comunicando con buques a distancias de unas 20 a 30 millas [...]". El 8 de febrero de 1924 se instala en el Gobierno Civil de Pontevedra un aparato de telefonía sin hilos, siendo dirigida esta por el capitán de artillería Julio Álvarez Cerón y el de la Guardia Civil de Vilagarcía de Arousa, José Blanco Novo "[...] que tiene una instalada en su domicilio particular, ya hace tiempo [...]". "[...] La nueva estación, permitirá oír conciertos, conferencias, señales, etcétera en toda...Leer la continuación
Escrito por Tomás Manuel Abei...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
La Sociedad Círculo Mercantil de Vilagarcía en Galicia Nueva en el año 1924
rss feed
El diario de Vilagarcía de Arousa, Galicia Nueva, publica a principios de mayo de 1924 un artículo titulado La radiotelefonía en Galicia que firma José Blanco Novo, futuro adjudicatario del indicativo de radioaficionado EAR-28, y en el que este da su opinión sobre la necesidad de instalar una emisora de radiodifusión cultural en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Santiago de Compostela y, la creación del Radio Club de Galicia, también en la ciudad del Apóstol. Dicho proyecto, defiende la idea de establecer una emisora independientemente de la que se montase en Galicia por una compañía adjudicataria de la concesión del Estado para radiodifusión, y que tuviese, como fin primordial, la enseñanza, por encima del mercantilismo que perseguiría una empresa privada. También considera que la persona más indicada para liderar el proyecto es el decano de la Facultad de Ciencias, Mariano Álvarez Zurimendi. "La Radiotelefonía en Galicia" Un interesantísimo artículo debido a la pluma del distinguido ingeniero [Civil] Don Mario Labarta [y Labarta], me obliga a ocuparme hoy de esta materia, para exponer mi modesta opinión que galantemente se interesa, sobre el establecimiento en Santiago, de una estación emisora como medio de difusión cultural. He de agradecer, ante todo, al articulista los inmerecidos elogios que me dedica. Sepa el Sr. Labarta que no poseo otros méritos que una desmedida afición y que por eso estoy siempre dispuesto a acudir a donde se me requiera para ser el &ua...Leer la continuación
Escrito por Tomás Manuel Abeigón •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
D. Agustín Romero, benefactor de Cornazo
rss feed
Como tantos otros gallegos que ayudaron a su comarca, Agustín Romero no procedía de familia rica y en modo alguno fue favorecido por algún tipo de herencia de algún familiar lejano. Todo se lo debió a la emigración y al extraordinario trabajo que hizo durante gran parte de su vida en el Uruguay. Nació en la parroquia de Cornazo en el año 1846, y a los 12 años parte como emigrante para el Uruguay, en donde tenía parientes que le pudieron ayudar, cosa frecuente por otra parte en aquellos años. Pudo también haber ido a la República Argentina en donde también tenía familiares, pero curiosamente sus padres decidieron enviarlo al Uruguay, nación minoritaria en cuanto a la recepción de emigrantes gallegos. Los días en que Agustín Romero llega al Uruguay, el país está sumido en franca quiebra política, con un delicado compromiso entre los políticos y militares para mantener al país cuanto menos con algo de paz social. Cuando nuestro personaje contaba alrededor de 19 años tuvo la suerte de que la nación entrara en "una época de paz interna", promulgándose la legislación que hace posible el entendimiento, a la vez que se produce una gran extensión del ferrocarril y el telégrafo. Fue la llamada "revolución florista" que hizo posible el general Flores, y que se mantuvo hasta 1868. Cuando Agustín Romero está en plena actividad económica, con buenos negocios de tipo agrícola y ganadero, es ya un personaje conocido en Montevideo por las clases...Leer la continuación
Escrito por Víctor Viana •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Lembranzas de Edelmiro Trillo - (Xornal Galicia Nueva, 1915)
rss feed
Han pasado ya algunos años de lo que voy a recordar. En el espléndido salón de fiestas del balneario “La Concha de Arosa” nos habíamos congregado treinta o cuarenta devotos y admiradores de nuestro Alfredo Vicenti para agasajar con un almuerzo íntimo al maestro de maestros del periodismo español, al predilecto hijo de Galicia y eterno enamorado de esa panorámica y sin par “terriña” que tanto y tanto le debe a los prestigiosos talentos de Vicenti, a sus enérgicos arrestos y entrañables cariños. Muy alzapinados andaban por aquellos días los ánimos de mis queridísimos coterráneos forjándose cómo realidad objetiva, mil ensueños de futura grandeza y prosperidad para Villagarcía y su comarca, con motivo de no sé que proyectos que habrían de convertir la isla de Cortegada, punto menos que en centro de augusta residencia veraniega. Cuando el café humeó las tazas, desligáronse las lenguas en expansiva charla, y unos cuántos convecinos y amigos pronunciaron elocuentes y calurosas frases elogiando a nuestro Vicenti y cantando las glorias de nuestra Arosa, una vez que ni la menor duda siquiera abrigaban aquellos entusiastas corazones acerca de la inmediata realización de los ansiados y beneficiosos proyectos. Debía yo pronunciar también algunas frases ya que, de todos los allí presentes, era quizás, y sin quizás,...Leer la continuación
Escrito por Edelmiro Trillo •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
El insigne pintor Sorolla desde Vista Alegre
rss feed
"...porque deseo caracterizar el escenario de mi cuadro, con el fondo de esta Bella ría" Archer Huntington pertenecía a una de las familias más poderosas de Norteamérica, extendiendo sus posesiones a ferrocarriles, tierras y fincas urbanas, astilleros, etc., educándose en un elevado ambiente cultural que lentamente se fue deslizando a un extraordinario interés por la cultura hispánica. Por ello, cuando a la edad de 10 años su padre le preguntó que quería ser cuando fuera mayor, respondió sin titubear: “Coleccionista de cosas hispánicas”. Cuando heredó la inmensa fortuna de sus padres inició un interés extraordinario por comprar cuantos documentos y objetos de arte relacionados con España encontraron sus numerosos delegados y asesores de arte en la península, y el lógico final de todo ello fue la creación de un inmenso museo y archivo en Nueva York llamado “Hispanic Society” que fue inaugurado el 20 de enero de 1908. Al día siguiente de este acontecimiento, la prensa de Nueva York anunciaba la inauguración de una enorme exposición de cuadros del pintor Sorolla en dicha sede de la Hispanic Society, exposición que finalmente fue adquirida por Archer Huntington. A los dos años firmó un contrato con el pintor valenciano merced al cual este se comprometía a pintar una serie de cuadros murales representativos de todas las regiones españolas. Ello suponía que el museo de la Hispanic Society se convertía en el...Leer la continuación
Escrito por Víctor Viana •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Os proxectos de urbanización de Vilagarcía no ano 1957
rss feed
Tema altamente sugestivo, hoy en día, este de la urbanización en Villagarcía, porque es, sin duda, el aspecto, en que nuestra ciudad ha dado un salto mayor en el espacio de muy pocos años. Ciertamente, el cambio ha sido radical. Villagarcía no es ya aquella ciudad dormida en el tiempo, de apacible quietud, que se ofrecía siempre idéntica a las miradas del forastero que periódicamente nos Visitaba. Hoy ese mismo forastero, ha de mostrarse sorprendido cada año, ante el ritmo de su creciente progreso en el aspecto urbanístico. No es solo una labor municipal, eficiente y ordenada, la que ha cambiado por completo el aspecto de nuestra ciudad. También la construcción privada, quizá al influjo de aquélla, ha recibido un notable impulso, creando verdaderos barrios, totalmente nuevos, con edificios de airosa planta y bello trazado. Por otra parte, la apertura de nuevas calles, amplias y bien concebidas, la pavimentación con firme especial, de las principales avenidas de la población; el uniforme embaldosado de las aceras y la iluminación moderna y bien distribuida, y el meticuloso cuidado de su limpieza y ornato, han convertido a Villagarcía en una ciudad atrayente y, casi podríamos decir, enteramente nueva. También nuestras plazas y jardines han sido objeto de especial atención y cuidado, efectuándose una verdadera revolución en el trazado y disposición de estos últimos, convirtiendo, por ejemplo, la Plaza y Jardines de Ravella, en un bello lugar de esparcimiento y recreo de...Leer la continuación
Escrito por Luis Gómez Torres •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Luis López Ballesteros. Biografía - Por Jorge Vilches García
rss feed
López Ballesteros fue nombrado director general de Rentas en 1818, y cuatro años después, ministro de Hacienda en el Gobierno Santa Cruz en 1822, pero tan sólo una semana, del 24 al 30 de enero de 1822. Fernando VII le requirió para ocupar de nuevo el cargo en el Gobierno del marqués de Casa Irujo, el 2 de diciembre de 1823, puesto que desempeñó hasta el 1 de octubre de 1832. Durante su mandato, López Ballesteros estableció el sistema de presupuestos anuales de gastos e ingresos públicos en 1829 con el ánimo de controlar el déficit. Para lograr dicho control necesitaba una entidad financiera que adelantara recursos a corto plazo al Gobierno. El objetivo era salvar los desajustes entre salidas y entradas de dinero en el Tesoro Público. Con este fin dotó al Banco de San Carlos de 40.000.000 reales a cambio de que cancelara los derechos contra el Estado, que ascendían a 300.000.000. Los accionistas de dicha institución fundaron una nueva institución emisora con el nombre de Banco Español de San Fernando. Se otorgó al Banco el monopolio en la emisión de billetes, algo que ya tenía el Banco de San Carlos, pero que no había usado con regularidad, y que retuvo hasta la creación del Banco de Isabel II (1844), también en Madrid. López Ballesteros impulsó la promulgación del Código de Comercio, en 1829, que respondía, como señalaba el preámbulo, a la preocupación de “dar al comercio un sistema de legislación uniforme”. Fernando VII lo promulgó como ley universal para toda España en materias y asuntos mercantiles, cuya finalidad era fortalecer el...Leer la continuación
Escrito por Jorge Vilches García •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
PLÁCIDO CASTRO - EL INTELECTUAL OLVIDADO
rss feed
Quiero rendir mi pequeño homenaje a la memoria del que fue mi Teacher of English en el Instituto Laboral, don Plácido Castro, en el 50º aniversario de su fallecimiento, del que recuerdo, además de su ‘imponente’ presencia, los magníficos apuntes, a modo de libro de texto -ya que no existía tal-, que él mismo confeccionaba e ilustraba con escenas cotidianas, familiares y urbanas, que facilitaban la comprensión y el aprendizaje del léxico del idioma inglés. Tuve el privilegio de haber sido uno de sus alumnos, y recuerdo que, cuando entraba en el aula portando su inseparable cartera de cuero portadocumentos -que dejaba posada en el suelo o sobre la mesa-, se sentaba y, siguiendo siempre la misma liturgia, sacaba de los bolsillos de la chaqueta dos paquetes de tabaco rubio, Chesterfield y Camel, cuyos cigarrillos, alternativa y compulsivamente, fumaba con fruición, uno tras otro, durante la hora que duraba la clase. Es muy sorprendente, a la vez que lamentable, que la gran mayoría de sus alumnos sólo supiéramos que Plácido Castro, don Plácido, había vivido en Londres trabajando como locutor-redactor en la prestigiosa emisora de radio BBC. Es muy injusto que no tuviéramos conocimiento de su intensa trayectoria como periodista, publicista, músico, traductor, escritor, político... Y que por ese desconocimiento, no supiéramos valorarlo en toda su dimensión intelectual. El 19 de mayo de 1996, La Voz de Galicia publicaba una entrevista a Susi Castro Sineiro, hija de nuestro profesor, que despert&oa...Leer la continuación
Escrito por Roberto Núñez Porto •   Agregar un comentario   2 comentarios
 
Aquilino Iglesia Alvariño en Vilagarcía : Tres lustros frente ao mar
rss feed
Aquilino, que ven da montaña luguesa, aproxímase ao mar da ría de Arousa e experimenta unha moi nova e profunda impresión; o mar, a luz intensa, as gaivotas, as xentes... hánselle ir facendo familiares e interiorizándose na alma do poeta, ata chegar case á consubstancialidade: “Fueron pasando los días, fui conociendo por sus nombres las cosas y las gentes. Vi volver muchas veces las gaviotas sobre la ría, felices de tanta luz y cruzar marineros y estibadores de la gabarras a las tabernas del puerto, saludándose a grandes gritos, como las gaviotas. Me encontré con centenares de chicos y chicas de gestos sencillos, descuidados y generosos como los de mi introductor en la ciudad. Llegué a no darme cuenta de toda esta delicia y a no percibir el sentido del libre revoloteo, del chillar gozoso de los pájaros del mar”. Todo isto, co tempo, ha ser materia de canto. “Olas salgadas”, “Nunha gamela nova” e “Esta é a mar dos solpores” son a grata e grande homenaxe que rende a esta paisaxe de adopción. Ao deslumbramento da paisaxe séguelle a cordialidade coa que é recibio polo director do Colexio León XIII, Xosé Núñez Búa: “Un abrazo del director del colegio envolvió en ancha cordialidad mis pequeñas vacilaciones de recién llegado y la marina, en la clara seguridad de su luz alejó mi angustia”. Así pois, xa temos ao poeta fronte ao escenario no que se desenvolverán tres longos e...Leer la continuación
Escrito por Luciano Rodríguez •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
 

PERSONAXES NA HISTORIA DE VILAGARCÍA - APARTADO II

 
Vign_ballesteros
 

PLÁCIDO CASTRO

Vign_PLACIDO_CASTRO_I_
 
Vign_orla-josc3a9-blanco-novo-fotomontaje-por-ea1ciu
 
Vign_ALFONSO_XIII_EN_LA_ESTACION_DE_CARRIL_Foto_dedicada_a_mi_tio-abuelo_Charles_Lessner_
Vilagarcía, Patrimonio e historia