search_left
"Unha ventá para o recordo"
A Vilagarcía antiga
 
NOTAS PARA A HISTORIA DE VILAGARCÍA
POR MANUEL DEL RÍO CANDAMO

Manuel Del Río Candamo foi un destacado xornalista e historiador. Viaxeiro infatigable chegou a participar en certames literarios en Arxentina onde gañou o primeiro premio no ano 1920 do concurso "Arte en Galicia sobre Poesía". O premio era de 500 pesetas e a organización correu a cargo de “La Casa de Galicia en Argentina”. Os seus primeiros pasos como xornalista deunos no xornal Vilagarciano "La Golondrina". Colaborou tamén en “Mi Tierra" con Lisardo Barreiro, xornal do que ademais era administrador. Aparte das súas moitas publicacións sobre historia en "Galicia Nueva" escribiu en numerosas ocasións para a revista "Acción Galega" editada en Bos Aires.
 
La revolución del año 1868. Acontecimientos en Vilagarcía de Arousa
rss feed
El 18 de Septiembre de 1868 se sublevó la escuadra en Cádiz al grito de ¡abajo los Borbones! lanzado por el brigadier Topete, de acuerdo con Prim, que asumiera la Jefatura del partido progresista. La plaza secundó al siguiente día el movimiento, que rápidamente se fue extendiendo por toda España, instalándose Juntas revolucionarias. La batalla de Alcolea determinó que Madrid se pronunciara el día 29, y el 30, doña Isabel II, que había pasado el verano en Lequeitio atravesara la frontera, contándose que dijo al cruzarla: Creía tener más raíces en este país. Así terminó su reinado, «La de los tristes destinos», término vaticinado por Donoso Cortés, cuando dijo en las Cortes, que el destino de los Borbones, parecía ser alentar a la revolución y morir a sus manos. Jefe de los progresistas en Villagarcía era José Cuevas del Valle, primera figura en la política local, frente a Juan Cobián, hombre de gran prestigio y caudal, caciquil influyente, de tendencias moderadas. La lucha entre estos dos personajes fue empeñada, pero noble, sin infiltraciones venenosas. Del carácter de esta lucha apasionada, puede dar idea la siguiente anécdota. Fuera Manuel Santalla, alguacil, a notificar a Cuevas una providencia de Cobián Alcalde. Leyó Cuevas la notificación, la hizo pedazos y aplicó un bofetón al alguacil, con el encargo de que llevase la noticia al alcalde. La broma le costó un proceso y dos meses de destierro. Al regreso, una vez cumplido, se encontró en la Tertulia con su rival, se dieron un abrazo y jugaron un partido de billar...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Os primeiros Serenos en Vilagarcía de Arousa no ano 1851
rss feed
En Enero de 1851 se “tomó la acordada” de establecer los servicios de serenos y del alumbrado público. Para el primero, se dividió el pueblo en tres zonas o barrios, se dictó un Reglamento por el que habrían de regirse los encargados de velar por el orden y seguridad del pueblo durante las horas de noche. Para cubrir las plazas de sereno se requería poseer cualidades no comunes, de robustez, valor, conducta ejemplar, adhesión al Gobierno de la Reina, buen comportamiento con los vecinos en la ejecución de las órdenes, exactitud en el cumplimiento de éstas y en todas las funciones de su instituto. Además del chuzo, podrían poseer armas de fuego con expresa licencia del Presidente del Ayuntamiento; llevarían un silbato pendiente de un cordón al pecho; farol encendido en la mano y rondar durante la noche el barrio, que a cada uno se le asignase. El primer barrio se denominaba Mercado, que abarcaba el Campo, Torre del Reloj e Iglesia. El circuito o recorrido partía en la calle de la Iglesia por la travesía o callejón de Ginés de Castro, Mercado, Callejón del Cura, Travesía de la Marina, (Cajal), hasta la calle del Río y vuelta por la Torre del Reloj, bajando por detrás de la casa de Juan José Gimeno (Covadonga) hasta la Iglesia, El segundo barrio, comprendía la Plaza con el Castro, la Rivera y la Playa saliendo de la Plaza (Galán y Hernández) y dando la vuelta por la del Castro, entraban por el callejón de Cubillo en la Plaza de la Pescadería y seg...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Notas sobre la Semana Santa del año 1896 en Vilagarcía de Arousa
rss feed
Corría el año de 1896; la política local, se hallaba en uno de los tantos períodos de agitación y turbulencias. El Marqués de Villagarcía, Rodrigo Barrio, para substraerse a las molestias inherentes al cargo, había solicitado licencia, por motivos de salud, y dejado la Alcaldía en Julio, substituyéndole Castor Sánchez. Significados elementos del pueblo, que integraban además la Corporación municipal, estaban «fichados», por suponérsele afiliados a la «Luz de Arosa», una logia domiciliada en la calle de los Evangelistas, no obstante que en esa fecha se decía extinguida. Los cultos de la Semana Mayor, venían celebrándose con la solemnidad impuesta por la tradición de un pueblo, en el que hace medio siglo, aún se rezaba el rosario todas las noches en muchas casas, y al toque de oraciones, las tres Ave Marías; y una vez por semana, los devotos «andaban el Vía Crucis». La Corporación Municipal pasaba tarjetas de invitación, rogando la asistencia a las procesiones del jueves y viernes Santo. El ausentismo suponía nota de hereje. Para oír con relativa comodidad el Sermón del Descendimiento, había que «tomar sitio» con una o más horas de anticipación; eran así mismo, espectáculos de gran atracción, el encuentro del viernes y el de la Resurrección de Pascua; para el Domingo de Ramos, no bastaban las palmas que pudieran conseguirse en la localidad...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
As demandas do pobo de Vilagarcía de Arousa ao Gobernador no ano 1852
rss feed
Las veces que en Villagarcía se necesitaba recabar de los Poderes públicos alguna mejora local, o protestar de cualquier medida lesiva para los intereses del pueblo, se elevaba una exposición al Ministerio respectivo, poniendo de relieve su importancia, la topografía, situación, amplitud de la bahía, montes y valles, campiña frondosa, etc. (En época contemporánea solía destacarse una Comisión a Madrid para mayor eficacia de las gestiones) En 1836, el primer Alcalde-regidor elevó una exposición al Gobernador, en la que decía. Más o menos «que el Ayuntamiento por decoro no podía reunirse en una casa vieja que no tiene comodidades y está alejada del pueblo; la escuela es un miserable tabuco, sin más piso que el terreno y los padres que disponen de recursos, tienen que enviar a sus hijos a escuelas privadas en las que se da una enseñanza informal y promovedora de anarquía». A continuación, se hace la apología de la villa: «Situada entre las de Padrón, Cambados, Santa Eugenia, Puebla del Deán y Rianjo, a ella vienen como centro de acción los principales traficantes. Tiene buenos almacenes y cómodas casas, que brindan a la concurrencia comercial, y hasta los mismos particulares la prefieren para vivir a todas las otras villas». «Su deliciosa bahía, ora se mire como ensenada, ora como puerto de arribo y guarecida de los temporales, por un montecito nombrado Ferrazo, ofrece siempre seguro asilo al navegante y cómoda proporción a los espectadores. Allí numerosos buques cargan artículos para Cádiz, Sevil...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Los Ministros Ballesteros de Vilagarcía de Arousa
rss feed
Los años de 1864 al 1868 se conocen en la Historia por los «años grises» del reinado de Isabel II caracterizados por el movimiento rápido de la política, consumiendo gobiernos y dislocando partidos, e indicando que se había entrado en un período agudo prerrevolucionario.Al gabinete de Miraflores le había sucedido en Enero del 64 el presidido por Arrazola, que duró un mes y doce días. En 1 de Marzo, se constituyó otro nuevo presidido por Alejandro Mon y apoyado por O'donell, Era ministro incipiente, Cánovas del Castillo, primera figura política durante la restauración, y se habla encargado de la cartera de Ultramar Diego López Ballesteros. El 3 de Marzo se reunía el Ayuntamiento en sesión extraordinaria y el Alcalde Juan Cobián daba cuenta de un telegrama recibido la víspera en el que se le participaba haber jurado el nuevo Gobierno. Al expresar la satisfacción, que le producía la noticia de la ascensión al poder del nuevo ministerio, particularmente del ministro de Ultramar, excitaba a la Corporación a que acordara solemnizar noticia tan grata y de interés para el Distrito. «Con la importante nueva, debían congratularse todos, viendo a un hijo de este suelo, elevado a tan alta categoría, de la que le consideraba muy digno por sus relevantes méritos y circunstancias, abrigando la íntima convicción de que dicho señor no olvidándose como no se había olvidado jamás de su pueblo natal, haría en su obsequio y mejora, cuanto pudiera y estuviese de su parte.». Acogida la noticia con regocijo, se acordó rogar al vecindario que iluminara las...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Los líos y embrollos de las Sociedades de Recreo de Vilagarcía desde 1851
rss feed
En una de sus primeras sesiones del año 1851, consideró el Ayuntamiento, la necesidad de crear un centro recreativo e instructivo en el que los vecinos distinguidos y sus familias pudiesen hacer la vida de sociedad, limitada en la fecha a la rebotica, y menos de media docena de casas, en que hubiese niñas casaderas; tertulias caseras en qué se hacían juegos de prendas, se jugaba a la lotería, se tocaba el piano y se cantaban romanzas sentimentales. En Carnaval se celebraban bailes a escote, en locales apropiados que hubiese disponibles revistiéndose con follajes y colchas. La idea plasmó en una solicitud al Gobernador pidiendo autorizase el establecimiento en Villagarcía del primer «Casino de Caballeros». Obtenida la autorización, se designó a José Cuevas del Valle y a Laureano Gómez Sánchez, para que redactasen el estatuto por el que habría de regirse la Sociedad. Los comisionados cumplieron su cometido con la mayor premura y presentaron un Reglamento con veintitrés artículos, modelo de sencillez. La Sociedad se establece con el nombre de «Recreo de Villagarcía». Objeto, la amena distracción de los socios en un local con juegos lícitos y biblioteca. Cuota de entrada, cuarenta reales, cuota mensual, ocho reales. Hay un Presidente, un Secretario y un Tesorero con sus vices y una Directiva integrada por el Presidente tres vocales y el Secretario. Los cargos, renovables cada año, en votación secreta por mayoría absoluta de la asamblea general. La admisión de socios se sujeta igualmente a plebiscito, necesitándose la mitad más uno de los asisten...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
A formación das Milicias Nacionais en Vilagarcía no ano 1823
rss feed
Las Milicias Nacionales fueron creadas por la Constitución del año doce para conservar el orden interior a base de los antiguos batallones de provinciales organizados en la época de Felipe V. Tenían por objeto dotar al ejército de una reserva que permitiera reducirlo en tiempo de paz; descargarlo de los servicios de guarnición e interesar a los ciudadanos en la defensa de la Patria, haciendo del servicio de las armas, un deber cívico. El alistamiento era obligatorio para todos entre los 18 y 45 años. Como los fusiles escaseaban, se daba preferencia a los voluntarios, los demás, entraban en “cántara” para sortearlos. La plana mayor era elegida por votación, entrando en ella las personas distinguidas de las poblaciones. Aunque la dirección y manejo de aquella tropa ciudadana dependían de las Corporaciones populares, (Diputaciones y Ayuntamientos), en la práctica; estaban con frecuencia al servicio de poderes ocultos e influencias demagógicas, resultando así un partido liberal armado, promotor de frecuentes algaradas, dispuesto a la acción callejera, en cuanto sonaba el toque de generala, convocando a los milicianos para defender la libertad. La ordenanza de formación de las Milicias se dictó en Julio de 1822, generalizándose su creación en los pueblos, a raíz de la proclamación de Isabel II. Se clasificaban en granaderos, cazadores, fusileros y dragones, el célebre “morrión” era la prenda característica del vestuario, que los diferenciaba por el color del pompón rojo; verde y ama...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Ferias y Mercados en Vilagarcía desde 1719
rss feed
En general las regiones en que las comunicaciones son difíciles, con industria, deficiente y comercio poco desarrollado, necesitan el recurso de las ferias, para el abastecimiento de Ios artículos que no se producen en su zona; bajo este punto de vista, la feria, es signo de atraso. Cuando la vida económica de la región es suficientemente intensa para sostener una corriente de actividad entre la oferta y la demanda, las ferias pierden su carácter temporal, para convertirse en mercado permanente. Cosa distinta son las ferias de carácter extraordinario que de tiempo en tiempo se celebran en determinadas regiones, a modo de exposición del grado alcanzado en su progreso industrial. Las ferias en Galicia tuvieron gran importancia en los siglos medios, observándose una rápida decadencia, a partir del XVIII, debido especialmente a las fáciles comunicaciones (red de caminos y medios de transporte) ya que en cualquier apartada parroquia atravesada por una carretera, se encuentra un establecimiento de venta, de toda clase de materiales y artículos necesarios para cubrir las necesidades de la vida. Constituyen las ferias en Galicia, las bolsas de contratación, donde se manejan los productos agrícolas, el ganado destinado al consumo de las poblaciones, y el que no puede sostenerse en la casa aldeana, en ciertas épocas del año, por la escasez de forrajes y granos necesarios para el sostenimiento del mismo. En la zona litoral la ganadería se explotar al minifundio, estando representada por un número reducido de reses mayores, generalment...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Os sucesivos Directores de Sanidade en Vilagarcía (1805 -1905)
rss feed
Antes de promulgarse la Ley de 1855, ejercía funciones legislativas; en materia sanitaria, la Junta Suprema de Sanidad del Reino, creada a raíz de la peste de Marsella, en 1720, y que viniera a sustituir al arcaico Protomedicato. Las normas que se seguían en Espańa, hallábanse de acuerdo con las de otras naciones, en particular, de Inglaterra, para casos de amenazas de invasión de cólera o peste, extremándose las precauciones con los buques que hacían el tráfico con las colonias, por el peligro de transmisión de epidemias. En 1805 era médico titular de la villa Pedro del Río, sucediéndose en el cargo, sin que conste la fecha, Juan Carrío quien falleció en 1836, habiendo prestado muy abnegados y meritorios servicios durante la epidemia del cólera de 1833, a pesar de no percibir retribución oficial. El Ayuntamiento nombró sucesor a Luis Losada, con la dotación de 300 escudos anuales, «pagaderos con fondos de propios, si alcanzasen, o de otro cualquiera; y en todo caso por repartimiento vecinal. Debía prestar asistencia gratuita a ricos y pobres de esta villa, no siendo que padeciesen enfermedades venéreas o golpes de mano airada. Al año siguiente, por renuncia de Losada, substituyóle en el cargo, Luis de Nóvoa, sin retribución por el momento, debido a la escasez de renta que producían los propios y arbitrios de la villa. En 1841 era el médico de la Beneficencia municipal, Luis Fraga Fajardo, teniendo además el cargo de efectuar la visita sanitaria a los buques,y en 1845, aparece constituida la p...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   1 comentarios
 
El asesinato de Nicolasito
rss feed
El 28 de Marzo de 1873, fue cobarde y alevosamente asesinado Nicolasito . El suceso causó pasmo. El móvil fue la codicia de un reloj de oro, legado del padre, que el joven lucía con frecuencia. El ejecutor del crimen, un truhán y pendenciero de dieciocho años. Su padre, artesano honrado a carta cabal, tenía un taller de carpintería en la casa de frente al escritorio de Buhigas, propiedad hoy de Ricardo Costa. Cómplice e inspirador del crimen fue el conocido como “Llullú”. Se preparó con todo esmero el filo de un hacha, herramienta del taller del padre, y la ocultó, introduciendo el astil por la cintura. Nicolás, antes del mediodía, se hallaba en las cercanías de la casa. Aproximósele Carlos, invitándole a que le acompañase para mostrarle un nido con pajarillos. Nicolás aceptó encantado y, tomando la ruta del Puente Viejo, se dirigieron al Castro de Vista Alegre, pasando por el Arco y siguiendo el camino antiguo. Al pie del penedo que soporta una cruz de piedra, decía Carlos que estaba el supuesto nido. Nicolás se agachó para verlo, cuyo momento aprovechó su acompañante para descargarle tremendo tajo en la cerviz, seccionándole casi totalmente el cuello. Oculto entre la maleza, espiaba Llullú, pronto a intervenir en caso de surgir dificultades. Aparte de la codicia del reloj, tenía rencor a la víctima, porque siendo La Pavita encargada de portear las cestas de pan hasta el despacho de venta, en el trayecto se producían mermas y...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Historia de la construcción de la Casa Consistorial de Vilagarcía de Arousa
rss feed
La Constitución del año 12 formulada por las Cortes de Cádiz, establecía que en todos los municipios de mil habitantes o mas, se constituyeran Ayuntamientos con su Alcalde, regi - dores y Procurador- sindico elegidos por compromisarios, debiendo cesar los Alcaldes y Procuradores del antiguo régimen. En cada provincia habría un jefe político y una Diputación Provincial; en las cabezas de partido un juez de letras y en los pueblos el Alcalde, con dos hombres buenos, ejercería oficio de conciliador o juez de paz. En todos los pueblos se establecerían escuelas de instrucción. En el año 1.820 la Sala Capitular de los regidores de la villa, esta en una casa de planta baja situada en la Plaza que vulgarmente se llamaba la plaza de la Verdura que paso a llamarse en 1860 plaza de la Constitución. En 1.873 Plaza de la república, en el 74 otra vez de la Constitución. En 1.888 de Marqués de Aranda y actualmente, 1.934, de Galán y García Hernández . La escuela estaba situada en otra casa "...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Río Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Bandos da Alcaldía de Vilagarcía. Anos 1820 e 1822
rss feed
Notas de la alcaldia 1820.
En el Mercado, Plaza y demás sitios públicos de venta de la villa, no deberían comprar ni extraer los revendedores, excepto comestibles hasta pasadas las diez, para que los vecinos pudiesen surtirse de lo necesario. Se establecieron multas de cien reales a los tablajeros por la falta de peso y mala calidad que se observaba en la venta de carne, autorizándoles para elevar el precio de nueve cuartos la libra, que regia en Villagarcia, hasta diez cuartos (0´30 Pts.) precio que regia en los pueblos vecinos. Se acordó residenciar todas las pesas y medidas, poniéndoles la marca Vga,. Con troquel, o a fuego si eran de madera, debiendo los comerciantes, tenderos y taberneros en el plazo de ocho días a verificar el contraste de las mismas, bajo apercibimiento y multa de un ducado, doblándose la cantidad a los contraventores o reincidentes. Se establece como obligación de los vecinos el conservar limpia y expedita la calle en el frente de sus respectivas casas. Plazo de ocho días para retiro de cortijos y estercoleros. Prohibido arrojar a las calles, ribera y más sitios, cabezas o despojos de pescado, debiendo arrojarlos allí donde alcanzara la marea. Del cumplimiento de estas disposiciones serian responsables los alcaldes de barrio, siendo penadas las infracciones con multas de uno hasta tres ducados. Otra medida de policía fue la prohibición de cavar ni desflorar el campo de la Junquera del Con, sacar tierra ni hacer excavaciones junto al camino que de la villa iba a San Roque o donde llaman La Bouciña.
NOTAS DE LA ALCALDIA
1822.- Medidas de policía.
De conformidad y acuerdo...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   2 comentarios
 
Las desavenencias de González Besada
rss feed
El 27 de agosto de 1897, se dictó una R.O. disponiendo que la “The West Galicia”, concesionaria del ferrocarril a Pontevedra, debería construir una estación en Villagarcía, terrenos de la Golpelleira. En 1899 se hallaba la línea en explotación y en respuesta a los apremios y reclamaciones del Ayuntamiento la Empresa procedió al replanteo y presenta un proyecto de apeadero, proyecto incompleto al que no se acompañaba plano parcelario de terrenos a ocupar, ni relación de propietarios de los mismos. Se sabe que la Empresa resiste el cumplimiento de la R.O. El Ayuntamiento entabla un pleito ante el Tribunal supremo de lo Contencioso. Defiende el asunto Germán Gamazo, y en abril de 1900 se dicta sentencia favorable a las pretensiones del Ayuntamiento. El 28 de septiembre terminaba el plazo concedido a la Empresa para la presentación del proyecto definitivo y pasada la fecha el agente del Ayuntamiento en Madrid Sr. Torrecilla participa, que no había sido presentado el referido proyecto. Un extenso telegrama al Ministro de Obras Públicas, Rafael Gasset le pone en antecedentes del asunto, reclamando contra la Empresa que apelaba a subterfugios y usaba de toda clase de influencias para eludir el compromiso. El 22 de mayo de 1902, se recibe en el Ayuntamiento un telegrama de Besada, anunciando que había planteado una interpelación al ministro de Obras Públicas insistiendo en que se obligase a la “The West Galicia”, a que expropiase los terrenos necesarios para la Estación, con el fin además de evitar el conflicto que pudiera sobrevenir dada la excitación del vecindario. Excitación ésta de unos cuantos señores empeñados en que la Estación en la Golpelleira habría de decidir el porvenir de Villagarcía. Besada se sintió aburrido y cansado de que le hubiesen obliga...Leer la continuación
Escrito por Manuel de Rio Can...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
La construcción del Convento de Vista Alegre
rss feed
En el libro de Fray Alonso de Villerino, en que hace crónica de los 45 conventos de Monjas Recoletas, se hace mención a esta leyenda, aunque atribuye el vaticinio al prelado antecesor de Valtodano. Dice así: En la primera edad del Señor Arzobispo D. Fernando, era Arzobispo de Santiago Fray Agustín Antolinez, autor de la obra “Cantico Espiritual - Amores de Dios y el alma”. A quien llamaron el Santo. Al visitar su arzobispado siempre que llegaba a Villagarcía, le tenia prevenido hospedaje en su palacio, la gran estima que los señores Marqueses de Villagarcía, hacían de su superior virtud y estimadas letras; porque había sido en la Universidad de Salamanca Catedrático de Prima: el cual asegurado de la benevolencia que en los Marqueses tenía reconocida, les escribió al tiempo de ir a su casa, que no quería sino su celda. Llamaba así a su aposento del Palacio, que le había caído muy en gracia. Hallándose pues el bendito Prelado en cierta ocasión en dicho aposento, ocupado en cosas de consideración, oyó ruido detrás de la silla en que estaba sentado y volviendo la cabeza, vio que era el Sr. D. Fernando de Andrade, a quién sus pocos años tenían allí traveseando, y con sumo agrado le dijo: Sr. D. Fernando, tenga juicio que me ha de suceder en el Arzobispado de Santiago, y mire que cuando sea Arzobispo de Santiago, me ha de fundar aquí un Convento de Agustinas Recoletas. Llegó a serlo y se determinó hacer una congregación de sacerdotes que se empleasen en dar al Señor alabanzas, diciendo las Horas Canonícas y dándose a otros ejercicios espirituales en Comunidad Clerical. Y mandó edificara a este fin, junto al Palacio de Vista Alegre un templo robustísimo en la fábrica y en la grandeza excesivo el...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
La donación de Cortegada. Apuntes históricos
rss feed
Era la Primavera de 1908 cuando se difundía por Galicia la grata noticia de que S.M. el Rey Alfonso, había aceptado complacido, el ofrecimiento de la isla de Cortegada, para que construyese en ella un palacio, residencia de verano. La idea concebida por Daniel Poyan (se decía) fuera patrocinada por el Marqués de Viana, mayordomo del Rey, el conde de San Román montero mayor y el Marqués de Aranda. Decían que este proyecto no era ajeno al Rey de Inglaterra Eduardo VII, a raíz de la entrevista celebrada con Alfonso XIII en Cartagena, el nueve de abril del año anterior.
En una sesión del Ayuntamiento, celebrada el 14 de marzo de 1902, se diera cuenta de gestiones realizadas para adquirir en Ferrazo cien ferrados (algo más de cinco hectáreas) de terreno, a razón de 30 pesetas la cunca de labradío y a 20 la de monte,
A unas 3.500 pesetas por indemnización a los señores Juan Oubiña y Salvador Galbán por tala de pinos. El valor total de la operación alcanzaba a unas 35.000 pesetas. Se había realizado estas gestiones con gran sigilo y el propósito era, una vez efectuada la compra del terreno, ofrecerlo a la Regenta, para que llegada la mayor edad del Rey, pudiese construir una residencia veraniega.
Esta ocurrencia se debe a Castor Sánchez, cuando la visita de la Familia Real a las Rias Bajas en septiembre de 1900. Entonces, quiere decirse que la idea de Poyán o de quién fuese, no era original, puesto que había un precedente.
Castor, manejaba la política local desde 1890. Individualista, exclusivista, ningún proyecto, ni iniciativa que no fuera propiamente suya debía prosperar. Loa alcaldes que venían sucediéndole, eran simple figuras decorativas y en el Ayuntamiento, desde la confección del presupuesto hasta la designación del último barrendero auxiliar, eran de la excl...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Tradición y cuento
rss feed

Tradición y cuento

17/03/2013 21:11:08
En septiembre de 1856, solicitó don Froilán Francisco de Cobián, el permiso para construir una casa de nueva planta en solar de su propiedad, señalado con el número 7 de la calle de la Iglesia. La Corporación que presidia Luis Patiño Buceta, designó a los regidores Francisco Viqueira y José García Betanzos, para que informasen “respecto de las líneas a que debía atemperarse la construcción”. Constaba de planta baja dos pisos, teniendo frentes por la mencionada calle y la plaza del Mercado; además, fachada lateral por la travesía,, entre la calle y la Plaza. Se trataba de la casa ocupada por el Ayuntamiento, al producirse la revolución del 68, esquina de la travesía con el Mercado.Previo el informe de los regidores, se acordó que por la parte del naciente (Mercado) “adelantase ocho pies el extremo sur, y desde este punto, sacar una recta que fuese a encontrar la esquina de la casa habitada por Roque Señoráns.
La fachada principal (Iglesia) formaría recta igualmente, “en prolongación del frontis de la indicada casa de Señoráns, y que la pared que diga frente a la casa de Ginés de Castro, la construya de modo que formando también recta, deje libre para calle, el espacio de veinte pies y cinco pulgadas, al levante como al poniente,, entre la fachaday la casa del don Ginés”. La línea por la calle de la Iglesia, suponía un avance de trece pies, (cuatro metros aproximadamente) y en este espacio, existía de muy antiguo una mesa de piedra, ara o altar, cobijado por un roble centenario, en cuyo lugar hacían parada las procesiones, singularmente la sacramental de Corpus. Al construir Cobián la casa, contrajo la obligación de armar un altarcillo adosado a la fachada, el que habría de reemplazar a la mesa de piedra, que servia para el villancico a...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
1823.- Los regidores se rebelan contra la participación del Marqués
rss feed
En 1823 se hallaba en posesión del mayorazgo de Vista Alegre, Francisco Álvarez Lorenzana Armesto, sobrino de Joaquín Armesto. Por un decreto de Cortes de 6 de agosto de 1811 quedaran suprimidos los señoríos jurisdiccionales, uno de cuyos privilegios era la facultad de nombrar alcaldes y regidores en los pueblos sobre los que ejercían jurisdicción. Las relaciones del Ayuntamiento del 1823 con el Marqués de Villagarcía distaban de ser cordiales, existiendo por lo contrario manifiesta pugna probablemente a consecuencia del ambiente de hostilidad que se respiraba en toda España. El 14 de marzo de ese año los capitulares acordaron demandar los derechos que percibía el Marqués, de los cinco octavos del piso y mitad de la Alhuridiga y Banastería, hasta tanto que acreditase con legítimos títulos el derecho a cobrar estos impuestos, que más bien parecía un arbitrio concedido para la villa y que no podía ser de ningún particular, sin oponerse a las ordenes vigentes a la sazón; y a fin de proceder el Ayuntamiento con todo tino y seguridad, se acuerda comisionar al presidente Francisco Ramón Blanco, para que informándose de facultativo y personas inteligentes, presente en la próxima reunión el informe sobre el modo de entablar la demanda. Felipe III de Austria (o Habsburgo) llamado El Piadoso. Rey de España y Portugal desde el 13 de septiembre de 1598, hasta su muerte. El 7 de abril el Presidente informa manifestando que ha procurado indagar noticias que por tradición se conservan. Que examinó los documentos de la Real concesión de estos dos ramos de propios y de ello resultaba lo siguiente: En 3 de septiembre de 1617 el Rey Felipe III, había concedido a favor de la villa como propios...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
El Trienio Liberal . 1820-1823
rss feed

El Trienio Liberal - 1820-1823

12/02/2013 23:51:05
Regresara Fernando VII de su cautiverio, no obstante en manifiesto dirigido al país (1814) que se proponía marchar por la senda constitucional, en cuanto se vio instalado en la capital de la Monarquía, surgió fulminante el absolutismo, con la disolución de las Cortes, el procesamiento de todos los diputados, abolición del régimen constitucional del año 12 y el restablecimiento de la Inquisición. Seis años de conspiración en contra de la opresión ahogadas en la sangre de numerosas víctimas, hasta que el pronunciamiento de Riego en 1º de enero de 1820, extendiéndose primero a Galicia y luego a toda España, obligó al Rey absoluto a decretar el 7 de marzo a restablecer el régimen constitucional. Como tierno padre condescendía a lo que sus hijos consideraban conducente a su felicidad. La paz no se restableció, continuando la lucha entre absolutistas y constitucionales. Puede decirse como apunte de un historiador de la época, que aun rodaban por las ciudades españolas los carros triunfales en que habían paseado la Constitución, figurada por una doncella joven con los símbolos de la justicia, cuando se observaron los primeros síntomas para detener su curso. Los tres años transcurridos desde marzo de 1920 hasta octubre del 23 lo fueron de enconos y luchas, de anarquía devoradora, provocando la intervención de Francia y como consecuencia las integración de Fernando VII y el restablecimiento del pleno absolutismo. Solo en tiempos de paz se desarrollan y progresan los pueblos. Villagarcía luchaba por salir de la postración en que había caído a consecuencia de la invasión francesa; las luchas civiles que siguieron a la guerra de la independencia no facilitaron ciertamente el desarrollo...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
El hedor nauseabundo que se producía a veces en Vilagarcía sobre el año 1880
rss feed
Las inundaciones que producían los fuertes aguaceros, el nauseabundo hedor de los retretes y la falta de alumbrado, hacía imposible el transito nocturno. Licencia que tenían los vecinos para convertir la vía pública en corral, tropezando el transeúnte con gallinas, gansos, cabras y cerdos, escarbando y hozando las basuras, insuficiencia del agua potable, sequia en verano, frecuentes incendios de casas y frecuentes epidemias. He aquí un reflejo de la vida en Madrid en los comienzos del siglo XIX. Si tal sucedía en la propia capital de la Monarquia. ¿Qué suponer de un villorrio como era Villagarcía en esa época? En algunos capítulos de este libro, se copian las medidas y ordenanzas de policía sanitaria y urbana, que fueron implantando periódicamente las corporaciones municipales, unas veces por propia iniciativa y otras, como medidas de carácter general, impuestas por autoridades superiores El autor de estas “Notas” conserva la visión de conjunto, vago recuerdo de la infancia, de cómo estaba el pueblo más o menos por el año 1880. En pleno centro, había establos de ganado vacuno , caballerizas o cuadras para caballos de uso particular y de alquiler y para cobijo de ganado mular y asnal, de los traficantes del mercado; cochiqueras para cerdos, en muchas casas, generalmente en el hueco, bajo las escaleras del piso; retretes con sumideros, o pozos negros, en las casas de mayor volumen; en la mayoría de las pequeñas o de planta baja, se carecía de este servicio y las evacuaciones se retenían en el domicilio hasta el anochecer, que se vertían en la ribera y las emanaciones saturaban la atmosfera, que se hacia irrespirable, hasta que la marea ahogaba y barría el foco. Las aguas servidas, aguas sucias, se arrojaban a la calle;...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
El rotulado de las calles de Vilagarcía
rss feed
La nomenclatura de las calles de Villagarcía era por el 1800, como aparece acotada en nuestras notas sobre los primeros serenos y primera organización municipal. Natural y lógico que a la línea de casas que fueron construyéndose en el frente al mar se le llamase Rivera, y la que formaban las del camino a la iglesia, recibiera de ésta el nombre. Entre el rio que separaba la zona de la ínsula, quedaba la calle del medio y luego venían los callejones o travesías que comunicaban esta zona con el Mercado y el Campo de Cabritas. Estas travesías recibían el nombre de los propietarios que construían sus casas en ellas, y así se llamaban de: Cubillo, Fuentes, Periquela, Puga, Mouriño y otros muchos. Una disposición de 24 de febrero de 1870 dictada por Sagasta, Ministro de la Gobernación, en el Gobierno provisional del Duque de La Torre, mandaba rotular las calles y poner número a las casas en todas las poblaciones. La disposición se cumplió en Vilagarcía al año siguiente, habiéndose consignado un presupuesto para dicho objeto de 2.800 reales. Celebrado un concurso, resultan favorecidos José Rey y Antonio Paredes, hojalateros ambos y vecinos de Caldas, por la cantidad presupuestada. El rotulado y numeración se hizo con moldes de latón, vaciadas letras y números, con pintura negra sobre fondo o campo blanco recortado con una cenefa igualmente negra, de forma rectangular y con los vértices truncados. En 1888, la Corporación que presidia Daniel Albarrán, cambió los antiguos nombres de las calles de Vilagarcía, reemplazándolos en su mayor parte por los de los “Episodios Nacionales” y los de próceres ilustres, estampados en placas de arcilla esmaltada. Apenas tres o cuatro calles: Castro, Cristo, Mercado, Desengaño, conservaron su a...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
El Asilo del Corazón de Jesús
rss feed
En 1876 falleció el entonces alcalde de Villagarcía D. José Bargés, acaudalado comerciante del pueblo, descendiente de una de las familias de catalanes que a mediados del siglo XVIII, se habían establecido en la Ria de Arosa, con la industria salazonera y el empleo de las por entonces nuevas artes o aparejos de pesca. En 1856 figura D. José Bargés establecido en Villagarcía, como fomentador, comerciante y armador. En 1870 aparece asociado a los negocios de la casa Francisco Ravella, presunto heredero. Al fallecimiento prematuro de este en 1885, siendo también Alcalde, cesaron los negocios de la casa y Doña Luisa Vilá, viuda de Bargés, se dedicaba en su vida de retiro a prácticas religiosas, repartiendo el tiempo entre Villagarcía y el Chazo en donde además de la casa y fábrica poseía fincas rusticas y una capilla en la que los vecinos pudiesen asistir a la misa los domingos, y que ella sostenía. Al morir en 1893, repartió sus bienes entre administradores, sirvientes y albaceas, aparte de varios legados, mandas y obras pías. En su testamento, otorgado en 2 de diciembre de 1892, establece la fundación en Villagarcía, de un Asilo de Caridad para ancianos pobres, cuyo edificio se habría de construir en solar y huerta de su propiedad destinado para tal fin. Para la construcción se destinaban 25.000 pesetas. En diciembre de 1901 dieron los albaceas por terminado su compromiso y un año después se hizo entrega del edificio y huerta al Patronato designado para tutelar la fundación, constituido por el Alcalde en representación del Ayuntamiento y el Párroco. Regentado por las siervas o hermanitas del Caridad: Purificación Ruiz (Sor Pura) y Vicente Viemia, funcionaba con anterioridad una casa benéfica, en la calle de la iglesia,...Leer la continuación
Escrito por Manuel del Rio Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
 
 NOTAS SOBRE LA PERSONA DE MANUEL DEL RÍO CANDAMO
 
Es, probablemente, el periodista que más continuación tiene en sus artículos, ya que desde 1.923 envía sus trabajos a Galicia Nueva hasta el año 1.936.
La mayoría de sus crónicas desde 1.929 a 1.936, son temas históricos acerca de Villagarcía. Entre la gran cantidad de sus artículos, citamos: 
Escritos de 1.923 escritos en Villagarcía: “Proemial” y “El Magno problema”, amboa acerca del progreso  de la ciudad. Desde 1.924, en que ya aparece como corresponsal en Buenos Aires, hasta 1.929: “Cartas abiertas”, “Cartas de América”, “Colillas de la Gran Guerra”, “El ocaso de un astro ciudad”, “El movimiento militar chileno”, “Pro Hispania” y “España en Argentina” Con su vuelta a España en 1.929 inicia el ciclo de artículos históricos de los cuales citamos: “El Castillo de Sotomayor”, “Eduardo Blanco Amor”, “Fama Semper”, escrito en memoria del que fuera director de Galicia Nueva, Delfín : Estévez, “Los profesores argentinos y el señor D. Ricardo Rojas”, “Nuestra Señora de las Cabezas” acerca de un entierro en Armenteira, “Lembranza” dedicada a Cristobo Barrio, escrita en gallego, “Los Mensajeros”, sobre el Jesús del Gran Poder, “Los turistas ingleses en Villagarcía”, “Las traídas de las aguas” , “La fuente de Santa Justa”, “Galicia y la capitalidad”, “El Precursor” acerca de la historia de Galicia en cinco capítulos, “La Revolución de 1.868 en Villagarcía”, “La Torre del Reloj”, “La calle nueva”, “Las sociedades de recreo”, “Ferias y Mercados”, “Sobre el matadero municipal”, “La Casa Consistorial de Villagarcía”, etc. Los artículos de Manuel del Río Candamo en Galicia Nueva constituyen en muchos casos la única fuente de in formación para los estudiosos acerca del pasado de Villagarcía, razón por la cual los trabajos enumerados y omitidos deber ser considerados como pieza informativa importante ante cualquier publicación histórica de la ciudad
 
 
Vign_Felipe_IV
EFEMÉRIDES 

En diciembre de 1654 el Arzobispo de Compostela D. Pedro Carrillo de Acuña, solicitó y obtuvo de Felipe IV, para su hermano D. Mauro, el  título de Marqués de Villagarcía con el agregado de Vizconde de Barrantes, y al mismo tiempo D. Mauro negociaba con el General de la Congregación de San Benito en España, Fray Juan Manuel de Espinosa la redención del foro de Vista Alegre, pactado en 1553 por D. Álvaro de Sotomayor con los monjes del Monasterio de San Martín.
Como resultado de tales negociaciones el General de los  Benedictinos expidió en San Clodio de León una cédula autorizando al Abad del Monasterio, Fray Agustín Valcarce, para que hiciese el “trueque y cambio del foro por hacienda segura y a satisfacción del convento, consistente en censos que rentasen dos mil maravedíes, en el lugar de Outeiro que está cerca del Priorato de Villanueva de Arosa.
 
AFORAMIENTO
El documento de aforamiento pactado entre Fray Miguel de Zamora, Prior del Monasterio de San Martín y Álvaro de Sotomayor y su mujer Dª. Mayor de Zúñiga en 5 de marzo de 1542, se establecían los límites del terreno, que va derecho arriba por el cerro del Tombo a dar derecho por la orilla del mar, a Penedo Grande de la Cruz. Parece indicar que la línea límite de Este a Oeste cruzaría por el Penedo Grande, lo que en conjunto representaría la mitad norte del cerro, más o menos.
Damos en aforamiento nuestra heredad (descripta) según pertenece al Monasterio y la tenemos por privilegios de los Reyes pasados, de gloriosa memoria, para que si en dicho castro se edificaran moradas, llevéis y uséis y seáis dueño vos y vuestras voces, de los que en el vivieran; e los mandéis e señoreo en lo civil y criminal, e llevéis los hechos e derechos que son obligados a pagar como vasallos conforme a los privilegios así en lo de dicho castro, como en lo que aforamos a Alonso Carballo y Bartolomé de Cornazo, por lo cual habéis de pagar cada año vos e la dicha vuestra mujer diecisiete reales de plata cada un año de ellos, de precio y valor 34 maravedíes pares de blancas; pagos en la dicha villa de Villagarcía que es del  dicho Monasterio e por cada día de San Martín de noviembre.
Os ofrecéis a tornar a cultura e mansa y hacer y edificar en ella muchos perfectos y reparos, en que gastaréis más de doscientos ducados, en lo cual viene provecho a nos e al Monasterio; en donde no rentaba nada nos dais cierta suma de maravedíes.
 
 
Vign_Imprenta_antigua
LA PRIMERA IMPRENTA
EN VILAGARCÍA DE AROUSA
Y EL "BOTONIER"

Instaló la primera imprenta en Villagarcía por el año 1860, Ventura Domingo Paratcha. Fué continuador José Ramón Paratcha, hijo del anterior, cambiando la prensa de imprimir tipo Guttemberg, por una Mariconi, en la que, el sucesor de este Paratcha e hijo político Hermenegildo Carrete, imprimía el  “El Eco Comercial”, tribuna en la que debutaban los literatos del pueblo. Fue asimismo el primer establecimiento de librería y objetos de escritorio.
Ventura Paratcha, había instalado con anterioridad, una industria de fabricación de botones, la que dejó al establecer la imprenta,, a cargo de Arturo d´a  Silva, portugués, obrero especializado, tronco de la familia de los “Botoneiros”, en parte extinguida y en parte dispersa. La materia prima para tal industria, era el asta de buey sometida a la cocción para su reblandecimiento, convirtiéndola en tiras, de las que se obtenían los discos, en condiciones de ser taladrados y recibir luego la forma definitiva, sometiéndolos a la presión del troquel.
Los tamaños, eran los usuales en la ropa de hombre, y una de las variedades de producción más intensa era el “botón de polaina”, del que se hacía gran consumo en la zona rural y montañosa.
Esta industria desapareció,  más o menos hacia el año 1880, al invadir los mercados los botones de ebonita, vidrio y otros similares, cuya producción multiplicaba el perfeccionamiento de la máquina.
En julio de 1871, Ramón Marcó Gener, vecino y del comercio de esta villa. Solicitó del Ayuntamiento la concesión de una suerte de terreno baldío e inculto, lindante con la fuente pública (fuente del campo) y de una extensión medida, de 1794 metros cuadrados.
Como se trataba de un terreno improductivo, el solicitante proponía mejorarlo y establecer una industria nueva en la villa, “beneficiosa al interés público y privado”. Si el  artefacto, del que se decía inventor el tal Marcó, no producía el esperado resultado, la concesión debería convertirse en “censo redimible”, mediante la pensión anual de veinte reales.
El tal “artefacto”, consistía en un molino harinero y la fuerza motriz, el viento. Un molino movido por aspas formando una ingeniosa combinación  de velas foques y trinquetillas.
Convenientemente informada la solicitud, accedió a ella el Ayuntamiento, pero Casimiro Piedras, mayordomo-apoderado del Marqués de la villa, promovió interdicto, alegando y acreditando el derecho del Señorio sobre dicho terreno y más baldíos existentes.
En consecuencia; fue el Señorio, quien a su vez hizo la cesión a perpetuidad, del terreno y por la pensión anual de los mismos veinte reales.
Marcó Gener, falleció al poco tiempo y la viuda traspasó el negocio y la finca a Varela.
 
Vign_Gregory_XIII
JUAN GARCÍA MANRIQUE  
GREGORIO XIII
(Efemérides)
El 15 de septiembre de 1390,  Juan García Manrique cede a Ruy Fernández el ameno valle del Salnés, que se denominó de Arealonga, nombre tomado del extenso arenal que a lo largo de la playa de Villagarcía quedaba al descubierto al bajar la marea.
Alfonso VI donó este territorio a San Martín del Pino, privilegio que confirmó en Santiago Dª. Urraca en 1118 y que en 1146 volvió a confirmar Alfonso VII con sus hijos Sancho y Fernando. Después fue del dominio de la dignidad arzobispal y por cesión de los prelados compostelanos, pasó a la feligresía de Santa Baya y a la familia de los Caamaños.
El 12 de mayo de 1441 se constituye la Carta Puebla otorgada a los moradores de Arealonga, de la que dio fe en Cornazo Juan Fernando  De Orell (Dorella) escribano público de la villa de Caldas de Reis y tierra de Salnés, por la cual se da a este lugar de Arealonga el nombre de Villagarcía y ofrece a todos los moradores e poboadores que ahora moren e morasen en dicho lugar de Villa-García de Caamaño.
Posteriormente el día 6 de abril de 1574, Gregorio XIII en un breve autoriza para desmembrar, vender cualesquiera villas, lugares, vasallos, jurisdicciones, fortalezas y otros heredamientos, así de iglesias y monasterios como de hospitales no ascendiendo lo que se desmembrase a 40.000 ducados de renta anual.
 
ELECCIÓN DE REGIDORES PARA 1821
El 20 de diciembre de 1820 se recibió del Alcalde de Cambados, un oficio acompañando una proclama del Jefe Político Superior de Galicia, la que se hizo fijar en la puerta del Consistorio, referente en renovación parcial del Ayuntamiento. El Presidente que lo era a la sazón Froylan Francisco Cobian, por conducto del ministro (alguacil), pasó el envio a los mayordomos pedáneos y vecinos de la Parroquia de esta villa, que pudieran ser habidos a fin de que el miércoles día 27 del dicho mes “concurrieran a los tinglados del Mercado, como lugar más espacioso, con el fin de nombrar nueve electores, los cuales habían de designar un nuevo Alcalde, dos regidores y un Procurador Síndico, para completar el Ayuntamiento Constitucional.
En dicho día se efectuó la concentración dispuesta y hallándose todos de acuerdo les enteró el Sr. Presidente bien por menor, a mayor abundamiento, el fin porque eran llamados y el buen acierto que les interesaba tener en el nombramiento de los nueve electores que correspondían a esta parroquia, para que estos a su vez, designasen Alcalde, Regidores y Procurador Síndico.
Habiéndose llamado por lista a cada vecino, fueron elegidos sucesivamente los nueve electores, tomándose razón escrupulosa, y anotando los sujetos que fueron elegidos y tomando de cada uno de estos, riguroso y cabal escrutinio; con lo cual se dio por terminado el acto.
Reunidos en la Consistorial en 31 de diciembre el Presidente, los vocales y los nueve electores, después de conferenciar entre si, sobre las personas pudiesen convenir para completar el Ayuntamiento, dijeron unánimes que nombraron por Alcalde al Licenciado D. Rafael Antonio Abal y Pita, Regidor 3º, Sebastián García; Regidor 4º José Alonso Rey; Procurador Jurídico: Agustín Torrado, continuando en los cargos, ya que la renovación no era total, los regidores 1º Salvador Conde y 2º. Ventura Pou. La toma de posesión se efectuó al siguiente día 1º de enero de 1821.
 
EL ALCANTARILLADO

En 1861, se había construido el primer trozo de alcantarillado, para recoger las aguas al arroyo de Santa lucia, las que venían encauzadas por el lado del naciente de la calle del Rio, hasta la llamada Travesía de la Marina (Valentín Viqueira). Un trayecto de 84 metros desde la dicha travesía hasta la “embocadura de la mar” por detrás de la Torre del reloj. Presupuesto 8.534 reales. En 1875 el concesionario de las marismas Patricio de Andrés Moreno, prolongó esta alcantarilla hasta desaguar en el rio del Con.
En 1877, se conectó con la misma, un caño de recogida de las aguas de la “Plaza de la verdura” por la travesía de Gerona. En 1885, se construyeron alcantarillas por las calles del Comercio, Padre Feijoo y Numancia; y desde 1831 existía otro caño, que recogía las aguas de la Plaza del Mercado para conducirlas a la Marisma. Con esta sencilla red se fueron conectando las cunetas de las calles y recogiéndose a un mismo tiempo, las aguas pluviales y los servicios de las casas que los tenían aminorando el lodazal que producía el régimen de lluvias, en un pueblo de suelo horizontal y que carecía en absoluto de pavimento de piedra.
Las obras de salubridad, eran el paso necesario para la transformación de la villa; su modernización, con vistas a una presunta “Ciudad de Arosa”.
El Ayuntamiento de 1900, consideró un proyecto de empréstito. 300.000 pesetas, amortizable en veintiséis años al 5 por ciento. Con amortización e intereses se elevaba a 532.000 pesetas. Traída de aguas, Plaza de Abastos, Macelo, Grupo Escolar, Cementerio, Aceras, Pavimentado de calles y Plano de población. Tales obras a realizar que juzgamos de modesto alcance dada su importancia, en relación al capital a invertir.
El proyecto no maduró, por la resistencia que en aquellos años oponían las Corporaciones a hipotecar la Hacienda Municipal.
Sin embargo, las circunstancias de tiempo y lugar, la vida ya intensa y próspera de la villa imponía su transformación en pueblo moderno y limpio, correspondiendo al Ayuntamiento de la Dictadura el afrontar la grande obra.
Sin dejar de reconocer que ella marcó una etapa decisiva en la vida local, habremos de enjuiciar la labor de este Ayuntamiento, en lo que respecta al manejo de la Hacienda Municipal, que desde luego juzgamos desastrosa. Así lo consideró igualmente la mayoría del vecindario.
 
VILAGARCÍA PRÓSPERA
EN EL SIGLO XIX

Obra de buena administración en los pueblos es facilitar su vida y desarrollo, reduciendo en lo posible gravámenes e impuestos. Recargarlos y crear nuevos arbitrios para reforzar los ingresos, supone encarecer la vida y dificultarla.
A principios del siglo XIX, Villagarcía gozaba de una vida prospera; sus mercados eran los más famosos de la provincia por la concurrencia y abundancia de productos, que eran objeto de transacciones. La gran exportación que se hacía por el puerto hacía que constantemente se viesen en la bahía vapores cargando centenares de miles de toneladas de puntales de pino, con la intervención de numerosos lancheros, obreros, carreteros, fragueros etc.
Existía por tanto gran abundancia de dinero que circulaba y se repartía por todo el pueblo. Cuatro o cinco compañías de vapores trasatlánticos hacían periódicas y frecuentes escalas en sus expediciones a ultramar.
La vida comercial era próspera, el presupuesto municipal se desenvolvía en aquella época en un margen de cien mil pesetas.
Treinta años después, Villagarcía se había transformado en la pequeña ciudad Arosana, villa limpia, modernizada, con parques y jardines, obras de puerto, obras sanitarias, muchos casinos e infinidad de tabernas y banda de música de caro sostenimiento.
El presupuesto había saltado de cien mil a setecientas mil pesetas.
 
Para el estudio de Villagarcia bajo el punto de vista histórico, deben considerarse dos épocas: la primera comprendida, desde los tiempos de su fundación, hasta comienzos del pasado siglo. Hay en ella dos periodos;  uno, en el que la vida se inicia y crece lenta, bajo la dependencia del Señorío  jurisdiccional;  y otro en el que la villa se tonifica y recibe notable impulso, con la implantación del mercado libre, operándose la transformación de burgo pesquero, en villa comercial y categoría de municipio.
La segunda época, habrá de contarse desde los comienzos del pasado siglo XIX, el periodo entre el antiguo régimen (época de Fernando VII) y la edad contemporánea, periodo de transición, en lo que respecta a ideas y costumbres. Todos los adelantos y progresos, que aplicados al modo de vivir colectivo, operan la completa transformación de la vida social en España, no se remontan más allá de los cien años. Antes de 1830, se viajaba muy poco y con grandes y graves dificultades (atentados, secuestros, robos etc.) A partir de esa fecha, ser establecen las primeras líneas de diligencias y se inicia la costumbre de salir a veranear en las playas. El destronamiento de Isabel II, tuvo lugar, hallándose  esta reina veraneando en Lequeito, San Sebastián, último refugio de los franceses en la guerra de la Independencia , fue destruido por nuestros aliados  ingleses. Al ser reconstruido por el patriotismo de sus moradores, se convirtió en la más bella y moderna ciudad veraniega de España, preferida por la Regente María Cristina, para residencia de verano.
        
          Manuel del Rio Candamo
Vilagarcía, Patrimonio e historia