search_left
"Unha ventá para o recordo"
A Vilagarcía antiga
 

A páxina de Daniel Garrido Castromán(in memoriam)
Daniel Garrido Castromán non necesita presentación. Amante da historia do noso pobo, e con varios libros publicados, é un referente para todos nos . Nesta , a súa páxina, fainos un percorrido maxistral pola Vilagarcía de antaño sobre todo polo emblemático colexio León XIII co que tivo, polo seu pai naquel entón director do centro, unha estreita vinculación . A historia do noso pobo non pode prescindir deste centro por ser un dos primeiros onde centos de Vilagarciáns comezaron a súa andadura estudiantil. Os seus escritos reflicten vivenzas e experiencias, moitas delas acumuladas na súa memoria e vividas en primeira persoa

 
El Chalet de la Alameda y la "Peña Alegría"
rss feed
Jesús Garrido Alvarez era miembro del Partido Galleguista en Villagarcía desde Diciembre del 1931 y, en la II Asamblea Provincial del Partido Galleguista, celebrada en el mismo mes del año siguiente, fue nombrado Consejero Delegado; en la edición de “Galicia Nueva” correspondiente al día 12 de Diciembre de 1932, en la que se publica la crónica de dicha Asamblea, se puede leer lo siguiente: II ASAMBLEA ANUAL DEL PARTIDO GALLEGUISTA EN SANTIAGO “… Por votación se procedió a la elección del nuevo Consejo del Partido para 1933, obteniendo mayoría los siguientes señores: Bóveda, Plácido Castro, Miguel Rodríguez, Núñez Búa y Filgueira, para Secretarios, y como Consejeros Delegados de la secciones, los señores Villar Ponte (Ramón), Casas, Varela Rico, Illa Couto, Garrido, Dorá, Lasanta y Carballo…” La primera directiva del P. G. en Villagarcía, estaba compuesta por Dámaso Carrasco Duaso, como Presidente; Jesús Garrido Alvarez, como Vicepresidente; Luis Bouza Brey, de Secretario y José Moreira Casal, como Vocal. En la Junta General Ordinaria, celebrada el día 10 de Enero de 1933, fue nombrado Secretario General; los demás cargos eran: Presidente, Germán Quintela Novoa; Vicepresidente, Dámaso Carrasco Duaso; Secretario de Actas, Francisco Fernández; Tesorero, Leopoldo Sampedro; Vocales, Antonio Oubiña, Joaquín M. Posse...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Las Sociedades de Recreo en Vilagarcía de Arousa - Historia

Las Sociedades de Recreo en Vilagarcía de Arousa - El Real Club de Regatas - El Casino - El Círculo Mercantíl - El Recreativo - El Liceo - El Club de Mar - Cesión Imágenes : Daniel Garrido

14/12/2016 10:17:47
Los centros de diversión en Villagarcía, se reparten entre el café, el café-teatro, el cine, el teatro y los numerosos salones de baile y sociedades existentes; pero en muchos de ellos, se celebraban conciertos de muy diversas obras musicales de los más famosos compositores de la música clásica europea, a cargo de importantes personajes del arte musical. Los cafés y sociedades recreativas eran los centros de reunión a lo largo de todo el año; fueron muy numerosos y, al transcurso de los años se llevaron a cabo diversas fusiones. 
      De las numerosas sociedades de recreo que existieron a lo largo de la historia villagarciana, perviven en la actualidad el Liceo Casino, resultado de la fusión del Casino con el Liceo Marítimo; el Club  de Mar, que  en el año 2001 se fusionó con los das anteriores, y el Real Club de Regatas, que cumplió el Centenario de su fundación, y son una supervivencia de numerosos centros de reunión que hicieron las delicias de los villagarcianos y forasteros que visitaron esta ciudad,  desde mediados del recientemente fenecido siglo XX.  
 
El Casino.- 
      Dice D. Manuel del Río Candamo en sus “Notas para la Historia de Villagarcía”, que, en una de las primeras sesiones de nuestro Ayuntamiento, celebradas en 1851,  “... consideró el Ayuntamiento la necesidad de crear un centro recreativo e instructivo en el que los vecinos distinguidos y sus familias pudieran hacer la vida en sociedad, limitada en la fecha a la rebotica, y menos de media docena de casas, en que hubiese niñas casaderas; tertulias caseras en que se hacían juegos de prendas, se jugaba a la lotería, se tocaba el piano y se cantaban romanzas sentimentales. En Carnaval se celebraban bailes a escote, en locales apropiados, que hubiese disponibles, revistiéndolos con  follajes y colchas. 
      La idea plasmó en una solicitud al Gobernador, pidiendo autorizarse el establecimiento en Villagarcía del primer “Casino de Caballeros”. Obtenida la autorización, se designó a José Cuevas del Valle y a Laureano Gómez Sánchez para que redactasen el estatuto por el que habría de regirse la Sociedad. Los comisionados cumplieron su cometido con la mayor premura y presentaron un Reglamento con veintitrés artículos, modelo de sencillez, en los que se decía lo siguiente:
      La Sociedad se establece con el nombre de “Recreo de Villagarcía”. Objeto, la amena distracción de los socios, en un local con juegos lícitos y biblioteca. Cuota de entrada,  cuarenta reales; cuota mensual, ocho reales. Hay un Presidente, un Secretario y un Tesorero, con  sus vices; y una Directiva integrada por el Presidente, tres vocales y el Secretario; los cargos renovables cada año en votación secreta y por mayoría absoluta de la asamblea general. La admisión de los socios se sujeta igualmente a plebiscito, necesitándose la mitad más uno de los asistentes a la sesión. Para el orden y régimen interno se dictó un reglamento especial, turnándose los socios semanalmente para hacer efectivo su cumplimiento. Las infracciones se castigarían con la suspensión por menos de un mes, con voto de censura y, finalmente, con la expulsión. Pueden asistir al Recreo los forasteros, mediante billete de presentación  obtenido por un socio. Se prohibe toda discusión política en el local de la Sociedad.
      Reglamento conciso y completo, en cuyo molde se calcan los de la mayoría de las sociedades de recreo anteriores al renacimiento de los deportes. Lo autorizan el presidente Roque García Señoráns y el Secretario Ramón García Bravo”.
   
      El Recreo de Villagarcía se había instalado en la casa de García de la Riva, la que ochenta años después vino a ocupar el “Recreo Liceo”, en la  calle de Edelmiro Trillo, y la inauguración se celebró el 9 de Febrero de 1851, con un gran baile “en el que abundaban los miriñaques, los chaqués de largos faldones y los pantalones ceñidos”; como una nota curiosa transcribo un soneto dedicado por el socio Casimiro Piedras a uno de los directivos:
 
       “Cuando con gran simpatía/se asocia la gente honrada/ostentándose a porfía/a cual la más educada/contesta Villagarcía,/siempre en vanguardia en deseo,/se dice: quiero un Recreo/y lo inaugura en el día./Cual la fábula a la infancia/prestará este un lenitivo/a todo hombre laborioso/pues a más de tolerancia/será útil al activo/y un dique para el vicioso”.
 
       Decía el historiador que no era el autor de este soneto el representante de Apolo en Villagarcía ya que, por esa época, cultivaba con éxito las letras la bella Elvira Luna, inspirada poetisa cantora de la Guerra de Africa, que hasta sus últimos días, y en su lecho de muerte, ocurrido el 17 de Octubre de 1875, hizo brotar de su lira sentidas notas de suma belleza:
 
       “Siento la muerte aproximarse la lecho,/do clavada me tienen mis dolores;/su mano helada se apoyó en mi pecho:/adiós mar, adiós campos, adiós flores./Adiós valle feliz, do satisfecho/mi corazón gozó días mejores;/todo lo cubre ya lóbrego velo.../os dejó sin pesar, me voy al cielo./¡Virgen Santa! ¡Virgen pía!/En el trance de la muerte,/no me dejes, madre mía:/yo soy débil, tu eres fuerte/ven, sostenme en mi agonía./”.Villagarcía, 11 de Octubre de 1875.   
 
      Elvira Luna era una poetisa que había nacido en Bienvenida (Badajoz) y vivió muchos años en Villagarcía, hasta su fallecimiento el 25 de Octubre de 1875; una de sus poesías estaba dedicada a la Virgen y se titulaba “Gozos en alabanza de Nuestra Señora el Pilar que se venera en la Iglesia Parroquial de Arealonga en Villagarcía de Arosa” y se dividía en tres poemas: “En la playa de Villagarcía”, “El canto del pescador” y “La Tempestad”. Con motivo de su fallecimiento, el periódico “El Heraldo Gallego” publicó un poema suyo titulado “El viajero”
 
      Continúa diciendo Del Rio Candamo:
 
       “Los tiempos azarosos que se sucedieron, luchas entre liberales y progresistas allá por el 1855, fueron causa de que desapareciese este primer centro de Sociedad, siendo fama que varios de los socios hicieran costumbre el prolongar las veladas hasta hora avanzada de la noche, demasiado entretenidos con el intercambio de moneda”.       
 
      Hacia el año 1860 se fundó el Casino, llamado “de Pumariño”, porque ocupaba la Casa de Ballesteros (situada en la esquina de la calle Padre Feijóo), en cuya planta baja había establecido Cayetano Pumariño la confitería, teniendo al mismo tiempo el servicio del bar, que entonces se decía “cantina”, para el Casino, instalado en el piso principal
      La Confitería Pumariño ocupaba el solar que más tarde fue Confitería Prada que, por aquel entonces, no se había construido el otro edificio y hacía esquina. También se cuenta que los socios pecaban de trasnochadores y que las luchas del período prerrevolucionario fueron causa de que el Casino se viniera abajo. 
      Para llenar el vacío de esta desaparecida sociedad fue creada, en 1877, la “Tertulia de Confianza”, por José Mª Abalo y SouÇa, Valentín Viqueira, Ramón del Valle-Inclán Bermúdez (padre del famoso escritor), Francisco Ravella y Arenas, José Bargés Carrós, “y otros personajes de las letras, de la cultura, del comercio, y de la política, todos de pensamiento liberal, que tratan de buscar soluciones a los problemas, no sólo de Villagarcía, ciudad que comienza su desarrollo, tras el descalabro sufrido el 6 de Marzo de 1809 a causa del ataque de las fuerzas francesas, en la llamada Guerra de la Independencia, por ser la primera ciudad del noroeste de España que le declaró la guerra a Napoleón, tan sólo diez días después de Madrid, el 12 de Mayo de 1908, sino de toda la comarca de Arosa”. (Notas tomadas del libro “Cámara 1899-1999” editado por la Cámara de Comercio de Villagarcía).
 
      La “Tertulia de Confianza” estuvo situada primero en las casas de Varela, en un solar que fue de la de Cerecedo, trasladándose posteriormente a la casa de Cobián, en la calle de la Iglesia, y, más tarde, en 1888, se mudó a la casa de Vilaret (casa de Lago Riva), en la calle Calderón (actual calle A. Rey Daviña), adoptando la denominación de “Casino” que, entonces, tenía vida próspera, “siendo elemento animador los hijos del exministro Alejandro de Castro, cuya familia numerosa se había establecido en Vista Alegre”.
      Sigue contando Del Rio Candamo que, en 1885, habiendo fallecido el Alcalde Ravella, asumió la dirección de la política local Daniel Albarrán, figura más bien decorativa ya que, de hecho, quien manejaba el tinglado político era el secretario Montalvo. 
      En 1887 se produjo la escisión, promovida por don Castor Sánchez, intransigente con todo lo que pudiera suponer merma en sus prerrogativas de dirigente, reunió a sus adeptos e incondicionales y fundó “Centro Recreativo” que se instaló en el bajo de la casa de García, esquina Alameda y sobrevivió un par de años. Se llamaba al “Centro”, sociedad de los jóvenes, y al “Casino”, la de los viejos, ya que al lado de don Castor figuraba la mayoría del elemento joven y significado del pueblo; también se motejaba al “Casino” de sociedad aristocrática y al “Centro” de democrática, figurando en este, y entre el elemento joven de entonces, los Reboredo, Lago, Vaello, Deza, Borruel, Sagastizábal, Maroñas, Ríos, Ferreirós, Poch, Brumbekc, Sáenz (Acisclo), Barrio (Rosendo), Matellanes, Reigada, Fuentes (Esteban), González (Wenceslao) y Fernández (Eduardo), etc. Más de una vez se sentó al piano Rosita Barreiro, mientras los jóvenes bailaban.   
      Uno de los que con mayor entusiasmo contribuyeron a dar vida y animación al “Centro”, organizando las más famosas regatas marítimas, fue Joaquín Barriere, que mandaba el cañonero “Aspirante”, de apostadero en la ría,
      También fue famoso el Carnaval celebrado por el “Centro” en el año 1888: un desfile en el que figuraban los dioses del Olimpo, con las carrozas de Venus, Baco, Júpiter Tonante, Momo e, incluso, Cupido, caracterizado por José Viqueira, que tenía 4 ó 5 años y una cabellera de grandes tirabuzones.
      Desfilaban Mefistófeles y todos los diablos al rojo vivo, abriendo la marcha una escolta de guerreros a caballo, con brillantes armaduras de hoja de lata y cartón plateado, detalle anacrónico pero de gran lucimiento.
      El desfile callejero tuvo su complemento en los grandes bailes celebrados en el “Teatro García” o “Salón García”, que también fue cine, a cuyo edificio, ocupado posteriormente por el “Círculo Mercantil”, se había trasladado el “Centro”; en aquella época no existían por aquí los confetti ni las serpentinas de papel, y para las “batallas”, en vez de flores, se empleaban castañas pilongas y cáscaras de huevo rellenas de harina; este edificio había sido promovido en el año 1877 por Juan García Porto, comerciante y banquero que había hecho una gran fortuna  en los Estados Unidos.
      Comenzará el siglo XX con la creación de una nueva sociedad, Transcribo el acta de la sesión celebrada el 27 de Enero de 1900 en la que se dice que comenzó a funcionar con una Comisión, que habría de ser la encargada de redactar el “Proyecto de Reglamento”, compuesta por los señores D. Abelardo Montalvo, D. Manuel Trillo, D. Juan F. Gándara (copropietario del periódico “Galicia Nueva” en sus inicias que, sucedió a Francisco Cano, encargándose de la dirección hasta 1918) y D. Dámaso Parrado:
 
Creación de la Sociedad
      En Villagarcía a veintisiete de Enero de mil novecientos: reunidos los señores anotados al margen, previamente convocados por la Comisión liquidadora de la extinguida sociedad de recreo “Casino de Villagarcía”, unos como socios de número que han sido de aquella y otros con el carácter de accionistas  de la sociedad civil denominada “Villagarcía” con el objeto de dar cuenta a los primeros de la liquidación que han practicado en virtud del encargo que se les confirió por acuerdo de (en blanco) del corriente mes y proponer a unos y a otros la creación de una nueva sociedad de recreo bajo la base de los aludidos socios de número que aportarán el valor del moviliario (Sic.) que se les adjudicó por consecuencia de las liquidaciones antes referidas.
      Abierta la sesión y dada lectura de la repetida liquidación y relaciones detalladas que le son adjuntas, acordaron, por unanimidad, los señores a quienes interesan prestarles su aprobación.
      En cuanto al segundo particular, objeto de la reunión, o sea el de constituir una nueva sociedad de recreo, con la base antes indicada, todos los concurrentes se manifestaron conformes en absoluto expresando su voluntad de que desde luego se les inscriba como socios.
      En vista de esta unanimidad se declaró constituida provisionalmente la nueva sociedad y se propuso el nombramiento de una comisión, encargada de redactar un proyecto de Reglamento para régimen de aquella; así se acordó y resultaron designados para componer dicha comisión los Sres.
 
                                                   D. Abelardo Montalvo
                                                    “  Manuel Trillo
                                                    “  Juan F. Gándara
                                                    “ Dámaso Parrado
                                                 y “ Bernardino Viqueira
 
      Con lo cual se dio por terminado el acto, firmando esta acta los individuos de la comisión liquidadora para que obre los efectos oportunos.
 
(Debajo las firmas de los cinco citados)
 
Al margen:
   Srs. D.: Rodrigo Barrio, Martín Gómez, Cayetano Pumariño, José V. Torres Pintos, Pablo Membiela, Daniel Albarrán, José Barreiro Meiro, Federico Briones, Manuel Trillo, Celestino Maquieira, Marcelino Ozores, Dámaso Parrado, Rosendo Barrio, Daniel Garrido,  Narciso González, J. Ramón Lorenzo, Juan Cardalda, Rufino Muñoz, Joaquín Silva, Eduardo Viqueira, José Bto. Mondragón, Abelardo Montalvo, Bernardino Viqueira, Fernando Barros, Segundo Reigada, Juan F. Gándara, Juan Gándara Rivas, Joaquín Morquecho, Delfín M. Estévez, Ventura Vilas, Joaquín Rubianes,  Agustín Gómez, José Duaso Borruel, Eugenio Salgado Trillo, Juan Oubiña, Luis Eduardo García Isla, Manuel Domínguez, Aníbal Díaz.   
 
      El 7 de Febrero de 1900, redactado el “Proyecto”, se celebró una Junta General en la que fue leído  y sometido a discusión por artículos, se presentaron dos enmiendas al 2º “que fueron desechadas en votación nominal y sin que ocurriera ningún otro incidente digno de mencionarse quedó aprobado en totalidad”. Fueron remitidos dos ejemplares al Sr. Gobernador Civil. 
      Lois Fariña y Viana y Martínez, mencionan en su “Diccionario Biográfico de la Comarca de O Salnés, a Abelardo Montalvo, como primer presidente del “Casino”, que accedió al cargo el 14 de Febrero de 1900. El resto de la Directiva se hallaba integrado por Eugenio Salgado Trillo (Vicepresidente), Juan F. Gándara (Tesorero), Delfín M. Estévez (Contador) y como vocales Pablo Membiela y Martín Gómez Abal.  
      En esta sesión fue elegida la primera Junta Directiva; en la votación tomaron parte 33 socios y se obtuvo el siguiente resultado:    
 
      Presidente: D. Abelardo Montalvo, 22 votos; D. Valentín Viqueira, 12 y D. Rodrigo Barrio, 1.
      Para Vicepresidente: D. Eugenio Salgado Trillo, 16; D. Manuel Trillo, 12; D. Daniel Albarrán, 1; D. Juan Oubiña, 1 y D. Luis Patiño, 2.    
      Para Tesorero: D. Juan F. Gándara, 18; D. Miguel Padín, 9; D. Abelardo Montalvo, 2; D. Daniel Albarrán, 1; D. Manuel Trillo, 1; D. Abelardo Viqueira, 1 y D. Juan Oubiña, 1.  
      Para Secretario-Contador: D. Delfín M. Estévez, 17; D. Esteban Cuevas, 10; D. Segundo Reigada, 2; D. Juan Gándara Souto, 1; D. Bernardino Viqueira, 2 y D: Narciso González, 1. 
      Para Vocal: D. Pablo Membiela, 18; D. Juan Oubiña, 8; D. Juan Gándara Rivas, 4; D. Ventura Torres Pintos, 2; D. Dámaso Parrado, 3; D. Federico Briones, 1; D. Martín Gómez Abal, 14; D. Narciso González, 7; D. Luis García Isla, 6 y D. Rodrigo Barrio, 6.
      Formaron., por lo tanto, la primera Junta Directiva: Presidente, D. Eduardo Montalvo; Vicepresidente, D. Eugenio Salgado Trillo; Tesorero, D. Juan Gándara; Secretario-Contador, D. Delfín M. Estévez y Vocales, D. Pablo Membiela y D. Martín Gómez Abal. 
       En el libro “Cámara 1899-1999, editado por la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación habla de “El Nuevo Club” en estos términos: “Fundado en 1900 por Abelardo Montalvo, D. Manuel Trillo, D. Juan F. Gándara, D. Dámaso Parrado y D. Bernardino Viqueira”; parece que, al hablar del “Nuevo Club” o del “Casino” nos referimos a la misma sociedad.
      En la Junta General celebrada el 18 de Diciembre de 1900  fue elegida la nueva Junta Directiva siguiente: Presidente, D. Juan Oubiña; Vicepresidente, D. Manuel Trillo; Secretario-Contador, D. Bernardo Viqueira; Tesorero,D. Luis Reboredo y Vocales, D. Narciso González y D. Ramón Lorenzo.      
 
      También, acerca del nuevo edificio en el año 1900, dice Del Río Candamo: 
 
      “…se construyó el edificio de la Sociedad “Casino de Villagarcía”, con capital suscripto (Sic.) por acciones entre los socios. Edificio de tipo económico y armonía de líneas”, lo proyectó un aficionado, el médico Bernardino Viqueira, siendo la fábrica de los muros, de mampostería asentada en cemento de topo. Hallándose las obras a una altura de 6 metros, una noche de temporal de lluvias, dio en tierra con las paredes, debiendo reconstruirse con mortero de cal, un muro de enlace y pequeños botareles en los arranques”. 
 
      Igualmente, acerca del día de la inauguración de este edificio, da alguno detallas Manuel Suárez Fuentes : 
 
      “…Se trajo de los Estados Unidos un artesonado de acero, que llamó poderosamente la atención. También se trajo, de aquél país un piano de cola de la casa “Pleyel” que causó sensación en el día de la inauguración”.
                  
      Y continúa Del Río Candamo:
 
      “El “Casino de Villagarcía” fue un éxito como sociedad de recreo, especialmente en verano. Edificio propio, tolerancia para los de “envite y azar”, las fiestas y atracciones eran continuas, mereciendo toda clase de elogios de los forasteros visitantes; solamente hallaban inconveniente que el edificio no estuviese en la playa, al estilo de San Sebastián  y otras ciudades veraniegas; un casino flotante sería lo ideal…” 
      
      Que la vida de una sociedad, se desenvuelva con más o menos facilidades, en fases de prosperidad y decadencia, depende del desequilibrio entre los gastos y los ingresos. Las cuotas de los socios, apenas alcanzarán para cubrir los obligados gastos de sostenimiento. Los ingresos extraordinarios proceden, por regla general, del juego. Si se “tira de la oreja a Jorge” hay ingresos, animación y fiestas, en contraste con las tragedias familiares, consecuencia lógica de los “prohibidos” pasatiempos de sociedad.
      Así vivió el Casino gran número de años; vida fácil, próspera y boyante, a expensas el tapete verde. Egoísmos de ciertos acaparadores de acciones, dieron al traste con la Sociedad, que al ser liquidada, pasó el edificio a ser de propiedad particular.   
      El Centro, después varios traslados de domicilio social, se instaló en el bajo que ocupa la Administración de Arbitrios (y posteriormente, Romualdo) Allí continuó largos años en vida precaria, saturada de un ambiente marcadamente “castorista”. (Parece que el edificio pertenecía a la familia Baladrón de  Santiago). 
    
       Sigue diciendo Del Río Candamo: 
 
      “En el año 1911 se fundó “La Peña”, en la nave casa construida por Manuel Domínguez frente a Casa Blanca.  Se hallaba Villagarcía en la región de los sueños con la ilusión de “Cortegada Residencia Real. Al mismo tiempo, el elemento joven consciente, creyendo lógicamente que las disensiones y partidismos obstaculizaban el porvenir del pueblo, consiguieron la fusión del Centro y el Casino, fundándose el Nuevo Club (que estaba en el piso superior del edificio de la calle de La Marina, donde hoy se encuentra el “Pub Museo”). Castor, intransigente con todo lo que pudiera suponer merma de sus prerrogativas de dirigente, reunió sus adictos incondicionales y fundó el “Recreativo” (que se instaló en el bajo de la casa de García, esquina Alameda) que sobrevivió un par de años, al faltarle el espíritu animoso del fundador. “La Peña” duró lo que el sueño de Cortegada. El deporte náutico tuvo su más lucida representación Real Club de Regatas, haciendo figurar a Villagarcía en la Federación Nacional de Clubs Náuticos”.
 
        “El  artículo 5º del reglamento, del primer casino establecía en 1851 la prohibición rediscutir sobre política; artículo que se intercala en los reglamentos de todas las sociedades de recreo. Es difícil en pueblos de corto vecindario aislarlas del ambiente exterior, que al condensarse en forma de sectarismo político, origina luchas apasionadas, invade los centros recreativos, propendiendo a la desunión, y termina por hacerlos languidecer, si no los mata por asfixia”.      
 
       Otra “noticia” del periódico villagarciano “Galicia Nueva” dice que para el año 1908 se nombró la siguiente Junta Directiva para el “Casino”: Presidente, don Valentín Viqueira; Vicepresidente, don Luis Patiño; Tesorero, don Joaquín Rubianes; Secretario, don Román Gil; Vocales, don Daniel Albarrán y don Pío S. Carrasco.   
 
      Acerca de la inauguración del nuevo edificio de la calle Vista Alegre (actual calle Castelao), dice Manuel Suárez Fuentes :
 
      “En el momento de la inauguración, el número de socios era de 800...”. En el 16 de marzo de 1911, comenzó la gala a las nueve se la noche. Como en el puerto se encontraba el buque alemán “Gneisenau”, se invitó a los marinos alemanes. El bullicio, la alegría y la “algarabía chillona”, y inundó las calles de la ciudad ante el paseo-desfile de los cadetes y oficiales del buque alemán para asistir, con sus vistosos uniformes de gala, al acto inaugural. 
      En la cena se celebraron varios brindis por la buena marcha de la Sociedad en su nueva sede y por un futuro próspero y feliz…
      Al finalizar la cena, en su bellísimo y suntuoso salón noble, se celebró un festival-gala. La música fue realizada, para animar el acto, por un notable cuarteto, compuesto por tripulantes del buque-escuela, páginas de música selecta, haciendo sonar, por primera vez, el extraordinario piano de cola”.
 
      Y continúa:
 
       “Según siguen contando las crónicas de la época: era grande el bullicio producido por el continuo fraseo de nuestras hermosas convecinas con los jóvenes germanos, tratando unos y otros, sin detenerse, en parecer complacientes y galantes”…
      “Grandes aplausos dedicados a los músicos, al final de cada una de sus magníficas interpretaciones detenían, momentáneamente, las charlas, bailes y risas de todos estos jóvenes”…
      “La Comisión Directiva, extremadamente atenta y fina demostró ser bien digna del puesto que desempaña, obsequiando con pastas y licores a todos los asistentes, y bien avanzada la noche. No faltó en nada y atendieron a todos con singular agrado”…
      El festival finalizó con lo acordes de la Marcha Real y el Himno Alemán”.
 
      Termina Suárez Fuentes: “Finaliza la crónica diciendo:
 
      “Los simpáticos oficiales y cadetes alemanes aplaudieron con gran frenesí la interpretación de lo himnos…Siempre dieron pruebas de la refinada cultura, manteniendo la animación hasta las dos de la madrugada, hora en que se puso punto y final a esta gran fiesta…Regresaron a bordo con el corazón repleto de buenas impresiones…” 
 
      La edición de “Galicia Nueva”, correspondiente al 20 de Julio de 1915, una noticia habla de esta fusión: “Fusión de las Sociedades Casino y Centro”; en ella se decía que don Pedro Seoane, autor del “Cuento de la niña”, tan gentilmente contado  por él en la reunión del “Centro Recreativo”, era el gran artífice de “tan halagüeña fusión”. 
      El jueves, día 19 de Agosto de 1915, publica “Galicia Nueva” la siguiente noticia: “En el Casino. Un baile. Hoy se celebra en los salones del Casino de Villagarcía, desde las diez y media de la noche, un baile organizado por la directiva del Centro Recreativo.   
      A los presidentes de las citadas sociedades agradecemos la invitación que nos han enviado”.
      En la edición de “Galicia Nueva” correspondiente al 20 de Julio de 1915, se habla de la fusión de las Sociedades “Casino” y “Centro”; en esta noticia se decía que don Pedro Seoane, autor del “Cuento de la niña”, tan gentilmente contado  por él en la reunión del “Centro Recreativo”, era el gran artífice de “tan halagüeña fusión”.
      El Cronista Oficial de la Villa, don Juan Fernández Gil y Casal, escribió en el periódico villagarciano una serie de “Crónicas” en las que iba narrando los acontecimientos anteriores a tan ansiada fusión. La primera de ellas aparece en la edición del día 21 de Agosto de 1915: AGOSTO XIX – MDCCCCXV. Ad perpetuam memoria; decía, entre otras cosas, que “Las Sociedades Centro Recreativo y Casino de Villagarcía, antes de consumada su unión oficial, han dado un baile de etiqueta en el magnífico salón de este último, al cual han concurrido todos los elementos de la buena sociedad de esta Excelentísima Villa”.
      Con motivo de esta fusión, se celebraron una serie de actos, entre los que se encuentra una excursión a La Toja, organizada por el “Centro Recreativo”.
      A la hora de salida, entre la gente que iba a presenciar la partida y las 200 personas que componían la expedición, el muelle de hierro se encontraba atestado. Los vaporcitos que habían de hacer el viaje eran el “Opal”, el “Barreras” y el “Andrés”, que estaban empavesados con banderas y gallardetes hacían sonar sus sirenas constantemente para llamar a los rezagados, que eran muchos.
      A las  diez y media se emprendió la marcha y, a la llegada al Gran Hotel, en cuyo frente se leía en letras gordas y bordeada de ramajes la siguiente inscripción: “La Toja saluda a Villagarcía y a su colonia veraniega”. Allí fueron recibidos por su director el señor Porrero, entrando, seguidamente en el comedor donde se les sirvió el siguiente menú: Hors d’oeuvres, Omelette au jambon, Langouste saucé tartare, Dandoneau Bouqueliére, Tournedos grillés, Glacé vainille, Patisserie, Fromage, Fruits.       
      A las cinco de la tarde se celebró un concierto en la terraza del Hotel, en honor de los villagarcianos; acompañaban a los expedicionarios el sexteto de profesores de la Sinfónica que dirigía el maestro Castillo. También formaba parte el cuarteto del Gran Hotel, la concertista Srta. Pilar Martín-Cortijo y la aplaudida artista italiana Clotilde Casendor. El programa fue el siguiente: 1ª parte: 1º “Las Golondrinas” (Pantomima) por el cuarteto de los señores Sánchez Berney, Orés, Edo y Coll; Usandizaga. 2º “Taanhäusser”, selección por el cuarteto; Wagner. 3º “Sonata 8” (Patética), por la distinguida concertista Srta. Pilar Rodríguez Martín-Cortijo; Beethoven. 4º “Polonesa”, en (do) a cuatro manos, por la Srta. Pilar y el Sr. Rodríguez; Chopín. 2ª parte: 1º “Pollnuto”, final del 2º acto, por el cuarteto; Donizetti. 2º “Fantasie” (Improptu), por la Srta. Pilar; 3º “Berzeuse” en (re) bemol, por la Srta. Pilar; Chopin. 4º “Capricho español”, por la Srta. Pilar; Moszkowski. 5º “Rapsodie Hungroise” (número 2), a cuatro manos por la Srta. Pilar y el Sr. Rodríguez; Listz. 3ª parte: Canciones españolas e italianas por la distinguida divette Sra. Casendor.
      Decía “Galicia Nueva”: Es La Toja, aparte ya de sus baños que la hacen el primer balneario del mundo para las afecciones de la piel, un punto de reunión de lo más granado de la sociedad española. Para convencerse de ello, basta solamente saber los nombres de algunas de las personas que este año estuvieron y de las que aún están en el Gran Hotel. Los de los médicos señores Alvaro Esquerdo, Ortega Morejón, Verdes Montenegro, Herqueta, Cospedal Gómez Ocaña, Codina, Castellón y Pulido. Los de los duques de Arcos, Infantado, Montellano, Terranova, Soma, Almodóvar del Valle, Sotomayor, Conquista, Victoria; los de los marqueses de la Mina, Aguila Real, Argüero, Perilán, Acapulco, Yandurí, Almaguer; los de los condes de Esteban, Torregón, Ternes y otros.
      Después del concierto, que ha resultado muy brillante, pasaron los excursionistas a la explanada que hay en uno de los frentes del Hotel, donde les fue servido un té, amenizado por la orquesta el establecimiento.
      Los vaporcitos, que esperaban a los expedicionarios, hicieron sonar las sirenas y, con un vientecito fresco del Nordeste, regresaron a Villagarcía.
      Finaliza diciendo el periódico villagarciano que los excursionistas dedicaron grandes elogios al servicio del Gran Hotel y a las atenciones de que fueron objeto por parte del Gerente, señor Porrero, “Rara Avis” que en el intrincamiento y complejidad de los diferentes servicios del grandísimo establecimiento no ha dejado un detalle sin hilvanar.
      También la junta organizadora de esta excursión fue objeto de frases de cariño por parte de los expedicionarios; todos quedaron complacidísimos y deseando que estos viajes se repitan.
     Tras las sucesivas “crónicas”, publicadas el 1-Septiembre, el 21-Septiembre,  el 10-Octubre,  y el 2-Noviembre, leo en la edición del jueves, 10 de Octubre de 1915 lo siguiente:
 
      Bajo la presidencia de D. Martín Gómez Abal, como decano de los socios del “Centro Recreativo”, y los señores Portela Cisneros y D. Jacobo Rey Daviña como secretarios, se celebra Junta General en esta Sociedad con objeto de nombrar la Junta Directiva de la titulada “Nuevo Club” en el que han venido a fundirse el “Casino de Villagarcía” y el “Centro Recreativo”. 
      Los principales gestores de la unión de ambas sociedades, formularon de antemano una candidatura, que fue leída en este acto y aceptada por unanimidad, con excepción de algunos elegidos que no se consideraban con refuerzos suficientes para desempeñar los cargos con que se les honra.
      El buen gusto por todos invocado pidió un sacrificio y la junta quedó constituida de esta forma: Presidente, D. José Borruel Martí; Vicepresidentes, D. Juan Goday y D. Laureano Gómez Paratcha; Secretario, D. Juan Fernández Gil y Casal; Vicesecretario, D. Manuel Portela Cisneros; Tesorero, D. Jacobo Rey Daviña; Bibliotecario, D. Pío S. Carrasco; Vocales, D. Waldo Riva, D. Ruperto Padín y D. Elpidio Villaverde.
 
           La edición de “Galicia Nueva” del martes, 1º de Enero de 1918, publica la siguiente noticia:
 
CENTRO
      En la Junta General celebrada el Domingo en esta popular sociedad fue elegida por unanimidad para el año presente la siguiente Directiva: Presidente, D. José Barreiro Meiro; Vicepresidente, D. Ramón Lorenzo; Secretario, D. José Pérez Fernández; Vicesecretario, D. Fernando Bayón; Tesorero, D. Ramón Valladares, Bibliotecario, D. Francisco Aragunde; Vocales: D. Benigno Piñeiro, D. José Galbán, D. José Padín y D. Manuel Martínez.
 
      En Junta General del día 11 de Enero de 1919, a propuesta de don Juan Goday, acordó por aclamación la sociedad “Nuevo Club” nombrar a don José Borruel presidente honorario de la misma; lo cuenta “Galicia Nueva” en su edición del día 12:
 
D. JOSÉ BORRUEL
      En Junta General y a propuesta del presidente D. Juan Goday, acordó por aclamación la sociedad Nuevo Club nombrar a D. José Borruel presidente honorario de la misma.
      Los méritos contraídos por el Sr. Borruel en su dilatada presidencia, por su administración ejemplar y sacrificios de todo género en pro del engrandecimiento y brillo del Nuevo Club, obligaban a honrarle con la más alta distinción al abandonar la presidencia activa, cuyo difícil desempeño  fue tan satisfactorio que hubo que ratificar su dimisión por tres veces para que le fuese admitida.
      La Directiva cumplimentó aquel acuerdo pasando a saludar al Sr. Borruel, rogándole aceptase la presidencia honoraria y significándole el hondo pesar que le producía verse privada de su inestimable cooperación.
      El Sr. Borruel, con su innata hidalguía y la modestia peculiar de los claros varones, aceptó emocionado la distinción de que era objeto, protestando de los méritos que se le atribuían pues lo único que hizo fue cumplir con su deber.
      Muy severo es consigo mismo pero, aún aceptando su juicio - que ya es aceptar - es tan difícil  y raro cumplir bien con el deber que ello constituye un mérito relevante.
 
      También, el día 16 del mismo mes y año, la directiva acuerda suprimir los artículos “13” y “22”, relativos a las restricciones para ocupar cargo y para admisión de socios, respectivamente. Igualmente, se da un plazo para que las personas que hubieran sido socios de alguna de las dos sociedades y tuvieran cuotas pendientes de pago, pudieran entrar sin hacer efectivos los atrasos. Y, habiendo dejado el edificio de la calle de la Marina, a causa de la fusión de ambas sociedades (“Centro Recreativo” y “Casino de Villagarcía”), se acuerda subastar parte del mobiliario, por no tener donde colocar la totalidad del existente.
      Igual que las demás sociedades villagarcianas, el “Nuevo Club” desarrollaba numerosas actividades culturales; el viernes, 4 de Enero de 1923 se hablaba de un “festival encantador” del que salieron sus asistentes satisfechísimos; entre la concurrencia abundaban las muchachas bonitas. Disfrutaron de los encantos del baile de un “Jazz Band”.  
      El sábado, día 19, se celebró un baile de mantones y los días siguientes se representó la zarzuela “La Montería”. 
      Entre las musicales se pueden mencionar la interpretada el 7 de Agosto de 1923: “Los millones de Arlequin”, de Driso; “La Verbena de la Paloma”, de Bretón o “Canciones napolitanas”, de Valpalli”; el  9 de Agosto de 1923 anunciaba otro programa musical: Programa para hoy: En Sourdine (Serenata) - Tellam; Aulo - Verdi; Las mocedades del Barrio - Chueca; Dos canciones italianas - Valpalli”.
       En 1928, la Biblioteca Popular organiza en sus salones la Exposición  de Arte Gallego con objeto de recaudar fondos para crear nuevas bibliotecas.
      Una noticia publicada en “Galicia Nueva” el  sabe que el 1 de Enero de 1928, dice:
 
       En la Junta General supletoria celebrada el Viernes en el Nuevo Club fue reelegida por aclamación la anterior Directiva que estaba integrada por los siguientes señores: Presidente, D. Rogelio Ferreirós; Vicepresidente, D. Luis Villaverde; Secretario, D. Jesús Pedrido; Tesorero, D. Manuel García Castromán; Bibliotecario, D. Miguel Jaureguízar, Vocales, D. Manuel González Alegre y D. Antonio Gómez Fernández.
  
      En 1933 todavía continuaba funcionando, ya que, dice “Galicia Nueva”, en su edición del día 13 de Marzo de este año, que, por renuncia de la Junta Directiva, se procedió a la elección de otra nueva, saliendo elegido el siguiente equipo: Presidente, don Manuel García Castromán; Vicepresidente, don Alejandro García Reboredo González; Secretario, don Enrique Lago; Tesorero, don José Guillén; Bibliotecario, don José Abal Cancelo; y Vocales, don Telmo Alvarez y don Manuel Fernández Garrido.  
      Pasados los tiempos de la II República y la Guerra Civil esta sociedad volvió a recuperar la denominación de “Casino”. Será elegido Presidente don  Rogelio Otero Posse, bajo cuyo mandato se recuperó el esplendor de los años anteriores, llevándose a cabo Exposiciones de pintura, Ciclos de Conferencias, y muy diversas actividades; don Rogelio Otero habría de ser nombrado Presidente de Honor en el año 1955. 
      En el año 1952 fueron remozadas las instalaciones y en 1955 se construyó la terraza, según consta en expediente dirigido al Excmo. Ayuntamiento por Doña Rosalía Porto Rial, en representación de los propietarios del solar, en aquel momento, los Herederos de don Vicente Porto.
      A lo largo de los años sucesivos fue el centro de reunión de la alta sociedad villagarciana, celebrando numerosos festejos, los que acudían forasteros de las ciudades más próximas, sobre todo en la época veraniega, entre los que destacaba la Cena de Gran Gala, que tenia lugar todos los año; el último acto de relevancia celebrado el los salones del antiguo edificio fue el “III Concurso-Exposición de La Camelia” de 1967. En el año 1969 fue derruido su antiguo edificio para construir un bloque de viviendas, quedando ocupada la primera planta con la actual sede social.
      En el año 2000 se llevó a cabo la fusión con el Liceo Marítimo (antes Recreo Liceo, nacido en 1904), adoptando la denominación de Liceo Casino  
El Club de Regatas.-
      El “Club de Regatas” fue fundado el 23 de Noviembre de 1902 por un grupo de personas, socios del “Nuevo Club” y entusiastas de los deportes náuticos, que, reunidos en los salones del mismo, se pusieron de acuerdo para crear una sociedad dedicada en la que fueran promocionados los mismos.        
      Para llevar a efecto esta iniciativa, formaron una mesa provisional, presidida por don Juan Oubiña, en la  que actuó como secretario don Manuel Casulleras; esta mesa tenía por objeto de nombrar una Comisión que se encargara de redactar el Reglamento para la nueva sociedad.
      El acuerdo tomado consta en un Acta levantada al efecto, que dice:
 
      “En vista de que concurren  a esta, o están representados la mayor parte de los señores socios fundadores, el Sr. Presidente de la Comisión Organizadora declara abierta la sesión, cuando son las siete de la tarde. El Secretario que suscribe dio cuenta a la General del resultado de las gestiones de la Comisión para lograr la inscripción del mayor número de acciones, leyó la relación de los señores accionistas y la cuantía de las acciones suscritas, y a continuación dio lectura del proyecto de Reglamento, por el que habrá de regirse esta Sociedad, el cual fue aprobado por aclamación después de hechas en el acto algunas enmiendas. El Sr. Presidente manifestó que, una vez aprobado el Reglamento, procedía nombrar, con arreglo a él, la Junta Directiva, pues las funciones de la Organizadora, debían darse por concluidas. De acuerdo con este criterio fue aclamada la siguiente Junta Directiva: presidente, D. Juan Trulokc; Secretario, D. Francisco Padin; vicepresidente, D. Reinaldo Camerón; Tesorero, D. José Pedreira; Vocales: señor Eduardo Viqueira y Ramón Torres y para director técnico y del material, D. José Ramos. Fue propuesto por D. Manuel Trillo para presidente honorario D. Joaquín Martínez, aclamándole la Junta; la cual concedió también un voto de gracia a la Junta Organizadora. Y no habiendo más asuntos que tratar el Sr. Presidente levantó la sesión. Vº Bº el Presidente, firma y rúbrica y el Secretario, firma y rúbrica. Villagarcía 23 de Noviembre de 1902”.
 
      No había transcurrido mucho tiempo y ya se organizaron las primeras regatas, que se celebraron el día 23 de Agosto  del año 1903, coincidiendo con las fiestas patronales. Estas regatas fueron las primeras regatas históricas, denominadas “Copa del Rey”, por haberse disputado un trofeo donado por S. M. Don Alfonso XIII. En ella había diversas modalidades: regatas a vela en “faluchos” (embarcaciones costaneras con una vela latina); regatas a remo, en “lanchas do xeito” (barcas con red para pescar sardinas); regatas a remo en “traineras”, que eran en unas barcas de pesca, más perfeccionadas, con “traína” (varias redes de fondo, especialmente la de pescar sardina); regatas a remo en canoas (barcas muy estrechas, generalmente de una sola pieza, sin quilla y sin diferencia entre la proa y la popa).
      En esta regata, cuyo recorrido era de 400 m., participaron “yolas” (embarcaciones muy ligeras  movidas a remo y a vela) de numerosos clubes de España, entre las que se encontraban la “Eneas” de Vigo;  la “X”, del Centro Recreativo y la “Arosa”, del Club de Regatas de Villagarcía, entre otras.  
        En el año 1904, en la visita que hizo a Villagarcía el Rey Alfonso XIII, el  “Club de Regatas” le solicitó aceptase ser el Presidente de Honor, petición que fue aceptada  por S. M., además de conceder al Club ostentase el título de “Real”;  así, el en año 1910, la Casa Real emitió la siguiente certificación:
 
      “MAYORDOMÍA REAL DE S. M.-  Don Ramón María Bremón y Gascó, Caballero Gran Cruz de la Real y distinguida Orden de Isabel la Católica, de la Concepción de Villaviciosa y de la Estrella Negra de Francia, etc., etc., Gentilhombre de la Cámara de S. M. con ejercicio y Secretario general de la Mayordomía Mayor y Etiqueta de Palacio, etc., etc., Certifico; que por Real Resolución de fecha veintisiete de Abril de mil novecientos cinco, Su Majestad el Rey (q. D. g.) Accediendo a lo solicitado por Don Luis Patiño y Muñoz, Presidente el Club de Regatas de Villagarcía, se dignó en aceptar la Presidencia honoraria de dicha sociedad, concediéndola el título de Real, con el uso de las armas, 
      Y para que conste a petición del interesado expido la presente visada por el Excmo. Señor Marqués de la Torrecilla, Mayordomo Mayor de S. M. Jefe Superior de Palacio, en el Real de Madrid a treinta y uno de Octubre de mil novecientos diez”.
 
      En lo sucesivo pasó a denominarse “Real Club de Regatas Galicia”, siendo el primer Club de Galicia y de España, con realeza. 
      En el año 1913, el “Real Club de Regatas” celebró las primeras Regatas Nacionales de Vela, para yates de las clases internacionales; desde entonces, hasta 1930, estas regatas fueron patrocinadas por el Ministerio de Marina. No faltaban en ellas barcos además de los del “Real Club de Regatas Galicia” de Villagarcía,  otros pertenecientes a S. M. el Rey, al “Club Náutico” de Vigo, al “Sporting Club” de Bilbao, al “Real Club Astur” de Gijón, y  al “Club Náutico” de Santander; el importe de los premios era superior a las 2.000 pts. de la época.
      En la segunda década del siglo XX vivieron las regatas del“Real Club” su época más gloriosa, con las competiciones de la flota de los “6’50”, que cosecharon numerosos éxitos con diversos trofeos de plata y una Copa de Oro de Su Majestad el Rey.
      Con motivo de la Guerra Civil el “Real Club de Regatas” suspendió estas actividades, aunque fueron reanudadas poco después de haber finalizado la contienda; el título de “Real” permaneció como tal hasta la actualidad, con un paréntesis entre 1931 y 1938, años en los que desapareció su sello. Sobre la retirada del título de “Real”, consta en el libro de actas del “Club de Regatas”, con fecha 1º de Mayo de 1931:
 
      “Por el espíritu de las disposiciones dictadas por el Gobierno Provisional de la República referente al uso del título de Real en sociedades, entidades, corporaciones, etc., y la conveniencia de suprimir ese título del nombre de nuestra sociedad, ya que el que hasta ahora fue presidente de Honor, S. M. el Rey Alfonso XIII, dejó automáticamente de serlo al entregar los poderes soberanos al Gobierno Provisional de la República”.
 
      También fue suprimido íntegro el artículo 21 del Reglamento de la citada sociedad por el cual se concedía la Presidencia Honoraria a S. M. el Rey Don Alfonso XIII. Con fecha 8 de Enero de 1938 aparecerá, nuevamente, en las actas el primitivo sello del “Real Club de Regatas”.
      En el año 1947 se inauguró una flotilla de “Snipes”, de la cual fue proclamado Campeón de España, en las regatas de Gran Canaria, el “Licho II”.
      En el año 1956 estarán en auge las “Dornas”, clase “Nai”; en esta modalidad se creará, en 1957, el “Trofeo San Roque”, que tendrá carácter internacional y, en 1970, se formó la flotilla de “Optimist”.
      El día 5 de Abril del año 1976,  la Presidencia de Honor del Club, que había sido ostentada por el anterior Jefe del Estado, hasta su fallecimiento en 1975, fue aceptada por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I; cuatro días más tarde, el día 9, se emitió el siguiente escrito desde la Casa Real:
 
      “Su Majestad el REY, accediendo a la petición que tan amablemente le ha sido formulada, ha tenido a bien aceptar la PRESIDENCIA DE HONOR del REAL CLUB DE REGATAS DE VILLAGARCÍA, con sede en AROSA. Lo que me complace comunicarle para su conocimiento y efectos.
      LA ZARZUELA, 9 de Abril de 1976.
      EL JEFE DE LA CASA DE S. M. EL REY.
      El Marqués de Mondéjar.
      SR. PRESIDENTE DEL REAL CLUB DE REGATAS VILLAGARCÍA.
      DON WALDO RIVA DE VALDÉS.
                                   VILLAGARCÍA DE AROSA
 
     Hay que recordar que, en el año 1984, se le tributó un homenaje, con el nombramiento de Socio de Honor, a  don Camilo José Cela Trulokc,  nieto del primer Presidente y fundador del  “Club”..  
      En la actualidad en el “Real Club de Regatas Galicia”  figura una flotilla constituida por cinco clases: “Cruceros”, “Star”, “Snipe”, “470” y “Optimist”.   
  
El Liceo.- 
      Dice el libro “Cámara 1899-1999” editado por la Cámara de Comercio de Villagarcía, que esta sociedad fue fundada en 1902 por don Adolfo Pedrido.
      Otra noticia del año 1908, habla de la  del “Liceo”; según leo en el Diccionario Biográfico de la Comarca de O Salnés, de Xosé Lois Vila Fariña y Víctor Viana Martínez, fue fundado en el año 1904 por Ricardo Costa Calvo, como primer presidente, junto con los miembros de la peña “Pureza”, Juan Quintáns Abalo, José Rey, Manuel Mariño Martínez y otros;  Manuel Suárez Fuentes cita como anotados como primeros socios, el 27 de Diciembre 1904, Avelino Agra, Camilo Alemparte, José Abalo, José Ortega, Manuel Antelo, Manuel Alvarez,  Manuel Araújo, Severo Abad, Laureano Abal, Timoteo Alvarez Novo, Vicente Ameal, Eduardo Ramos, Faustino Ramos y José Ramiro Hierro.
      Esta Sociedad llevó el nombre de “Recreo Liceo”, que conservó hasta 1954, teniendo su sede inicial en la calle Ramón y Cajal, nº 4 donde, el 25 de Enero de 1905, subarrendaron el piso principal de su casa  a don Luis Mario; sin embargo, otras fuentes hablan mencionan la directiva de 1908, citando como su primer presidente a don Manuel Portela; Vicepresidente, don Manuel Paz Hermo; Contador,  don Juan Quintáns; Tesorero, don Manuel Abalo; Secretario, don Ramón Vivero; Vocales, don Adolfo Pedrido, don José Martínez, don Hermenegildo Teira y don Manuel Alvarez. Parece ser que también fueron socios fundadores don Eugenio Romero, don José Mouriño y don Isolino Varela      
      En el año 1916, tendrá lugar la organización de un  “cuadro de declamación”, poniéndose en escena la zarzuela “Gigantes y Cabezudos”, en la que destacará como gran figura del arte lírico la cambadesa Matilde Vázquez; a partir de este momento se representarán otras comedias y zarzuelas como “El Barquillero”, “El Dúo de la Africana”, “Molinos de Viento”, “El Niño Judío”, “A lenda de Monte Longo”, etc., y muy diversos “Apropósitos” de Carnaval en los que se satirizaban la vida moderna y personajes famosos de la comarca. Resultó un gran éxito la opereta vienesa “El Conde de Luxemburgo”. 
      En todas estas actuaciones participaban los miembros de las más diversas familias villagarcianas, entre los que destacaron el director de orquesta D. Ricardo Urioste, José Rey, Ramón Porto, Juan Buhigas, los hermanos Chirinos y los pintores Balbino Costa y Antonio Rivas, entre otros”;  así lo cuenta “Galicia Nueva”:  
 
SECCIÓN DE DECLAMACIÓN
     El elemento joven de la entusiasta sociedad de artesanos “Recreo Liceo”, ha tenido una feliz idea al crear un sección de declamación que lo mismo ha de difundir la cultura teatral como ha de proporcionar momento de solaz y esparcimiento a sus factores, a los demás socios del Recreo y al público en general.
      Bajo la acertada dirección de entusiastas tan amantes del arte como lo son el maestro Moyer, Ricardo Urioste y Paco Gómez, ensayan, para representarlas en breve a beneficio del Asilo de Ancianos de esta villa, las preciosas zarzuelitas “De vuelta del vivero” y “Dolores” en las que, según nuestras noticias, harán lucida labor esos simpáticos aficionados.
      En el elenco de la agrupación figuran las hermosas jóvenes y los muchachos cuyos nombres van a continuación: 
      Sofía Durán, María Vázquez, Soledad del Río, Angelita Silva, Juanita Diéguez, Juanita García, María Nóvoa, Anita García, Celestina García, Avelina Castro, Josefa Mariño, Teresa Mouriño, Mercedes Rodríguez, Dosinda Barreiro, Lola Barreiro, Nieves Vázquez, Angelita González, Joaquina Sánchez, Dolores Meis, Luisa Meis, Manuela Alvarez, Lolita Quintáns, Escolástica Hernández, Luisa Vidal, Marcelina Lourido, Candelaria Rodríguez, María Rodríguez, Jesusa Lameiro, Carmen Diéguez.        
      Enrique Doval, Joaquín Cortés, Angel Quintáns, Federico Pazos, José Nóvoa, Manuel Fernández, Gerardo Carregal, Ramón Paz, Eloy Lapido, Julio Quiterlo, José Lastra, Juan García, José Vázquez, José Pol, Manuel Mriño, José Quintáns, José Teijelo, Manuel Rey, Claudino Castro, Javier Miguez, Cándido Meijide, Rosendo Barreiro, Vicente Cuadrado, Francisco Morales, Eladio Mauricio, Gonzalo Landín, José Carou, Rogelio Vázquez.
           
      También, en el mismo año, se organizará un “Entierro de la Sardina”, en el que participarán, además de un cortejo de más trescientos figurantes, disfrazados para tal evento, coros y dos bandas de música, 
 
      El 27 de Enero de 1917 dice “Galicia Nueva”:
 
Recreo Liceo
      En la Junta General celebrada ayer en est sociedad, fueron elegidos presidente y secretario, respectivamente, D. Valentín Alcalde y D. Modesto Gómez.
 
      Entre todos estos villagarcianos, amantes del arte y de la cultura, se encontraba el poeta García Lago, quien, en 1920, obtuvo en Teruel su primera Flor Natural con la poesía titulada “Resurrexit”; detrás, vendrían otras muchas, como la composición “Corcel mío” que le dio fama en Santiago, en el año 1922, convirtiéndolo en uno de los poetas de la generación del 27.
      El 9 de Febrero de 1923 es elegida una nueva directiva; lo cuenta “Galicia Nueva”:
 
      “En la Junta General celebrada anoche por este sociedad para la elección de nueva directiva fueron designados lo señores siguientes: Presidente, don Benito Portela; Vicepresidente, don Valentín Briones; Secretario, don Manuel Rey; Tesorero, don Arturo Reboredo; Contador, don Ramón de la Fuente; Vocal primero, don Ramiro García; Vocal segundo, don José Quintáns; Vocal tercero, don Rogelio Ferrer.”      
 
      En este mismo año, 1923, el “Recreo Liceo” hace veladas como la protagonizada por el “Ventrílocuo, señor Val Rey”. 
      En el mes de Diciembre de 1927, da cuenta el periódico villagarciano de la nueva Junta Directiva del “Recreo Liceo”: 
 
      “El Domingo celebró junta general ordinaria supletoria el Recreo Liceo para la elección de los cargos que correspondía quedar vacíos, según disposición reglamentaria.
      Por votación quedaron elegidos los señores siguientes para los cargos que se indican: Presidente, don Eduardo G. Rubianes; Secretario, don Arturo Cerviño; Depositario, don Antonio Vidales; Vocales 1º y 3º, don Domingo Porto y don Angel Silva, respectivamente”. 
 
       Igualmente, en el año 1928, da cuenta el mismo periódico otras actividades de la actividades del “Recreo Liceo”, que creo será la misma sociedad a que nos estamos refiriendo. 
      También, en la edición de “Galicia Nueva” correspondiente al día 2 de Enero de 1931, se comunica la composición de la nueva Junta Directiva:
 
      Se celebró ayer la anunciada Junta General en el Recreo Liceo para definitivamente designar la Directiva del presente año:
      Después de cubierta la orden del día, se procede a la votación, triunfando con muy gran diferencia la siguiente candidatura:
      Presidente, Don Rogelio Vázquez; Vicepresidente, Don Juan Corté; Secretario General, Don Antonio Portas, Secretario de Deportes, Don Ramón Paz; Secretario de Bellas Artes, Don Isolino Diéguez. Vocales, Don Ramón Porto Cores, Don José Vicente Melchor, Don Angel Carregal y Don Antonio Pedrido.
      Los señores Portas y Diéguez, en el mismo acto presentaron la renuncia de sus cargos respectivos, que les ha sido aceptada.            
 
      Y, el 11 de Enero de 1937, dice el mismo periódico que estaba gobernado por la siguiente Junta Directiva: Presidente, don Victoriano Sobrido; Vicepresidente, don Vicente Riveira; Secretario General, don Antonio Costa; Bellas Artes, don Angel Silva; Deportes, don Gumersindo Fernández; Vocal 1º, don Alejandro Rico; Vocal 2º, don Arturo Junquera; Vocal 3º, don José Aguiar y Vocal 4º, don José María Prego.
      
El Círculo Mercantil.- 
      El 26 de Noviembre de 1923 el cuadro escénico del “Círculo Mercantil” ofrece al público la representación de “El orgullo de Alberto” de Paso y Abati. Actuaron las señoritas Loly y Carmiña Carregal, Rosalía Lourido, Pepita y Carmen Melchor, Concha y Victoria Pena y Teresa Mauricio. El “sexo feo”  estaba representado por los señores Veiga, Abalo (Miguel y Pepe), Brumbekc, Pintor, Cores Caamaño, Hernández, Mouriño, Rey (Eduardo) y algunos más.
      En el año 1928 se habla de las actividades del “Artístico Mercantil”; supongo se tratará del mismo, así como el “Círculo Artístico Mercantil” de cuyos bailes de Carnaval se habla en el año 1929. 
      El día 8 de Enero de 1937, tiene lugar una de tantas renovaciones de la Junta Directiva: Presidente: don Adolfo Llovo Pérez; Vicepresidente, don Joaquín Porto Casas; Secretario, don José Gómez Caamaño; Vicesecretario, don Manuel Abalo Abad; Tesorero, don Luis Carregal Rodríguez; Contador, don Bernardo Santorum Gómez; Bibliotecario, don Pedro Sánchez Jaraiz; Vocales, don Carlos Comendador Flórez, don Eduardo Rey Durán, don José Luis Rey Sánchez y don Manuel Mariño Pérez.   
 
El Recreativo.-      
    Encontré noticias de esta sociedad en la edición de esta sociedad en una edición de “Galicia Nueva” correspondiente al año 1915, en la que menciona unas fiestas organizadas por el presidente, señor Borruel.
      El jueves, día 21 de Enero de 1927  dice el mismo periódico:
 
El Recreativo
     La entusiasta Sociedad El Recreativo, que trasladó su domicilio a la calle González Garra, nº 12, pisos principal y segundo, nombró la Junta Directiva siguiente: Presidente, don Pablo Piñeiro Gil; Vicepresidente, don José García Señoráns; Secretario, don Víctor Varela; Vicesecretario, don Enrique Valladares; Bibliotecario, don José María Galbán; Contador-Tesorero, don José Requejo; Vocales, don Manuel Brumbekc, don Ricardo Costa,  don Juan Maroñas, don Miguel Duaso.
      Es general el entusiasmo que reina entre los valiosos elementos que integran esta Sociedad., confiándose mucho en las iniciativas de esta Junta Directiva”
 
      Y en el año 1929 se vuelve a dar noticia de los bailes de Carnaval realizados en esta Sociedad, así como de los organizados por el “Recreativo”, siendo su Presidente don Pablo Piñeiro.
      También hubo gran actividad en los salones de baile, alguno de los cuales comenzó alternando sus actividades con la proyección de películas de cine; al principio el cine era ambulante y la películas se proyectaban al are libre en las plazas de los pueblos, sobre una sábana blanca o incluso sobre una pared pintada con cal. Existen noticias de que un empresario dedicado a este negocio, el “Victorius Graph”, venía desde Vigo, en el año 1901, a proyectar sus películas. Posteriormente ya se utilizarán salas cerradas.
      
El Club  de Mar.-
      Esta sociedad fue fundada el 7 de junio del año 1951 por don Guillermo Poyán Vega, don Carlos Comendador Peña, don Jesús Diéguez Patiño, don Julio García Soto, don Luis Cordal Carús, don Rogelio Otero Posse y don Ramiro Caamaño García. 
      En un principio comenzaron en un piso alquilado en  la calle A. Rey Daviña pero, en 1961 iniciaron las gestiones para conseguir una nueva sede hasta que, en el mes de Enero de1 año 1967, se instalaron  en el edificio del Club de Mar situado en el Muelle de Pasajeros.
      En el año 1959, debido a la atención a la labor náutico-deportiva realizada el año anterior, especialmente en el ámbito de la vela, explicada en un excelente dossier de actividades confeccionado por Bautista Pereira Fernández, “Tista” y Julián Lumeras Chorén, un Patronato dependiente del Ministerio de Marina, había concedido al Club de Mar el prestigioso “Premio Virgen del Carmen año 1959”, dotado con 50.000 pesetas (300,51 euros); esta cantidad, unida a una subvención concedida por la Delegación Nacional de Deportes y a la aportación de un grupo de 25 socios, animó a la sociedad a construir el local, siete años y medio más tarde.
      Las cosas se complicaron en un principio debido a que el invierno de la temporada 1965-1966 fue de gran crudeza por lo que hubo que  paralizar las obras durante varios meses hasta que, principios de mes de Marzo de 1966, llegó el buen tiempo y fueron reiniciadas y, salvados diversos problemas, gracias a la entrega total de los miembros de la directiva que, bajo la dirección del presidente, don Guillermo Poyán Vega, trabajaron incesantemente durante la época navideña, se pudo inaugurar el local el día 6 de enero de 1967.
      No escatimaron alabanzas los medios de comunicación resaltando “el amplio salón, totalmente rodeado de ventanales, es un balcón permanente abierto a la contemplación de las bellezas de la Ría, como si estuviéramos sobre un barco fondeado en medio de las aguas arosanas”.   
      Igualmente comunicaron que el Almirante don Pedro Nieto Antúnez, entonces Ministro de Marina, había aceptado el cargo de “Comodoro de Honor” del Club.
      Como dije anteriormente,  en la tarde del 6 de Enero de 1967, Día de Reyes, tuvo lugar, con toda solemnidad, la inauguración del edificio, a la que asistieron gran número de invitados y socios
      El acto estuvo presidido por el Delegado Provincial de Información y Turismo, don Antonio Puig Gaite; el Delegado adjunto, don José Antonio Campos Borrego; el alcalde, don  Victoriano Piñeiro Acosta; el Comandante Militar de Marina, don Antonio Rodríguez-Toubes y Vázquez; jefes y oficiales de la Escuela Naval Militar de Marín; concejales y otras autoridades locales.
      Estuvieron presentes en el evento las cámaras de Televisión Española que, en los días posteriores,  emitieron un reportaje sobre el mismo. 
      El acto dio comienzo a la bendición exterior del inmueble, llevada a cabo por el párroco don Francisco Chantada Carro y, seguidamente, se procedió a cortar una cinta con los colores nacionales: luego, tras haber sido bendecido el interior, el Vicepresidente. don  Julio García Soto, dio lectura a diversas cartas y telegramas. 
       Seguidamente intervino el Presidente, don Guillermo Poyán Vega,  cerrando el acto el Alcalde, don Victoriano Piñeiro Acosta con “unas palabras muy elocuentes”, entre las que llegó a citar un verso de don Antonio Machado, uno de los poetas proscritos por el régimen de Franco: “caminante no hay camino, se hace camino al andar”, al que, posteriormente  puso música Juan Manuel Serrat.
      Pasados treinta años, en el año 1988, la  Autoridad Portuaria decidió tomar el acuerdo de impedir el acceso de vehículos al Muelle de Pasajeros por lo que a una gran cantidad de socios se les hizo dificultoso visitar las instalaciones del club lo que ocasionó numerosas bajas; al no poder hacer frente a los gastos, en el mes de junio del año 2001, se tomó el acuerdo de fusionarse con el Liceo-Casino, acuerdo que se ejecutó el día 5 de Agosto de ese mismo año.
 
Escrito por Daniel Garrido Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios





 
PROYECTO DE AMPLIACIÓN DEL INSTITUTO “CALVO SOTELO”
rss feed
En el año 1956, en vista de que los talleres no tenían cabida suficiente para cobijar los 200 alumnos de que constaba la matrícula en aquel momento, el Ministerio se vio en la necesidad de ir a la compra de la finca denominada “El Martelo”, colindante con el edificio, para que en ella se pudieran ubicar los talleres y demás servicios cuya necesidad se fuese haciendo perentoria. En el año 1920 hubo un intento de compra, arrendamiento o aforo, de esta finca, conocida como el “Monte de Marxión”, por la Sociedad de Agricultores de Bamio, a su propietario don Evaristo Martelo, con objeto de establecer allí la feria de ganados. Aunque la petición contaba con el apoyo del Ayuntamiento, el señor Martelo expresó en un alegato que la casa y campo cercados desea conservarlos sin detrimento; el monte abierto y adyacente” y robleda que le sigue, donde hay dos pinos mansos dignos de conservación forman un coto que también desea conservar y que la expansión natural de Villagarcía avalora altamente... En esta finca, frente a la capilla de San Roque, se encontraba la “Casa de Navia” que, en el siglo XVII, había sido propiedad de don Pedro de Navia y Mariño Osorio, Canónigo de la Catedral de Santiago, Consultor del Santo Oficio, Visitador General del Arzobispado y Arcediano de Nendos; en el año 1881. El 10 de Enero de 1652, don Pedro de Navia, había hecho escritura de función del “Vínculo y Mayorazgo de la casa de San Roque” para que se conserve el apellido Navia que tengo y han tenido mi Padre y Abu...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
El primer alumbrado público de Vilagarcía
rss feed
Dice M. del Río Candamo: “en el archivo municipal se conserva un curioso expediente instruido en 1851 para la colocación de los 12 primeros faroles que habían de constituir el alumbrado público de Villagarcía. Figura en primera página un auto acordado por el Ayuntamiento, en sesión de 27 de Septiembre, que se convoque a seis vecinos mayores contribuyentes para que, en unión de la Corporación, designen los sitios donde se han de colocar los dichos 12 faroles y de hecho proceder a la subasta de la construcción y colocación de los mismos y aceite que consumirán en todo el año 1852”. (Galicia Nueva, Abril, 1929). Era entonces alcalde Juan José Crespo, y fueron encargados para cumplir el acuerdo los señores Juan Cobián, Ventura Pou, Antonio Borruel y Campo, Joaquín Bravo, Andrés María Varela y Ramón López, los cuales, en unión de la Corporación “pasaron a reconocer las calles de esta villa y designaron como puntos más a propósito y que prometen mayores comodidades al vecindario y tránsito público para la colocación de los faroles que han de dar el alumbrado, los que a continuación se expresan: un farol en la calle de la Iglesia y esquina de la casa de don Ginés de Castro (Travesía del Mercado), por la parte del poniente, fijo en ella; otro en la calle del Mercado y esquina de la Casa Rectoral, por la parte del poniente, fijo en ella; otro en medio de la baranda del Puente que ba a la Plaza por junto a la Torre del Relox, cuya baranda será la del N. y se colocará en un barrón de fiero; otro en la Plaza pública y esquina de la ca...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Contrato de Sociedad entre Jesús Garrido Álvarez y Aquilino Iglesia Alvariño.
rss feed
El día 7 de Marzo de 1939, ambos amigos, Jesús Garrido y Aquilino Iglesia, formaron sociedad, para lo cual firmaron el siguiente documento. "En Villagarcía de Arosa, a siete de marzo de mil novecientos treinta y nueve: reunidos D. Remigio Valladares, del comercio, D. Jesús Garrido Alvarez y D. Aquilino Iglesia Alvariño, maestros nacionales. Los tres mayores de edad, casados, vecinos de esta villa. Tienen cédulas personales y capacidad para contratar; y dicen: El Sr. Valladares que es dueño de todos los enseres, cosas, muebles y derechos que constituyen el antiguo colegio titulado “León XIII”, instalado en la plaza el Dr. Carús, de este pueblo y los cuales conocen perfectamente los otros comparecientes. Y llevando a efecto lo que tienen convenido, el D. Remigio Valladares vende en propiedad todos esos enseres, cosas, muebles y derechos, con cuanto le sea anexo a los D. Jesús Garrido y D. Aquilino Iglesia, por el precio de cuatro mil quinientas pesetas, que estos de por mitad, como adquieren, dan ahora al vendedor en billetes del Banco de España, y así que los cuenta y recoge, solemniza cuenta de pago del precio de la venta a los compradores, entregándoles, con los testigos D. Ricardo Costa Calvo y D. Ramón Otero Torres, de esta villa. A continuación, se redactó otro documento, en el que se estipulaban las competencias de ambos, e igualmente reproduzco: "En Villagarcía de Aros...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
El arreglo del puente de Vista Alegre (puente viejo) a mediados del siglo XIX
rss feed
La vía de enlace entre la Villa y Palacio del Señorío de Vista Alegre, al construirse la carretera de Cambados, perdió la denominación que tenía antes del siglo XIX, rebautizándose como la del Puente Viejo. A mediados del referido siglo XIX, fue objeto de unas reparaciones, debido al gran deterioro que había sufrido, son sólo por la contínua acción de las mareas sino también por las lluvias torrenciales; como el Ayuntamiento contaba con pocos recursos, hubo que recurrir a un arbitrio especial de 4 maravedises por cada cesto de pan y otros efectos que se vendieran en la Plaza. Por Bouza Brey tenemos noticias de unas obras llevadas a cabo en el Puente de Vista Alegre a principios del siglo XIX. En un descripción del Palacio en 1700 se dice que “tiene entrada por la parte de la Villa por entre dos cubos de muralla que miran directamente a la puerta principal”. No obstante lo minucioso y detallado de la descripción que se hace del Palacio y el Convento, no se menciona el Puente, y cabe presumir que el paso del río se hiciese por vado o en barca, según el estado de las mareas. El puente, cuya estructura admitía una reparación, aún siendo provisional, con tablas, hay que suponerlo sencillo y de modestas proporciones; es posible que tuviese la forma de puente cerril o rústico, para simple paso de peatones y ganado, formado por pilas y tramos rectos, análogo al que había en el camino de Cornazo antes de construirse la carretera de Ponte Arnelas, de igual forma que la pasarela que había junto al lavadero, aunque más ancho. Contra esta presunción, cabe no obstante admitir qu...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido Ca...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Ballenas en la Ría de Arosa
rss feed
En más de una ocasión, los grandes cetáceos visitaron nuestra ría en busca de alimentos y se quedaron por causas ajenas su voluntad. Hay noticias de una ballena que arribó a este litoral en el año 1618, y de la que reproduce Fermín Bouza Brey un escrito sacado de un libro de un escritor del siglo XVII, llamado fray Baltar de Victoria, en el que habla de los dominios del dios Neptuno; narra la impresión que causó en los lugares de la comarca y en otros más alejados. Otra ballena encalló en las costas de Villajuán en el año 1919. Decía el bueno del fraile: “El pece más notable que se ha visto en todos los mares es el que pareció en nuestra España, en la costa de Galicia, en el puerto de Carril, junto a Nuestra Señora de Cortegada, este año de mil y seiscientos diez y ocho al fin del mes de julio. Y yo me informé de muchas personas fidedignas que lo vieron. Este pescado disforme entró en la ría de Arosa una noche cerrada de la sardina y cuando quiso salir no pudo porque devaló la marea y se quedo encallada. Y fue tanta la aplicación que le dio de verse sin que pudiera ni menearse que dio aquella noche grandes bramidos, de suerte que aterrorizó los lugares convecinos. A la mañana le hallaron junto a la hermita de Nuestra Señora, muerta. Era de figura de lagarto y parece ser el que los mareantes llaman Marsopla y los naturales Pisiter, vocablo griego que significa echa agua por la mucha que suele vomitar por la boca con que hace y causa grandes nubes en el ayre. Tenía de...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
El “Balneario de La Concha de Arosa”, también llamado de la Purísima Concepción
rss feed
Vign2_Balneario1_all
El “Balneario de La Concha de Arosa”, también llamado “Balneario de la Purísima Concepción”, donde había baile los domingos, se inauguró en 1883; fue propietaria del mismo la Asociación “Sociedad Gallega”, de la que eran socios mayoritarios los hermanos y vecinos de Caldas de Reyes don José y don Laureano Salgado Rodríguez, este último abogado y part&i...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido •  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Las distintas ubicaciones de los cementerios en Vilagarcía
rss feed
Vign2_Cementerio_Ingles_en_Villagarcia_16_tumbas__all
En los tiempos antiguos, el terreno que rodeaba a la iglesia parroquial era conocido como el “Campo Santo”, y los feligreses allí enterrados pertenecian a aquella parroquia. Dice Del Río Candamo que la superficie que rodeaba la Iglesia Parroquial de Villagarcía era de 1.600 metros cuadrados, de los cuales 1.000 correspondían a su frente, que estaba cerrado con un muro. En el lado interno del lado Norte existía un c...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido •  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Las fuentes públicas en Vilagarcía de Arousa
rss feed
Vign2_postales_56_all
Existe un documento del archivo del Juzgado de La Marina, según dice Manuel del Río Candamo, que alude a las embarcaciones que antiguamente acostumbraban a “tomar la aguada” en los puntos en que vertían al mar los arroyuelos que venían del lugar de Pereira y de Las Mulatas. La zona de playa delimitada entre estos dos cursos de agua, antes ocupada por el Balneario y hoy llamada Playa de La Concha,...Leer la continuación
Escrito por Daniel Garrido •  Agregar un comentario   1 comentarios
 
EL "Monte do Santo" en András