search_left
"Unha ventá para o recordo"
A Vilagarcía antiga
 

HISTORIA DO FERROCARRIL EN CARRIL E VILAGARCÍA DE AROUSA

 

Ferrocarril Compostelano de la Infanta Dña. Isabel. 

 
Así  chamabase ao pequeno camiño de ferro (42 Km.) construído para unir Santiago de Compostela con, naquel entón, moi importante porto de Carril, Madúrase a idea da construción deste pequeno tramo ferroviario, na "Real Sociedade de Amigos do País" da cidade de Santiago, sociedade esta formada por persoas das artes e os negocios. Xestionanse as formalidades necesarias e obtense a concesión do Estado, mediante unha Lei de 7 de Abril de 1861, que asina como Ministro de Fomento, o marqués de la Vega de Armijo e unha Real Orde do 3 de Xaneiro de 1862 confírmaa O enxeñeiro construtor e á vez arrendador da explotación era o inglés Mr. John Stephenson Mould, que máis tarde foi xerente dos tranvías de vía estreita de Madrid, aos que chamaban "cangrexos", As obras concluíron e a tan ansiada inauguración ten lugar o día 15 de setembro de 1873. Era presidente da Cía. D. Eugenio Montero Ríos e como xerente actuaba D. Inocencio Vilardebó. Ese día na estación de Cornes (Santiago), ás doce menos cuarto, o penitenciario da Catedral Sr. Palacios, nun altar situado ao efecto, bendíce as catro locomotoras de dous eixos axustados, que se compraron en Inglaterra, mentres no aire resoan gran cantidade de foguetes. Así mesmo, á mesma hora na estación de Carril sóltase un globo aerostático, en cuia barquilla suxeitáronse uns panos de seda, artisticamente bordados e que ao queimarse os fíos que os suxeitaban, foron caendo, sendo recollidos polos asistentes ao acto.
 
 
A inauguración da nova Estación de Ferrocarril de Vilagarcía de Arousa - 1956
rss feed
El 24 de enero próximo pasado se verificó la inauguración y entrada en servicio de la nueva estación ferroviaria de Villagarcía de Arosa. En el andén principal esperaban el gobernador civil interino; alcalde, con la Corporación municipal en pleno ; ingeniero jefe de Obras Públicas de la provincia e ingenieros y alto personal de la RENFE. Las autoridades y representaciones saludaron al director general de Ferrocarriles, don José de Aguinaga que ostentaba la representación del ministro de Obras Públicas. Con él venían en el convoy el director adjunto de la RENFE, don Faustino P. Villamil; el ingeniero jefe de la División Inspectora, don Luis Gascón y otras personalidades. Después del acto inaugural las autoridades visitaron las dependencias de la nueva estación, deteniéndose en la de espera de primera clase, donde estaban los planos de todas las instalaciones. CARACTERISTICAS DE LA NUEVA ESTACIÓN Las características principales son las siguientes: Un edificio central de cuarenta y ocho metros de fachada, rematado en el frente a los andenes, con un amplio porche, que hace las veces de marquesina. El andén principal tiene doscientos metros de largo. Desde éste, por paso subterráneo, puede pasarse al otro andén central, de igual dimensión, cubierto con marquesina de mariposa....Leer la continuación
Escrito por Revista Ferroviarios •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
A inauguración de la línea férrea Carril- Pontevedra no ano 1899 - Parte III - Final
rss feed
Hemos visto que, solucionados todos los problemas, la línea entre Carril y Pontevedra está pendiente del acto inaugural para entrar en servicio. Habían transcurrido diez años largos desde que la Compañía acudió a la subasta de la obra, el 28 de febrero de 1889, adjudicándose ese mismo día. Trulock no olvidaba nunca que el Ayuntamiento de Santiago no había colaborado económicamente en la prolongación de la línea y que, sin embargo, criticó duramente en la prensa el retraso en la conclusión de la obra. El acto inaugural estuvo, también, sobrecargado de polémica ya que el Ayuntamiento compostelano había incluido el acto en el programa de las fiestas del Apóstol, anunciándolo para el día 22 del mes de julio de 1899. Entonces Trulock, para darse el gustazo de colmar de irritación a la Corporación de Compostela, se acoge a un informe de Fomento señalando que faltaban algunas obras complementarias —alguna señal, agua en algún depósito, etc.— que, aunque no eran esenciales, había que solventar; noticia que, como hemos visto en nuestro anterior artículo, publicó el periódico vilagarciano "El Litoral". Así, cumplida su satisfacción de castigar a la Corporación compostelana, programa por tanto la inauguración para el día 24 de julio, víspera de la festividad de Santiago Apóstol. Avisa a los compostelanos a través de "El Eco de Santiago, enviando un telegrama a la redacción del periódico y dirigido a su director el día 23 a las diez y once minutos....Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
O remate das obras da línea férrea Carril-Pontevedra no ano 1899.
rss feed
Según hemos visto en nuestro comentario anterior, John Trulock, movido por su resentimiento hacia el Ayuntamiento compostelano por su negativa de ayuda económica en la ejecución de la prolongación de la línea a Pontevedra, y aumentado este resentimiento por las críticas que este organismo municipal publicó en prensa debido a la paralización de la obra a consecuencia de las dificultades planteadas por D. Salvador Quiroga Ballesteros, Señor de A Golpelleira en el paso de la línea por sus tierras, decidió trasladar las oficinas de la "The West" a Vilagarcía, población en la que se integró perfectamente, disfrutando mucho de su vida social y familiar. Su disfrute aumentaba con las visitas anuales que los buques de la Armada británica, la "Royal Navy", realizaban a la Ría de Arousa, desembarcando sus marines en nuestro puerto y siendo numerosos los actos sociales que se celebraban en su honor participando Trulock en todos ellos, como buen británico que era. Le producía profunda gracia escuchar a los que refiriéndose a la Compañía Ferroviaria la llamaban "Tevés" y pronunciaban su apellido diciendo "Turulé". Todo esto le hacía sentirse feliz en nuestro pueblo y relegar a un segundo plano, aunque sin olvidarlo nunca, su resentimiento a Santiago. Aunque las negociaciones por el paso de la línea férrea por las tierras de A Golpelleira se complicaron más de lo que estaba previsto. Trulock no abandonó sus quehaceres para ultimar todo lo necesario para la conclusión de la línea. Faltaba menos de un kilómetro para completar e! trazado....Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
O inicio das obras da línea férrea Carril-Pontevedra no ano 1895
rss feed
El día 30 de agosto de 1895 llegaba al Puerto de Vigo el presidente del Consejo de Administración Clarendon G. Hyde en compañía de dos ingenieros ingleses procedentes de Londres a bordo del vapor "NlLE" para tratar de solucionar el problema ocasionado al coincidir en su punto de arranque el puente del ferrocarril Pontevedra-Carril con el puente de la carretera hacia O Grove para cruzar el río Lérez. En el puerto de Vigo, esperándoles, se hallaban el gerente de la línea férrea John Trulock, y el ingeniero ourensano Manuel Tabuenez, autor este último del trazado de la línea Carril-Pontevedra. La noticia del viaje y encuentro, así como de la causa, la publicaba el diario "La Correspondencia Gallega". Este mismo diario decía el 6 de septiembre de ese año de 1895: "Parece ser que, vencidas las dificultades todas será, por fin, un hecho la construcción del ferrocarril de Pontevedra a Carril. Todos estos días pasados estuvieron aquí en esta ciudad reunidos y solucionando todos los problemas existentes los ingenieros ingleses y españoles, llegando al fin a un total acuerdo". Con estas noticias el malestar de la gente, generado anteriormente, se iba calmando ya que efectivamente las obras se inician a buen ritmo. Se llegó finalmente a un acuerdo en cuanto a la ubicación de los dos puentes necesarios para atravesar el rio Lérez y que coincidían en un mismo punto . Hoy el puente de la carretera con salida Sanxenxo y O Grove continúa existiendo y se denomina: "Ponte da Barca". No así el puente para el ferrocarril del que se conservan tan solo dos soportes metálicos....Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
!Por fin ¡… Nuestra nueva Estación de Ferrocarril
rss feed
Como ya sabemos, José María Abalo y Sousa, fundador en 1899 de nuestra Cámara de Comercio, reclamó, en ese año en que iniciaba sus gestiones, "una estación de ferrocarril más moderna y más capaz, con previsión de futuro”, ya que la estación con la que se contaba en aquel entonces era: "pequeña y con escasos servicios, defectos que se ven agravados con la puesta en funcionamiento del tramo hasta Pontevedra, inaugurado el 24 de julio de 1899. La estación que entonces se pretendía, era para ubicarla ya en el mismo lugar en el que se encuentra nuestra estación actual. Estos terrenos pertenecían a la "Golpelleira”, por tanto, José María Abalo mantenía negociaciones en ese momento con Salvador Quiroga Ballesteros, propietario de la finca, llegando a un acuerdo con él para que, de acuerdo con la compañía ferroviaria dirigida por John Trulock, se estudiase la posibilidad de construir en ese lugar la nueva estación con la comodidad, espacio y servicios que se pretendían. Se formó una comisión para entregar personalmente al Gobierno el estudio realizado de la obra y entorno. La Dirección General de Obras Públicas disponía de un plazo de cuatro meses para presentar el proyecto detallado de la estación. En vista de que transcurría el tiempo y no se recibía nada se telegrafió a un buen amigo de José María Abalo, para que interceda y pueda cumplirse lo que la ley prescribe. Este amigo era ni más ni menos que el ministro de Agricultura, D. Rafael Gasset. Pero las protestas y enfrentamientos de cientos de person...Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   0 comentarios
ANO 1866 - Picar imaxe para ampliar
Vign_estacion_de_carril-lanczos3
 
John Trulock, su familia en Vilagarcía
rss feed
Trulock se sentía contento con su labor al frente de "The West Galicia Railway Company” a pesar de todos los graves problemas con los que tuvo que enfrentarse y que afortunadamente, gracias a su tesón, se hablan podido superar. Por ello se sentía feliz después de haber sufrido tanto...Ahora podía disfrutar al observar como este ferrocarril significaba progreso para todas las comarcas que abarcaba y, de manera especial, para una población en la que él y su familia se encontraban muy a gusto: Vilagarcía. Decía habitualmente en sus charlas que estaba totalmente de acuerdo con lo dicho por el gran banquero, abogado y político malagueño José de Salamanca en la inauguración del segundo ferrocarril español (Madrid-Aranjuez), el 9 de febrero de 1851. El acto estuvo presidido por Su Majestad la Reina Isabel ll y en él Salamanca dijo: "Allí donde una locomotora llegue, llegará también con ella el comercio y la cultura". Trulock ponía como ejemplo de esta frase a Vilagarcía, que estaba aumentando en habitantes y comercios, y se comenzaba con la puesta en marcha de grandes proyectos, todo ello dentro de un clima de prosperidad y modernidad. Vilagarcía, decía, tiene una burguesía local dedicada a actividades mercantiles y, además, esta nueva élite empresarial reside en la zona y sus intereses coinciden con los de la población". Añadía también que "en sus Sociedades de Recreo se celebran sesiones de opereta y llama poderosamente la atención la religiosidad con que se escucha la buena música, comparable a las sesiones del Teatro Real de M...Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Vign_plano_ferrocarril
 
As características da nova Estación de Ferrocarril de Vilagarcía de Arousa
rss feed
Un edificio central de 48 metros de fachada, rematado en el frente а los andenes con un amplio porche, que hace las veces de marquesina. Е! andén principal tiene 200 metros de largo Desde éstе, por paso subterráneo, puede pasarse al otro andén central de igual dimensión cubierto con marquesina de mariposa Las vías son cinco de circulación, siete de apartaderos muelles у muertas y otras más directas con los talleres de !а RENFE que están situados frente а la vieja estación. Contiguo al edificio principal de la estación hay otro para servicios; en el primero de ellos, la distribución de la planta baja es como sigue : despachos del jefe y del subjefe, telégrafos, librería, salas de espera para las tres clases, vestíbulos con ventanillas para despacho de billetes y facturación de equipajes, deposito de éstos, oficina de la Policía gubernativa, secretaria de estadística, gabinete sanitario y sala de aseo. La parte alta se distribuye en tres viviendas para el jefe y otros funcionarios. Е! edificio de servicios, además de los propios para señoras y caballeros, en la planta baja se instalaron los de lаmрегíа, material móvil, construcción eléctrica y carbonera. Еn lа planta alta, los dormitorios para agentes. Los almacenes para mercancías de gran velocidad tienen 97 metros de largo por 12 de ancho, mientras que los de pequeña velocidad son del mismo ancho у 107 metros de longitud. Contiguo а este hay un muelle cubierto para pescado con acceso directo para camiones, asi como una rampa para facilitar la carga y descarga de vehículos que han de ser transpor...Leer la continuación
Escrito por Descoñecido •   Agregar un comentario   0 comentarios
 

HISTORIA DO FERROCARRIL - IMAXES : 38

 
 

FOTO DA CHEGADA DE ALFONSO XIII  A ANTIGA ESTACIÓN DE CARRIL NA SÚA PRIMEIRA VISITA A CORTEGADA

24 DE SETEMBRO DO ANO 1907 - Cesión : Tito Rey Porto

Vign_Alfonso_XIII_EN_LA_ESTACION
 
El Ferrocarril, una fecha histórica
rss feed
En aquel lejano 15 de Septiembre del año 1.873, tanto las estaciones "término" de Carril y la de Cornes, como las "intermedias" del recorrido, lucían, banderines, gallardetes, estandartes y otros embellecimientos en los edificios e instalaciones ferroviarias. Y no era para menos, después de 11 años (interrumpidos), que duraron las obras de este primer ferrocarril gallego. De la estación de Cornes salió el tren inaugural que fue parando en todas las estaciones del recorrido, llegando por la tarde a Carril. Pero antes de la partida del convoy inaugural, lleno de autoridades, personajes de la época y de directivos de la compañía ferroviaria, fueron bendecidas las instalaciones y las locomotoras que allí se encontraban. Entre los actos celebrados en la estación de Carril, destaca una suelta de un globo aerostático cargado con paños de seda con grafías alusivas a ese acto, que fueran "cayendo" sobre los convidados a esa celebración (uno de estes paños de sea, donado por el Sr. Suárez, se encuentra expuesto en la Fundación Camilo Jose Cela. BREVE APUNTE HISTÓRICO En 1.873, fue inaugurado el primer ferrocarril de Galicia, concretamente el día 15 de Septiembre, celebrándose dos espectaculares actos simultáneos en sus Estaciones extremas, CORNES al Norte y CARRIL al Sur. Las Obras habían comenzado once años antes, y estuvieron a cargo del inglés Mr. John Stephenson Mould, más tarde arrendador de la explotación, y de su socio el italiano D. Camilo Bertori...Leer la continuación
Escrito por A.C.A.F. •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
A ANTIGA ESTACIÓN PROVISIONAL DE CARRIL
Era a finais do século XIX. As primeiras estacións de Ferrocarril facíanse de madeira. Carril tivo unha estación provisional. A imaxe vén reflectida no xornal "Nuevo Mundo", na súa edición do día 9 de Agosto do ano 1899.
Vign_Copia_de_Estacion_provisional_Carril
 
El primer ferrocarril de Galicia: Cornes-Carril

El primer ferrocarril de Galicia: Cornes-Carril - Picar aspa para ampliar as imaxes

31/03/2014 19:51:30
Gran trascendencia para el progreso y el desarrollo económico de la Villa fue la  inauguración del primer ferrocarril de Galicia, obra impulsada por el Ayuntamiento Constitucional de Carril y por la Sociedad de Amigos del País , de la ciudad de Santiago, que promovieron la línea férrea de Carril a Santiago de Compostela. Esta sociedad, formada por personajes de gran importancia en las artes y en los negocios, estaba presidida por don Eugenio Montero Ríos, Diputado en las Cortes Constituyentes de 1868 y Ministro de Gracia y Justicia en 1870.
 
      La concesión había sido otorgada por una Ley firmada el día 7 de Abril de 1861, por el Ministro de Fomento, el Marqués de la Vega y Armijo y transferida para la construcción de la misma a la Sociedad del Ferrocarril Compostelano de la Infanta Doña Isabel, de Santiago al Puerto de Carril, que se había constituido por Decreto de 11 de Septiembre de 1861, siendo Ministro de Fomento Alonso Martínez;  eran concesionarios de la misma don Joaquín Caballero Piñeiro, don Domingo Fontán Rodríguez  y don Inocencio Vilardebó. La mencionada Ley fue confirmada por una Real Orden de 3 de Enero de 1862. Se había autorizado la formación de una Sociedad Anónima, con un capital de veinticinco millones de reales, de los cuales la mitad se constituía por acciones de 500 reales y el resto por obligaciones al 6%. Por rara coincidencia, fue empresario constructor del ferrocarril Juan Stephenson Mould, del mismo apellido de los inventores.
 
     El 16 de Marzo de 1862, siendo Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Carril, don Salvador Buhigas Prat, se reunió la Corporación en sesión extraordinaria para adoptar acuerdos en relación con la inminencia de la inauguración de las obras de arranque en el sitio llamado La Rosa, al Norte de las calles Cervantes, Victoria y Castillejos. “Se hacía preciso reconstruir las calles, hacerlas viables, rompiendo a pico y aún a barreno las peñas que existen y estorban el paso por ellas” y se tomó el acuerdo de “echar mano de todos los canteros que trabajasen en el muelle y en cualquier otra obra, así como de los jornales y mujeres que se considerasen precisos”. 
 
 
 
 
      En efecto, a los 15 días de haber adoptado el acuerdo, mediante el gasto de 3.873 reales, se dejaron explanadas las calles y las obras del ferrocarril se inauguraron el 30 de Marzo, con “lucida representación de autoridades civiles, militares, y eclesiásticas de Pontevedra, Santiago, Carril, Villagarcía, Universidad, Sociedad Económica, etc.”  
      La construcción de esta línea ferroviaria  se había comenzado el 30 de Marzo de 1862, hecho que es puesto en conocimiento de la ciudad de Santiago de Compostela por medio de un bando de su  alcalde , don Fernando Núñez, en el que dice “Al pueblo Compostelano pertenece entera la gloria por haberse atrevido a concebir, desarrollar y llegar al estado actual, un proyecto tan grandioso y presagio halagüeño de un porvenir feliz para esta ciudad”.
 
         Esta sociedad, en la que participaban accionistas ingleses, emigrantes de Cuba y vecinos de Carril y Santiago, obtuvo la concesión por Real Decreto del 8 de Agosto de 1863, que dice así :
 “Vengo en autorizar la constitución de la SOCIEDAD DEL FERROCARRIL COMPOSTELANO DE LA INFANTA ISABEL, de  Santiago al puerto de Carril, a la que transfiere la concesión  de la expresada línea”.  
 
      La duración de la concesión era de 99 años y el capital social inicial de 25 millones de Reales de Vellón.
      El presidente del Consejo de Administración de la Compañía era el Excmo. Sr. Don Juan Ozores Valderrama, Señor de Rubianes, y el Gerente don Inocencio Villardebó.    
        
      El proyecto fue elaborado por el ingeniero inglés Thomás Rumball y las obras estuvieron a cargo de otro súbdito británico llamado Jhon Stephenson Mould y de su socio italiano Camilo Bertorini, y también interviene el inglés Mr. Stone; fueron destajistas unos españoles en sociedad: los señores Aldalud, Rodríguez y Cía.
      La línea tenía 42 Kms. de recorrido, que recorrían las orillas del río Ulla hasta la Veiga de Padrón para cruzar después las comarcas de O Ullán y A Amahía; contaba con dos túneles, en el Faramello y Conxo, y dos puentes metálicos, uno entre Pontecesures y Padrón y el otro en Cornes, conocido como “A Ponte de Ferro”.  
 
      En el año 1866, a causa de haber surgido algunos problemas financieros, las obras sufrieron una paralización por haberse retirado de la compañía de algunos accionistas gallegos. 
Para la continuación de las mismas fue preciso recurrir a la ayuda del Estado español y a un préstamo, conseguido por Mr. Mould en Inglaterra, concedido por el “Crédit Forreier” de Londres. 
 
   Esto habría de provocar una serie de enfrentamientos con los demás miembros de la sociedad, debido a que en las cuentas correspondientes al primer año figuraba un reparto de los productos que representaba la adjudicación a Mr. Mould del 60%,  en compensación de los gastos efectuados por él y el 40% a cuenta de sus créditos. Se quedaba, como se ve, con el total. Se suscitó un pleito, que gano la Compañía, quedando fuera Mr. Mould. 
      El 31 de Enero de 1871 fueron reiniciadas nuevamente las obras; se terminaron en 1872 con una variante que consistía en prolongar la línea 2 kilómetros hacia Villagarcía, emplazándose la estación en el lugar denominado La Alameda, como complemento, en Municipio, de una vía de enlace con el muelle, obra que se presupuestaba en 97.289 pts. Obtenida la cesión, surgieron dificultades que determinaron el emplazamiento  indefinido del ramal.      El 15 de septiembre del año 1873, siendo Montero Ríos presidente de la Sociedad del Ferrocarril Compostelano de la Infanta Isabel, tiene lugar la inauguración de esta línea férrea, que unía las estaciones de Cornes en Santiago de Compostela y de Carril; para asistir a este acto llegó de la Corte un gran número de personajes, que pudieron contemplar por primera vez la belleza de la ría de Arosa y, sobre todo, la maravillosa isla de Cortegada.
 
 
      En un pañuelo, de 45 por 45 centímetros,  que guardaba el propietario de “Establecimientos El Hogar”, don Joaquín Porto Casas, en cuyo centro figuraba una locomotora primitiva, echando humo; había una leyenda que decía: “El Ayuntamiento popular de Santiago, en la inauguración del Ferro-Carril Compostelano - Primero en Galicia - Septiembre 15 de 1873 - Lit. J. Osterberger, Santiago”; debajo había una nota explicativa: “Pañuelo de seda que, en unión de otros muchos, fue prendido del gran globo que anunció en toda Galicia el nacimiento de su primera línea de ferrocarril, Santiago e Compostela - Santiago de Carril”. 
 
      Pasaron 30 años antes que el primer ferrocarril de Galicia  prolongara su tramo de vía, de 32 Km. hasta Pontevedra, que será inaugurado el 24 de Julio de 1899, quedando comunicado desde esa fecha Santiago, Carril, Villagarcía y Pontevedra, para enlazar con la red general de España, a través de Redondela.
       En el año 1880 se hizo cargo de la Gerencia de la Compañía Mr. John Trulock, abuelo del Premio Nobel de Literatura, Camilo J. Cela Trulock, que, curiosamente, era muy amigo de don José Mª Abalo y SouÇa, gerente de la primera compañía ferroviaria portuguesa, denominada “Beira Alta”, circunstancia que fue motivo de un intercambio técnico, económico y de apoyo entre ambas compañías. Precisamente, fue Don José Mª quien regaló a Mr. Trulock la famosa locomotora de vapor de rodaje, 0-3-0, denominada “Beira Alta”, que este utilizaba como vehículo particular para inspeccionar las obras de construcción de la línea férrea; esta locomotora se encuentra actualmente en la “Fundación Camilo J. Cela” de Iria Flavia (Padrón), y, habiendo sido bautizada con el nombre del río Sar, era conocida por los ferroviarios como  la “Sarita”, a causa de su pequeño tamaño.      
      La “Sarita”  había sido fabricada  en Inglaterra en 1880 por la “HUNSLET EGINE”, que era un taller especializado en la fabricación de pequeñas locomotoras de maniobras, y adquirida por la citada compañía portuguesa de “Beira Alta”, por mediación de la “Societé Financiére de París”. 
      En 1886, la compañía cambió el nombre por el de “The West Galicia Railway Company Limited”, momento en que el gerente de la Compañía portuguesa regaló esta locomotora en prueba de amistad y como homenaje a Mr. Trulock; precisamente, por ser un regalo personal la Compañía “The West Galicia” no le asignó el número de orden que le pertenecería. Su primer maquinista fue don Joaquín Porto Codesido, que había sido enviado a Inglaterra por Mr. Trulock para que aprendiera el manejo de la misma. 
      Tras el cambio de nombre de  Compañía, el domicilio social y el Consejo de Administración se trasladaron a Londres, siendo presidente de la misma Mr. Clarendon G. Hyde; no obstante, la Gerencia permaneció siempre en Villagarcía.
             Poco tiempo duró la Sociedad del Ferrocarril Compostelano ya que fue traspasada a la compañía inglesa “The Coruña-Santiago and Peninsular Rail Way Company Limited”.
      En la edición de “Galicia Nueva”, correspondiente al día 11 de Enero de 1923, se lee:
 
NOTICIAS
      Para regir el sindicato que tienen constituído los empleados del ferrocarril “The West Galicia” ha sido nombrada la siguiente directiva: Presidente, don José Quintáns Rey; Vicepresidente, don Jesús Ameneiro; Secretario, don Segundo Villar. Vocales: don Alfredo Pérez, don Juan Quintáns Abalo, don Ramón Bóveda Herrero y don Manuel Castiñeira.     
      
      Pero en Carril también hubo un tranvía, pues el 8 de Marzo de 1900 “el arrendatario del puesto de consumos de la villa de Carril, D. Gonzalo Iglesias, ha recurrido en instancia al Sr. Gobernador Civil, manifestando que, habiéndose concedido a la empresa del Ferrocarril de Pontevedra a Santiago autorización para construir un tranvía de tracción animal desde la estación de Carril al Puerto del mismo pueblo, sólo por el año 1999, para el transporte del material para la línea en construcción de dicha villa a esta capital, y transcurrido con exceso el plazo de concesión, continúa usándose el referido tranvía, no sólo por la expresada compañía, sino también por los particulares, por lo cual causa al recurrente perjuicios de consideración en sus derechos como arrendatario del impuesto de consumos y del peso”. 
 
b) La Estación del Ferrocarril
      Decisión importante fue la ubicación de la estación; por su situación topográfica, Carril no tenía otras zonas de expansión que hacia la Fuente Santa, por el NE., o hacia Villagarcía, por el S., pues por el E. se interpone el cerro de El Castro, estribación de Giabre, con más de 50 metros de cota. Las obras se terminaron en 1872 con una variante que consistía en prolongar la línea 2 kilómetros hacia Villagarcía, emplazándose la estación en el lugar denominado La Alameda.
      En 1862 se hallaba próxima la terminación del magnífico muelle de piedra, declarado “modelo” por su solidez (no en vano hubo de costar la ruina del contratista José Benito Abalo); se construye la carretera de Caldas (Chapa), que establece la comunicación hacia el interior por el Sur,  y se inician los trabajos del Ferrocarril Compostelano que lo pone en comunicación rápida y directa con la antigua capital de Galicia.
      Todos estos factores determinantes de un gran progreso material, no fueron suficientes a evitar su estancamiento y su decadencia incluso, atribuida al emplazamiento de la estación ferroviaria. 
      “Villagarcía, entretanto, como capital de provincia marítima, ejerce una vasta jurisdicción que comprende puertos tan importantes como Sanjenjo, Portonovo, Grove, Santa Eugenia, Caramiñal, Cabo de Cruz, Abanqueiro, Rianjo, Noya, Padrón, Cesures, Carril, Villagarcía y Cambados. Para todos los asuntos relacionados con las levas, cuestiones de pesca, inscripción de embarcaciones, etc. es forzoso acudir a Villagarcía; desde 1746 goza de las franquicias de un mercado libre de gran concurrencia, que de ambulante se va transformando en estable, a medida que va creciendo su población. Establecidas las comunicaciones fáciles, se inicia como estación veraniega.
      Es estas condiciones los dos pueblos, tan vecinos, luchan por el predominio, el que habría de resolverse a favor del mejor emplazamiento”
      “Por su situación topográfica - continúa diciendo Del Río Candamo -, Carril no tiene otras zonas de expansión que hacia Villagarcía, por el Sur, o hacia la Fuente Santa, por el Nordeste, ya que por el Este se interpone el cerro de El Castro, estribación de Giabre, con más de 50 metros de cota”.
      Por su parte, en Villagarcía no permanecían ociosos, pues, con fecha 15 de Diciembre de 1899, la Cámara de Comercio envió un oficio a la de La Coruña, “interesando que telegrafíe a los diputados por aquella capital  para que influyan en el sentido para que se falle por el Tribunal de lo Contencioso Administrativo a favor de aquel pueblo, un asunto pendiente relativo a que se establezca allí la estación del Ferrocarril en la línea Santiago a Pontevedra”; sin embargo, la Cámara no podía hacer nada en ese sentido, ya que se trataba de un asunto sometido a la decisión de un tribunal, por lo que tenía que seguir sus trámites corrientes. 
      Aún,  el día 29 de Enero de 1900, la comisión de Villagarcía que gestionaba en Madrid la construcción de la estación del Ferrocarril de Santiago a Pontevedra, visitó a los señores Villaverde, Marqués de Pidal y otros para presentarles una exposición de motivos pidiendo la instalación de una estación en La Golpelleira.    
      El día 7 de Abril de 1900, el Tribunal de lo Contencioso dictó sentencia favorable en este pleito seguido por varios vecinos de Villagarcía contra la compañía del Ferrocarril de Pontevedra a Santiago por negarse ésta a la construcción de una estación en Villagarcía; en una R. O. del Ministerio se confirmaba la obligación que tenia la compañía Ferroviaria de Pontevedra a Carril de construir la estación de Villagarcía. Con este motivo hubo una reunión en la Casa Consistorial de Villagarcía, celebrando la noticia con iluminaciones, música y bombas. El Alcalde sacó un bando que decía: “Es la disposición anterior un nuevo triunfo de la Justicia y el derecho. Esta alcaldía hace público para conocimiento y satisfacción de todos los vecinos de Villagarcía”.
      También en estas fechas, la Dirección General de Obras Públicas adjudicó la subasta de la obra del primer trozo de la carretera de Puentecesures al Puerto de Carril a Don José Serra Colulú, por la cantidad de 111.000 pesetas. 
      Mientras tanto, Villagarcía, como capital de provincia marítima, ejercía una vasta jurisdicción sobre numerosos puertos y para todos los asuntos relacionados con ellos era forzoso acudir a esta ciudad que, con comunicaciones fáciles, se convirtió en estación veraniega, logrando el predominio.
       En el libro de actas del ex Municipio de Carril, año 1908, hay una nota marginal, escrita de mano maestra, que es todo un lamento y una condenación; dice así: “¡Fatalidad para Carril que la Estación no se hubiese enclavado en la Rosa!”. 
      Así fue pues, al emplazarse la Estación en La Alameda, se orientaron el movimiento y la vida hacia Villagarcía, convirtiendo a esta población en el punto de enlace entre Santiago y Pontevedra; el trayecto entre la Estación y Villagarcía comenzó rápidamente a poblarse de casas, incrementándose el progreso local.
      Carril se dio cuenta un poco tarde del error cometido y, después de un intento de defender su puerto, transigió en unirse a Villagarcía, par lo cual se proyectó el ensanche por la zona de La Alameda, “considerando las ventajas que va a recibir convirtiéndole los solares para que los vecinos y forasteros pudieran construir edificios, conforme al método y gusto que están dispuestos por regla general, así como Villagarcía, porque muy luego se unirán ambas poblaciones y formarán una de las mejores de Galicia”. Así razonaba la Corporación, en trance de solicitar del Gobernador la aprobación de un proyecto de trazado de calles y división en solares de la zona denominada Alameda, “comprendida entre la Vega de Lamas  y el límite o demarcación del distrito de Villagarcía, por el vendaval Norte y Levante; antes y después del terreno cedido y marcado a Salvador Buhigas para la fábrica de los fósforos, que ya está construida” .
      El madrileño, Manuel Lafont solicitó un solar para construir un chalet fuera del estilo que se usaba en el país, pero luego se decidió por un proyecto de urbanización de aquella zona mencionada solicitando la concesión de los terrenos “para hacerlos productivos y obrar en ellos”. La Corporación contestó al “aprovechado madrileño” dándole efusivas gracias por el celo e interés demostrado por el aumento y prosperidad de Carril, pero sintiendo no poder resolver de inmediato asunto tan delicado y de trascendencia, necesitando tiempo para hacerlo con acierto, “a fin de no exponerse a perjudicar intereses generales del Municipio que representaba”; era Alcalde Benito Abalo. La resolución sería adoptada 46 años más tarde, enajenando el Ayuntamiento los solares, entre ellos la zona de 230 metros de largo que en 1930 rescató el Ayuntamiento de Villagarcía para la Playa de Compostela.
      El día 9 de Marzo de 1900 se inauguró la nueva estación de la línea férrea de Carril, instalándose en ella las oficinas de la misma; también estaban avanzadas las obras de otros pabellones para almacenes y demás necesidades de la línea. Y el día 24 de este mismo mes y año, el Ayuntamiento de Carril solicitó el apoyo de la Cámara de Comercio de Santiago para establecer un ramal desde la estación ferroviaria hasta el muelle.
      Mr. John Trulock falleció el día 8 de Junio de 1919; en la esquela que insertó la Compañía en “Galicia Nueva”  figuraban su viuda, Josefina Bertorini; hijos María, Margarita, Juan, Camila, Mª  del Carmen, Ana y Jorge; hermanos políticos don Camilo Cela y don Eduardo R. Losada. También se anunciaba que para asistir al los funerales, saldría un tren desde Carril, a las 11’10 horas, con regreso a las 12’30 h. 
 
Escrito por Blogger •   Agregar un comentario   0 comentarios





 

FERROCARRIL COMPOSTELANO - SANTIAGO - PUERTO DE CARRIL - MAPA

Vign_MAPA_TRROCARRIL
 
La entrañable locomotora "Sarita" na antiga estación de Carril
rss feed
Fue la "SAR", una locomotora mítica dentro de la historia del primer ferrocarril de Galicia. Todos los que contemplaron como "cuarteaba" contoneándose orgullosamente con su penacho de vapor, la piropearon humanizándola con el cariñoso diminutivo (curiosamente en castellano) de "SARITA" , siendo así conocida por todos los amantes del ferrocarril. Fueron muchas las anécdotas que se le atribuyeron, rodeándola de una cierta aureola de leyenda.
Se fabricó en Inglaterra en 1880 por la "HUNSLET EWGINZ" ,taller especializado en pequeñas locomotoras de maniobras. Fue adquirida a través de la "Societé Financiere de Paris", para la Compañía portuguesa de "BEIRA ALTA", quien con este nombre la denominó.
Cuando el 11 de Abril de 1886 la primitiva Compañía del "FERROCARRIL COMPOSTELANO DE LA INFANTA DOÑA ISABEL se convirtió en la "THE WEST GALICIA RAILWAY COMPANY"; el Sr. gerente de la Cía. Portuguesa de "'BEIRA ALTA" como homenaje y haciendo gala de la gran amistad que le unía con D. John Trulock, gerente de la "THE WEST GALIGIA" por aquel entonces, le hace entrega de un obsequio, la locomotora, que representaba y llevaba el nombre de su Cía.
Recibió el Sr. Trulock el regalo y bautizó a la locomotora con el nombre del rio coruñés "SAR".
Mr. Jonh Trulock fue abuelo del Académico y Premio Nobel de literatura, Don Camilo José Cela .Dicen de él los que lo conocieron, que era persona muy amable, pero rigurosa en el cumplimiento los deberes para el buen funcionamiento de la Cia.
En todas las estaciones del recorrido ordenó colocar unos carteles con las frases: "LOS QUE LLEGAN RETRASADOS AL TRABAJO SIEMPRE SON LOS MISMOS", "UN SITIO PARA CADA COSA, CADA COSA EN SU SITIO" "LAS MAQUINAS POCO LIMPIAS, SOLO SE PRESTAN A PERSONAS SUCIAS", "LA PUNTUALIDAD ES UNA GRAN VIRTUD EN LAS PERSONAS".
Como hemos expresado, la locomotora "SAR" fue un...Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
A LOCOMOTORA "SARITA" 
Coñecida como a locomotora do avó de Cela, John Trulock, a locomotora Sar, fabricada en Leeds, chegou ao porto de Lisboa en 1880 para aprestar servizo nos ferrocarrís de Beira Alta. O presidente desta concesión e da Cámara de Comercio de Vilagarcía, José María Abalo e Souça, regalou esta locomotora a John Trulock e foi rebautizada co nome de 'Sar', que derivou na xa coñecida 'Sarita'. A máquina empezou a ser coñecida como a locomotora do xerente, que a utilizaba para os seus desprazamentos. Tras a morte de Trulock, a máquina destinouse ao servizo de maniobras da estación de Carril e a súa última viaxe foi en 1968, facendo o traxecto Vigo-Vilagarcía. De  Treneando
 
 
A Locomotora "Sarita" - Imaxes
A historia do Ferrocarril
rss feed

A historia do Ferrocarril

08/06/2011 00:27:03
Ferrocarril Carril-Cornes.

Inauguración de la línea el 15 de septiembre de 1873 .

Con los antecedentes de la Orden de 1852 del Ministerio de Fomento para promover el ferrocarril en Galicia y la Ley General de Ferrocarriles aprobada el 3 de junio de 1855, y la estafa de la licitación y compra de derechos ferroviarios para revenderlos sin construir un solo kilómetro (operación financiera en la que participó el ferrolano y ex-alcalde coruñés Juan Flórez Freire junto a Juan Martínez Picabia, entre otros), el 25 de febrero de 1860 se creaba en Santiago de Compostela la llamada Junta Ferroviaria, presidida por Joaquín Caballero Piñeiro y formada por representantes del Ayuntamiento de Santiago de Compostela y de la Sociedad Económica de Amigos del País con el fin de fundar una compañía ferroviaria para tender una línea férrea entre Santiago y el mar de Arousa.
Tras la presentación y el debate en el Congreso de los Diputados, el 4 de febrero de 1861 se aprobaba por unanimidad la concesión de una línea férrea entre Santiago y Pontecesures, y el 7 de abril de 1861 se otorgaba por Decreto Ley la concesión a los señores Domingo Fontán, Inocencio Vilardebó y Joaquín Caballero.

Con asistencia de las corporaciones municipales de Santiago de Compostela y de Santiago de Carril, del Presidente de la Diputación de Pontevedra y de representantes de la Universidad de Santiago y de la Sociedad Económica de Amigos del País, el 30 de marzo de 1862 se inauguraban en Carril las obras de la primera línea ferroviaria gallega. El alcalde compostelano publicó un...Leer la continuación
Escrito por Arquivo Amigos Fe...  Agregar un comentario   1 comentarios
 

Vídeo de la construcción de los Talleres de Renfe en Vilagarcia de Arousa en los años 40
Archivos históricos de Renfe - Realización : Daniel de Linos

 
De ‘The West Galicia Railway’ al ‘Hospedaje de Francisco Porto’
rss feed
En la segunda mitad del siglo XIX, el matrimonio formado por nuestros bisabuelos, Francisco Porto Codesido y Carmen Rey Formoso, regentaba el ‘Hospedaje de Francisco Porto’ que, situado inicialmente al lado de la primigenia Estación de Ferrocarril (hoy reconvertida en Museo del Ferrocarril), continuó su actividad en la casa familiar, otrora hospedaje de reconocido prestigio, donde algunas familias influyentes de la época pasaban sus vacaciones estivales. El trato amable y familiar que Francisco y Carmen le dispensaban a sus huéspedes, unido a la excelencia y exquisitez de su cocina, determinaba la notoriedad y el prestigio de aquel establecimiento. Uno de los menús que tenía gran aceptación, cuyo importe ascendía a la, hoy increíble, cantidad de nueve pesetas, incluía: pescado, un pollo entero, postre, café y copa. También un cigarro puro, obsequio de la casa. No es de extrañar, por tanto, que el restaurante estuviera siempre a rebosar. Aquella desbordante afluencia de comensales les obligó a contratar personal. Uno de los contratados, Edelmiro, el cocinero, era vecino del lugar de Godos. Hombre polifacético, que también ejercía de jardinero, de peluquero… Es decir, lo que hoy denominamos: un todoterreno. Años más tarde, el bueno de Edelmiro decidió marcharse a la República Argentina, a probar fortuna. Y, lo qué son las cosas, transcurrido el tiempo, llegó a ser el cocinero personal del presidente de la nación. Francisco Porto Codesido, el patriarca de la familia, era un hombre d...Leer la continuación
Escrito por Roberto - Juan Ca...  Agregar un comentario   10 comentarios
 
Nuestros Talleres Ferroviarios. (Historia)
rss feed
Cuando John Trulock se hace cargo de la compañía ferroviaria en 1880, prepara bien los edificios que servían como cochera y almacén de nuestra antigua estación, habilitándolos, y, en 1886, cuando la Compañía pasa a denominarse “The West Galicia Railway Company”, destinándolos a taller. Prestaron desde entonces un gran servicio en el mantenimiento del material de tracción y remolcado de la línea. Trulock se preocupó también de que el almacén del taller estuviese dotado, en aquel entonces, de gran cantidad de material de repuesto de todo tipo, garantizándose así que tales reparaciones se realizaran con premura y eficacia.

Estos primitivos talleres estuvieron activos desde su fundación hasta el año 1934, en que cesaron en su operatividad as ser trasladados su maquinaria y su personal al Depósito de Máquinas de Vigo. Fueron trasladados a la ciudad de Vigo 8 parejas de conducción, 21 agentes y 8 auxiliares; en total 45 personas. Quedaron únicamente en la reserva de nuestra antigua estación un maquinista y un fogonero.
Las dependencias de los talleres fueron usadas como almacén de aceites y carbones, para repostar las locomotoras. Los tipos de carbón que se almacenaban eran : menudo, procedente de Ponferrada; briqueta, de Vigo; y cribado, inglés: Realizaba el control de entrada y salida de este material almacenado el maquinista que quedó destinado en la reserva de esta estación.
Al comenzar la “Guerra Civil”, en 1936, en vista de los pocos medios con que se contaba para atender a la reparación del material móvil, se acondicionaron de nuevo los talleres. Ya en 1937, una vez rehabilitados, reanudaron su actividad.
En 1940, se proyecta edificar aprovechando el mismo emplazamiento y ampliándolo, con la adquisición de terrenos limítrofes, un nuevo taller, que se dedicaría a la gran r...Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
El famoso tren de Varela
rss feed

El famoso tren de Varela

18/12/2012 20:14:24
Maquinista mítico: “Varela”, José Ramón Varela . Este buen y esforzado maquinista hizo famoso un tren que, a diario, salía de la estación de Carril a las 7:20 horas con dirección de Cornes (Santiago), llegando a esta primitiva estación compostelana a las 09,00 horas. Este tren iniciaba su regreso a Carril por la tarde, saliendo de Cornes a las 16,00 h. para llegar a nuestra antigua estación a las 17,40 horas: Era el tren que todo el mundo denominaba “O tren de Varela” José Ramón Varela nació en Carril el 4 de diciembre de 1880. Desde niño trabajó en barcos de cabotaje. Se casó también en Carril, el 2 de agosto de 1906 con Herminia Ramos Giráldez, con la que tuvo once hijos. Dos de ellos, Manolo y Luciano, fallecieron muy jovencitos. Luego figuran Ramona, Emilio, Encarnación, Pepe, Andrés, Ángel, Herminia, Román y Secundino. Algunos de ellos siguieron la tradición y fueron ferroviarios como su padre. Emilio comenzó de fogonero como su progenitor. Durante los años de la guerra civil, fue destinado, con este mismo cargo y misión, a realizar trenes de material de guerra y tropas al frente del Ebro (Zaragoza, Teruel, etc.). Luego fue auxiliar de depósito de locomotoras de Ourense, ya con tracción diesel. Pepe fue oficial de oficio después de la guerra, ya con Renfe. Ángel, finalizada la contienda, fue fogonero con sus hermanos Emilio y Román, en tiempos de la tracción vapor. Luego pasó a ser ayudante, también con estos maquinistas hermanos, en la época de comienzo de la tracción diesel. Realizó muchos servicios en los trenes TER. Román, gran amigo del que esto escribe y compañero en la Asociación “Arousa Tren”, Amigos del Ferrocarril-ATAF- comenzó desde niño a prestar ayuda a s...Leer la continuación
Escrito por Manuel Suárez Fue...  Agregar un comentario   2 comentarios
 

INVENTARIO DE LOCOMOTORAS DE VAPOR EN GALICIA

A pesar de que el conjunto de locomotoras de vapor de Galicia es actualmente escaso, existen iniciativas de conservación de interés que poco a poco están recuperando patrimonio. El Museo Ferrocarrilero “John Trulock” dependiente de la Fundación Cela, desarrolló una pequeña exposición sobre el ferrocarril cuya continuidad no está confirmada. Es sobre todo el Museo del Ferrocarril de Monforte, que ha restaurado diverso material incluso a estado de marcha, el que permite ser moderadamente optimista sobre el desarrollo de la preservación ferroviaria en Galicia.

 
Museo do Ferrocarril - Antiga Estación de Carril
 
 

HISTORIA DO FERROCARRIL

 

JOHN TRULOCK

Gerente de la compañía West Galicia con su nieto Camilo José Cela en brazos

Vign_john_trulock
 
Vign_IMG_20161022_154308
 
Vign_IMG_20161022_154344
 
Vign_56381780
 

FRANCISCO PORTO CODESIDO MAQUINISTA DA LOCOMOTORA "SARITA"

15 DE SETEMBRO DE 1910

Vign_1910
 
Vign_BILLETE_RENFE
 
Vign_Postal1
 

Artigo sobre a inauguración do Ferrocarril - 1873

Picar na imaxe

Vign_inauguracion_ferrocarril
 
Vign_Ferrocarril_2b_Recibimiento_a_la_Comision_Gestora_de_Cortegada

Fue un 15 de septiembre de 1873 cuando a las 11.45 se celebraban dos espectaculares actos en sus estaciones extremas, Cornes, perteneciente entonces al Ayuntamiento de Conxo (actualmente Santiago), y Carril (perteneciente al Ayuntamiento de Santiago de Carril, hoy Vilagarcía de Arousa). Dentro del contexto español, en 1837 se inaugura el primer ferrocarril español en La Habana, y en 1848 el primer ferrocarril peninsular entre Barcelona-Mataró (por lo tanto 25 años de retraso sobre este último). 

Las obras comenzaron trece años antes y estuvieron a cargo del inglés Mr. John Stephenson Mould, más tarde arrendador de la explotación, y de su socio italiano D. Camilo Bertorini. Impulsado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País, la concesión fue otorgada en 1861, y transferida a la compañía que había de explotarla en 1863, constituida con el pomposo nombre de Sociedad del Ferro-Carril Compostelano de la Infanta Doña Isabel de Santiago al puerto de Carril. 
En sus 42 km. de recorrido bordea la ría de Arousa, y los ríos Ulla y Sar. Las infraestructuras mas destacadas son: los túneles de Faramello y Conxo y dos puentes metálicos en Conxo y entre Pontecesures y Padrón sobre el Ulla. Tenía siete estaciones intermedias: Carril, Catoira, Pontecesures, Padrón, Esclavitude, Osebe y Casal, formando parte de lo que actualmente se denomina Eje Atlántico desde la frontera lusa hasta Ferrol. 
En 1880 se hizo cargo de la gerencia otro inglés, John Trulock, y en 1886 cambió el nombre por el The West Galicia Railway Company, trasladando su domicilio social y el consejo de administración a Londres, aunque la gerencia permaneció siempre en Vilagarcía. El Sr. Trulock se estableció definitivamente en Padrón, donde creó familia y en donde años más tarde nacería su nieto, el literato Premio Nobel D. Camilo José Cela Trulock, y en cuya Fundación se conserva la famosa locomotora Sarita, que había sido regalada a su abuelo por el presidente del Beira Alta de los ferrocarriles portugueses y alojada actualmente en las inmediaciones del museo Ferrocarrilero en Iria Flavia. 
En 1899 fue prolongada la línea hasta Pontevedra 32 km, quedando unida al resto de España a través de Redondela. Durante muchos años transportó productos de los puertos, agrícolas y ganaderos entre el mar a Santiago y viceversa, y en los veranos muchos compostelanos y los de la comarca, utilizábamos con frecuencia estos trenes para disfrutar de las playas arousanas de la Concha y Compostela. 
 
 

NOTA DEL FALLECIMIENTO DE JHON TRULOCK  -  GERENTE DE LA COMPAÑÍA FERROVIARIA  " THE WEST GALICIA" - 15-07-1919

Pinchar sobre la imagen

Vign_fallecimiento_de_trulock_15-7-1919
 

HOMENAXE A MANUEL SUÁREZ   AUDITORIO DE VILAGARCÍA DE AROUSA

Un video de Manuel Guinarte

 
Vign_besada_imagen

El 27 de agosto de 1897, se dictó una R.O. disponiendo que la “The West Galicia”, concesionaria del ferrocarril a Pontevedra, debería construir una estación en Villagarcía, terrenos de la Golpelleira. En 1899 se hallaba la línea en explotación y en respuesta a los apremios y reclamaciones del Ayuntamiento la Empresa procedió al replanteo y presenta un proyecto de apeadero, proyecto incompleto al que no se acompañaba plano parcelario de terrenos a ocupar, ni relación de propietarios de los mismos. Se sabe que la Empresa resiste el cumplimiento de la R.O. El Ayuntamiento entabla un pleito ante el Tribunal supremo de lo Contencioso. Defiende el asunto Germán Gamazo, y en abril de 1900 se dicta sentencia favorable a las pretensiones del Ayuntamiento. El 28 de septiembre terminaba el plazo concedido a la Empresa para la presentación del proyecto definitivo y pasada la fecha el agente del Ayuntamiento en Madrid Sr. Torrecilla participa, que no había sido presentado el referido proyecto.

Un extenso telegrama al Ministro de Obras Públicas, Rafael Gasset le pone en antecedentes del asunto, reclamando contra la Empresa que apelaba a subterfugios y usaba de toda clase de influencias para eludir el compromiso. El 22 de mayo de 1902, se recibe en el Ayuntamiento un telegrama de Besada, anunciando que había planteado una interpelación al ministro de Obras Públicas insistiendo en que se obligase a la “The West Galicia”, a que expropiase los terrenos necesarios para la Estación, con el fin además de evitar el conflicto que pudiera sobrevenir dada la excitación del vecindario.

Excitación ésta de unos cuantos señores empeñados en que la Estación en la Golpelleira habría de decidir el porvenir de Villagarcía. Besada se sintió aburrido y  cansado de que le hubiesen obligado a enfrentarse incluso con la Compañía inglesa por el empeño de tener una “propia”, como se decía por entonces. Cedió entonces el distrito de Cambados a su intimo amigo Pedro Seoane y pasó  a representar el  de Besada, éste había alcanzado las altas esferas del poder y el pueblo, que le había apoyado en los caminos de la carrera política, lo abandonó a su suerte. Contraste con el proceder de Elduayen con respecto a Vigo, que debe a su antigua Diputación los fundamentos de su progreso.

A Seoane se debe el nuevo proyecto de las obras del puerto en substitución del primitivo estudio de Trapote, el que de acuerdo con la R.O. de 8 de noviembre de 1902, se limitaban a la “ampliación y reforma del muelle de hierro.  Proyecto  económico que no llenaba las necesidades presentes y futuras” y en tal sentido se elevara una exposición al Ministro de Obras.

En realidad, el empeño de hacer construir una estación en la Golpelleira, era un empeño y terquedad de Castor Sánchez, sin mayor fundamento. Existía la de Carril-Villagarcía en terreno  de emplazamiento adecuado, con talleres y demás instalaciones necesarias. La Compañía consideraba superflua una nueva estación a menos de dos  kilómetros de distancia.. Había además razones de carácter técnico, ya que las estaciones debían emplazarse en alineaciones 

 
Vign_Compa_as_ferroviarias_del_noroeste_1878_t
 
Vign_p10m233p1

EL FERROCARRIL EN GALICIA

Asociación Compostelana de Amigos do Ferrocarril 

 

Los trenes de los abuelos

 

Otra época del tren español

 

 De la Infanta Dña. Isabel

 Así se llama al pequeño camino de hierro (42 Km.) construido para unir Santiago de Compostela con, en aquel entonces, muy importante puerto de Carril, hoy día barrio marinero del Ayuntamiento de Villagarcía y en la época que nos ocupa, Ayuntamiento Constitucional denominado "Santiago de Carril", lugar de residencia comercial de importantes hombres de negocios de Santiago de Compostela y salida al mar y puerto al fin de esta ciudad. Se madura la idea de la construcción de este pequeño tramo ferroviario, en el seno de la "Real Sociedad de Amigos del País" de a ciudad de Santiago, sociedad ésta formada por hombres muy importantes de las artes y los negocios. 

Se llenan las formalidades necesarias y se obtiene la concesión del Estado, mediante una Ley de 7 de Abril de 1861, que firma como Ministro de Fomento, el marqués de la Vega de Armijo y una Real Orden de 3 de Enero de 1862 la confirma. Comienza la obra en Carril el 30 de Marzo de ese mismo año, siendo Alcalde Constitucional de este pueblo D. Salvador Buhigas y Prat, poniéndose en conocimiento de la ciudad de Santiago ese mismo día, mediante un bando emitido por su Alcalde Constitucional D. Fernando Núñez. que orgullosamente dice: "Al pueblo Compostelano, pertenece entera la gloria, por haberse atrevido a concebir, desarrollar y llegar al estado actual, un proyecto tan grandioso y presagio halagüeño de un porvenir feliz para esta Ciudad..."
Los mismos concesionarios promueven la creación de la empresa necesaria para llevar a buen fin la construcción de esta "primera vía ferrada de Galicia" y que merece el siguiente Real Decreto de 8 de agosto de 1863:
"Vengo en autorizar la constitución de la Sociedad del Ferrocarril Compostelano de la Infanta Isabel, de Santiago al puerto de Carril, a la que se transfiere la concesión de la expresada línea".
La duración de la concesión era de 99 años y el capital social inicial de 25 millones de Reales de Vellón. Iniciar las obras en Carril, explanación, etc. costó: 3.873 reales. El presidente del Consejo de Administración de la compañía era el Excmo. Sr. D. Juan Ozores Valderrama, Señor de Rubianes, siendo el Gerente D. Inocencio Vilardebó.
El ingeniero constructor y a la vez arrendador de la explotación era el inglés Mr. John Stephenson Mould, que más tarde fue Gerente de los tranvías de vía estrecha de Madrid, a los que llamaban "cangrejos", porque iban pintados de rojo. Con él interviene el también inglés Mr. Stone y fueron destajistas unos españoles en sociedad: los Sres. Aldalud, Rodríguez y Cía. Las obras fueron lentas aun a pesar de que el terreno no presentaba grandes dificultades. Como las más importantes, caben destacar los pequeños túneles, uno en Conxo y otro en el Faramello, y, de otra naturaleza el viaducto cercano a la estación de Comes (Primitiva estación de Santiago) conocido como "A Ponte de Ferro", y un puente (que hoy ya se utiliza) cerca de la estación de Puentecesures, sobre el río Ulla, también de hierro, cuyas piezas se trajeron de Inglaterra.
Por una serie de problemas de tipo financiero, se detienen las obras en 1866 y no se reinician hasta el 31 de Enero de 1871, contándose entonces con dinero conseguido en Inglaterra por el constructor Mr. Mould, procedente de un empréstito concedido por el "Crédit Foncier" de Londres.
No obstante, las obras concluyeron y la tan ansiada inauguración tiene lugar el día 15 de septiembre de 1873. Era presidente de la Cía D. Eugenio Montero Ríos y como gerente actuaba D. Inocencio Vilardebó. Ese día en la estación de Comes (Santiago), a las doce menos cuarto, el penitenciario de la Catedral Sr. Palacios, en un altar situado al efecto, bendice las cuatro locomotoras de dos ejes acoplados, que se compraron en Inglaterra, mientras en el aire resuenan gran cantidad de cohetes. Así mismo, a la misma hora en la estación de Carril se suelta un globo aerostático, en cuya barquilla se sujetaron unos pañuelos de seda, artísticamente bordados y que al quemarse los hilos que los sujetaban, fueron cayendo, siendo recogidos por los asistentes al acto. El entonces Gobernador de Pontevedra, D. Cosme Herrera, pronunció las siguientes palabras: "El acto solemne que acabáis de presenciar, encierra la más lisonjera esperanza para el porvenir no sólo de esta provincia, sino de Galicia entera, Al inaugurar los trabajos de este pequeño trayecto, cuyo pensamiento fue iniciado por la Sociedad Económica de Santiago y secundado por el Ayuntamiento de aquella ciudad y por la Diputación de esta provincia, quedan sentadas las bases de otras líneas más extensas"... Y, efectivamente, así fue. En 1880, se hace cargo de la gerencia de la Cía., el abuelo del académico D. Camilo José Cela, Mr. John Trulock, y el once de abril de 1886 se cambia el nombre de la Cía. denominándose, desde entonces: "The West Galicia RailWay Company", con dirección en Londres y cuyo director presidente era Mr. Clarendon G. Hyde. Estos mismos Sres. construyen el tramo (32 Km.) a Pontevedra, que se inaugura el 24 de julio de 1899, quedando comunicado desde esa fecha, Santiago, Carril, Villagarcía y Pontevedra con el resto de España a través de Redondela.

 

JOHN TRULOCK

Gerente de la compañía West Galicia

Vign_John-Trulok
 
Vign_Domingo-Fontan-Rodriguez
 Domingo Fontán Rodriguez
Los estudios del ferrocarril fueron iniciados  en 1859 por el ingeniero inglés Thomas Rumball, quien realmente redactó un deficiente proyecto, en especial sobre las consignaciones de cantidades de los productos de la explotación, cifrados en 87.464 rv. Dicho proyecto se completó  con la intervención de la firma Archen Rondon y Cía. La línea era conocida como “El Compostelano” , cuya concesión data del 7 de abril de 1861, concedida  a Joaquín Caballero Piñeiro, Domingo Fontán Rodriguez y Inocencio Vilardebó Vilomara, este último desempeñó el cargo de Gerente de la compañía, ellos  consultaron con el constructor inglés Juan Stephenson Mould con el objeto de formular el contrato para su construcción.
Vilagarcía, Patrimonio e historia