search_left
"Unha ventá para o recordo"
A Vilagarcía antiga
 

AS PRAIAS DE ANTANO EN VILAGARCÍA DE AROUSA

 

O nome de Area Longa, coñecida así Vilagarcía en tempos da súa fundación, determinaba a grande extensión de praia que abranguía a nosa cidade antes dos paulatinos recheos á que foi sometida xa dende principios do século XX. Estas praias, o pé da nosa cidade, foron desaparecendo e hoxe, desgraciadamente, no centro só queda unha delas exceptuando, afortunadamente, as de Vilaxoán, Carril e Bamio. Dende Vilaxoán a Carril chegou a haber ata cinco areais que eran frecuentados con asiduidade polos Vilagarciáns e forasteiros en época estival. Neste novo apartado facemos un percorrido por aquela "Area Longa" a través de diversas imaxes que constatan a enorme riqueza paisaxística que ofrecía Vilagarcía de Arousa bañada, como dixemos, na súa maior parte polo mar e que, por desgracia, fomos afastando, perdendo así a estreita relación do noso pobo co seu sinal histórico e identitario máis característico

 

A PRAIA DA COMBOA E VILABOA

Situada na zona coñecida como La Comboa a praia abranguía o espazo comprendido entre a casa dos Duques de Terranova, na actual rúa Valle Inclán, ata case a rúa Víctor Pita xa en Vilaxoán. Nesta parte atópanse ainda a día de hoxe as casas tamén coñecidas como as casas da Comboa. Casas pertencentes a aristocracia da época. Todo este espazo foi enchido para construír parte do Porto Comercial

 
 

A PRAIA DE VISTA ALEGRE E HORTIÑA

Despois da Praia da Comboa en dirección a Vilagarcía atopábase a Praia de Vista Alegre mencionada nalgunhas ocasións como a Hortiña. Abranguía aproximadamente dende parte da actual Rúa Valle Inclán ata o Cavadelo. Gran parte da súa extensión coindidía cos xardíns situados na parte traseira do Convento-Pazo de Vista Alegre. Actualmente tamén esta enchida e os terreos pertencen ao Porto de Vilagarcía. Por enriba desta praia transcorre na actualidade a estrada que une Vilagarcía con Vilaxoán.

 
 

A PRAIA DE SANTA LUCÍA

A Praia de Santa Lucía abranguía practicamente a totalidade da actual Avda. de La Marina. Dende a Alameda ata o final da devandita Avenida. Antigamente non existía a estrada e todo este espazo era un grande areal situado entre os antigos Peiraos de Ferro e O Ramal. Cos anos construíuse a Avenida e nela se levantaron construcións tan emblemáticas como a terraza sobre o mar do Hotel Casablanca, o propio Hotel ou o edificio, aínda en pé,  do Real Clube de Regatas. Actualmente sobre esta praia, tamén enchida, atópase o Parque Miguel Hernández

 
 

A PRAIA DA CONCHA

A Praia da Concha está situada a beira da Praia de Compostela conformando amba-las dúas un grande areal. Situada fronte ao antigo Barrio da Prosperidade, sempre se caracterizou por posuír unha das construcións máis belas da Vilagarcía antiga: O Gran Balneario de "La Concha", tamén chamado "La Purísima Concepción". Foi, coa praia de Compostela, unha das zonas máis fotografiadas de Vilagarcía, sobre todo por esta construción   que podemos ver na primeira imaxe do álbum. O antigo Balnerario, de estilo chinesco, era frecuentado naqueles anos por multitude de persoas chegadas de toda a xeografía do noso País en busca dun tratamento para diversas enfermidades.

 
 

O PARQUE E A PRAIA DE COMPOSTELA

A praia Compostela era a principios do século pasado de titularidade privada. Os terreos que actualmente ocupa formaban parte, noutros tempos, dos xardíns situados fronte á mesma, alén da estrada. No ano 1929 anunciaba un xornalista en “ Galicia Nueva “ as obras que levarían a cabo: “Desaparecería a reixa que dá ao mar, habilitaríase suntuosa entrada pola porta que limita á estrada e faríanse cantas obras sexan necesarias para facer daquel xardín unha praia deliciosa para baños e para entretemento”. O 9 de Agosto de 1931, tivo lugar a inauguración. Na primeira foto podemos ver como era no ano 1904. Sobre o muro asentaríase anos mais tarde a actual balaustrada que percorre todo o parque , abrindo varias zonas para construír as escaleiras que ata hai poucos anos servían de acceso á praia. Hoxe esta parte está soterrada.

 
 
Vign_playa_compostela

A  Praia Compostela a finais dos anos 30 ou principios dos 40
 No encabezament0 deste vídeo hai un erro na data. Pedimos disculpas


Hai uns meses Tino Silva chamou á miña porta cun documento excepcional. Cando o vin por primeira vez deime conta do gran valor que estas imaxes tiñan para a nosa historia. Fixéronse públicas, e hoxe queremos mostralas de novo con esta humilde montaxe. Quero mostrar o meu mais sinceiro agradecemento persoal a Tino por acordarse de min nese momento e darnos a todos a oportunidade de gozar co que consideramos unha xoia retrospectiva de Vilagarcia.

 

DOCUMENTOS ORIXINAIS DA ADECUACIÓN E INAUGURACIÓN DO PARQUE E A PRAIA DE COMPOSTELA PARA USO PÚBLICO  -  (Picar aspa para ampliar)

 
 

A PRAIA COMPOSTELA NOS ANOS 60, 70 E 80 

Cesión : Manuel Guinarte

 
 

AS PRAIAS DE VILAXOÁN - CANELAS, O PREGUNTOIRO, AS SAÍÑAS, A BAHÍA DO TOMBO 

FOTOS ATIGAS

 
 

BAÑANDOSE NO ANO 1933

Vign_Mantidas_no_baño_1933
 
 

AS NOSAS PRAIAS

 
Vign_Balneario1
El Balneario "Concha de Arosa"

El “Balneario de La Concha de Arosa”, también llamado “Balneario de la Purísima Concepción”, donde había baile los domingos, se inauguró en 1883; fue propietaria del mismo la Asociación “Sociedad Gallega”, de la que eran socios mayoritarios los hermanos y vecinos de Caldas de Reyes don José y don Laureano Salgado Rodríguez,  este último abogado y partícipe en grandes proyectos empresariales como el ferrocarril de Carril a Pontevedra, el Balneario de Coya, en Vigo, o la fábrica de azúcar de remolacha de la que era propietario en Caldas de Reyes.
Entre los años 1884 y 1886, don Manuel Villanueva Abades, don José Salgado Rodríguez, doña Socorro Pumariño y don Ramón Mantilla Gutiérrez, habían promovido cuatro proyectos para construir, en Villagarcía, “un balneario o casa de baños de mar” pues, esta ciudad, aunque se encontraba emplazada en un lugar privilegiado para el veraneo, a donde acudían anualmente, en la época estival, gran cantidad de personas a disfrutar de sus maravillosa playas, no contaba con los servicios necesarios para atender debidamente a tantos veraneantes.   
Ocupaba una superficie de 2.652 metros cuadrados, 189 de los  cuales correspondían al salón de baile. Con proyecto de don Jenaro de la Fuente y Domínguez, era de estilo chinesco, construido en madera gruesa sobre pilotes encima del mar, en la Playa de la Concha, estaba dividido en tres partes y se accedía al mismo por la central, que estaba unida a la calle por una pasarela de cemento y de madera levantada sobre una estructura metálica; estaba cubierto con un tejado formado por planchas de cinc.
A los lados se encontraban los baños, cuya agua se calentaba en una sala de máquinas con una máquina de vapor de 6 caballos de potencia, ya que, en sus primeros tiempos, se dedicó a dar baños calientes, a los cuales asistían numerosas gentes, conocidas por el pueblo con el nombre de “mantidas”. En el lado Sur estaba la maquinaria y, próxima a la caldera, había máquina construida en los talleres de “Fundiciones Alemparte”, de Carril, que movía una dinamo de Halpin, cerrada en una caja de madera, para suministrar energía eléctrica a los numerosos focos del edificio.
Debido a las numerosas personas que acudían a tomar los baños en el Balneario, en el año 1894 se autorizó al propietario la construcción de dos pabellones más que no figuraban en la solicitud original.Después de los baños, comenzó a funcionar como hotel, que disponía de 60 habitaciones, dotada cada una de su jofaina de válvula, un espejo y colgadores. En el ala izquierda se encontraba un espacioso restaurante, con mesas de mármol, y a su lado, una cocina dotada de todos los utensilios necesarios; al frente de ambos estaba doña Victoria Méndez Grao.Contaba además con salas de juego, que estaban dotadas de un juego de los caballitos, el Jeu de Leotard, un billar romano y una artística rueda.

Al centro el edificio se encontraba, entre la entrada y la parte posterior, un elegante salón de forma hexagonal, muy bien amueblado con divanes y cortinas en las vidrieras y un piano; estaba dotado de un arco voltaico que producía energía para las diez luces eléctricas existentes aunque lo podría hacer para 500 bujías más. Posteriormente, fue dedicado a bailes, que, por lo general, duraban desde las cinco de la tarde hasta las diez de la noche. Contaba con una gran concurrencia de jóvenes pertenecientes al sexo masculino, pertenecientes a muy diversas clases sociales, aunque que lo que más abundaba eran las empleadas del hogar. Un acto importante lo constituía la elección anual de la Reina del baile.

Autor : Daniel Garrido

 
Vign_Copia_2_de_compostela_y_casetas
 LA PLAYA COMPOSTELA

HISTORIA

Los terrenos que actualmente ocupa la Playa de Compostela formaron parte, en otros tiempos, de los jardines situados frente a la misma, al otro lado de la carretera; de la adquisición de los mismos habla “Galicia Nueva” en su edición del viernes, 2 de Agosto de 1929, manifestando que “es un hecho la adquisición por nuestro Ayuntamiento de los jardines de D. Joaquín Martínez en la parte que da al mar, para convertirse en playa veraniega. Muy pronto se llevarán a cabo mejoras que transformarán aquél lugar en paraje de ensueño”; habrían de transcurrir dos años para que esto fuera una realidad.
Ya en 1929 anunciaba el periodista las obras que se llevarían a cabo: “desaparecería la reja que da al mar, se habilitaría suntuosa entrada por la puerta que limita a la carretera y se harían cuantas obras sean necesarias para hacer de aquel jardín una playa deliciosa para baños y para entretenimiento”.
Don Joaquín Martínez no había puesto trabas a la cesión de su propiedad y el 3 de Agosto del mismo año, se decía que eran muchas y bien ponderadas las gestiones llevadas a feliz término por el Ayuntamiento. Y, además de los progresos que estaba 
experimentando Villagarcía, decía el periodista que “mas allá hemos de llegar siempre que la nao de nuestro Municipio cuente con la actual tripulación comandada por el Sr. Lafuente” con la eficaz colaboración de los integrantes de la Permanente.  
El 26 de Junio de 1930, surgen alguna inquietud por el retraso de las obras, y dice el periodista que “Don Valentín Viqueira, actual alcalde de Vilagarcía, que tiene la consideración personal de todos los vecinos, no ha de ser obstáculo para la realización de estos proyectos que, en definitiva, viene a satisfacer una necesidad ineludible de este pueblo”. 
Añadía que, estando a finales de Junio, la Corporación había de procurar convertir en parque público el terreno adquirido por el Ayuntamiento anterior en la avenida de Joaquín Martínez, ya que en el presupuesto figuraba para este objeto una partida de 25.000 pts. y, aunque no fueran invertidas totalmente, se podrían abrir dos puertas más en la avenida, quitar la verja de la playa, poner dos docenas de bancos, limpiar hierbas de los caminos y fijar allí su puesto a dos agentes de la Autoridad que vigilasen la conservación de todo. Pero, aunque el periodista suponía que habría alguien interesado en que esto no fuera arriba; sin embargo, para satisfacción de todos, el 3 de Julio, empezaron la obras y el 12 de Agosto se inauguró la playa de baños municipal; para empezar, “colocaron casetas a precios módicos, cantina bien surtida, bien repleta, para satisfacer los gustos de los más exigentes. No faltaban cervezas, ni bocadillos, refrescos, licores. Todo bien presentado y con servicio esmerado”.   
Ya el 9 de Agosto de 1931 tuvo lugar el “bautizo” de la Playa de Compostela. A las 9, dianas y alboradas; la banda de música y gaitas del país recorrieron las calles, donde había gran animación. 
En la estación del ferrocarril, bajo la marquesina del andén, había un letrero: “Villagarcía saluda a Compostela” y a los lados, las banderas española y gallega; los andenes abarrotados. Allí estaban la banda de música y gaitas; esperaban el tren el Alcalde don Jesús Elpidio Villaverde Rey y la Corporación; el Diputado señor Gómez Paratcha; el Juez, señor Bellver; el 2º Comandante de Marina, señor Maffei;  el Cuerpo Consular; el presidente de la Cámara de Comercio don Agustín Pereira Fernández; Presidente del Recreo Liceo, señor Vázquez; prensa local y regional.   
A las 11’30 entró en agujas el tren, con la locomotora engalanada, en el que venía la representación de Compostela, siendo recibido con salvas de bombas, ovaciones y la interpretación del Himno de Riego. El alcalde dio la bienvenida a la Corporación santiaguesa y representantes de la Universidad y se dirigieron a la playa, en cuyo parque, engalanado con banderas, había una tarima donde se situaron el alcalde Jesús Elpidio Villaverde Rey; el alcalde de Santiago, Raimundo López Pol, y el Juez de Instrucción, señor Bellver; el Secretario, señor Gómez Ricoy dio lectura al acta del acuerdo municipal por el que se daba a la playa el nombre de Compostela; a continuación pronunciaron los discursos de rigor los alcaldes de Villagarcía y de Santiago de Compostela.
Después del acto, hubo un banquete en el parque de don Joaquín Martínez, servido por el conserje del Casino, Tomás Gonzalo, en tanto que mucha gente se fue a comer a la isla de Cortegada, donde hubo una romería.   
A las 9 de la noche hubo una recepción en el Ayuntamiento y posteriormente una verbena en el parque y fuegos de artificio.

Autor : Daniel Garrido

 
 
Vign_casetas_playa_9

 AS FAMOSAS CASETAS DA PRAIA COMPOSTELA

As antigas casetas atopábanse ao longo de toda a varanda da praia .Daban servizo a todalas persoas para que puidesen cambiarse de roupa.Cada unha delas estaban pintadas de distintos motivos e cores, o que daba un ambiente pintoresco aoparque. O artista que deixou a súa impronta nos debuxos que podemos ver nalgunha delas foi Eugenio Granell considerado como o derradeiro pintor surrealista español . Viviu en Vilagarcía entre os anos 1935/1936. Santiago de Compostela acolle dende fai anos unha fundación e museo co seu nome. As casetas, na parte interior tiñan un pequeno andel e uns colgadores para a roupa e no chan tiñan un pequeno enrexado de madeira.

 
Vign_Copia_de_Plano_compostela_1947-vert
O PARQUE DA PRAIA COMPOSTELA

Planos e pequena historia

A historia do Parque de Compostela escétase o 17 de Nadal de 1929, cando Joaquín Martínez García, en representación da súa familia , acorda co entón Alcalde de Vilagarcía, Enrique Rodríguez Lafuente a venda duns terreos destinados a “Parque Público y Playa de Baños” por 125.000 pts, coa condición, entre outras, de que se se cambiara o destino público do parque, este revirtiría de novo á propiedade orixinal.
Tempo despois o Parque tal e como o coñecemos estivo a piques de desaparecer, cando en 1953 se plantexou a edificación do balneario actualmente existente, construíndose este en 1956 ó que se une nese ano o proxecto de erixir unha piscina olímpica anexa. Nun principio cara ó mar e despois dentro do recinto do Parque. Despois de varios anos , en 1960, recibida incluso unha subvención do Comité Olímpico Español, dase definitivamente por aparcado o terma da piscina olímpica, debido a unha banda de problemas técnicos e por outra á afortunada actuación do inquedo vilagarcián Valentín Viqueira defendendo a foresta do parque.
Un dos principais argumentos esgrimidos por D. Valentin Viqueira foi a presencia dun “Populus alba” ( Chopo blanco) que hoxe en día ainda se conserva na esquina do parque que da cara ó mar e o balneario. Realmente a importancia real desta árbore é menor da considerada, pero servíu para conserva-lo parque coa súa fisonomía actual.
A última penúltima reforma data do ano 1984, cando se procedía a a colocación de bordillos e á colocación de dos chafarís, ou fontiñas.
Durante todos estos anos o parque sufríu modifocacións , ainda que ninguna tan grave que trocase sustancialmente a súa fisonomía a pesares de ver continuamente reducidos os seus efectivos arbóreos .
Hoxe o parque conta con máis de 30 especies diferentes , algunas de interese ornamental, destacando unha notoria proporción de especies de Oceanía. Esta maior representación de especies alóctonas é un bo motivo para achegarnos a ver outras árbores distintas das tradicionais e que poden e deben estimular o noso interese por coñece-las súas orixes e cualidades.
Cunha superficie aproximada de 8.000 é un espazo inherente a historia local, que debemos potenciar e conservar asi como promove-lo seu coñecemento , especialmente entre a poboación mais nova polas súas boas posibilidades como muestrario relativamente amplo e tamén útil para os afeccionados que se queiran aproximar a un encentamento no coñecemento das árbores, esas senlleiras figúras.
(Sociedade Galega de Historia Natural )
 

Invitación á inauguración da Praia Compostela

Picar imaxe para ampliar

Vign_arquivo_concello0016
Vilagarcía, Patrimonio e historia