search_left
"Unha ventá para o recordo"
A Vilagarcía antiga
 

VILAGARCÍA DE AROUSA NA GUERRA DA INDEPENDENCIA

 

Fomos o primeiro pobo do “Reyno de Galicia” en alzarse contra a invasión francesa no ano 1808. Con todo naquela terrible contenda houbo personaxes que contribuíron notablemente na defensa dos nosos territorios. Son xa dabondo coñecidos o Capitán de navío Brandariz ou o Capitán de Infantería Pardiñas. Con todo foi decisiva a actuación do Comandante da fragata Inglesa Libely Mr. George M’kinley, a quen se fai referencia  no seguinte artigo. Fonte : "Periódico Compostelano" Agosto 1809.

 
Relación de lo acaecido en Villagarcía desde el día 12 de Mayo de 1808
rss feed
Penetrados de dolor los corazones de los habitantes de Villagarcía con las varias noticias que por diferentes conductos{recibieron de Madrid de las tropelías cometidas en aquella Corte por el duque de Berg, y particularmente con nuestro amado Monarca el Señor D. FERNANDO VII, acordaron las principales personas del pueblo se convocase la jurisdicción, y se la instruyese del contenido de dichas noticias, con el fin de explorar los ánimos de sus habitantes en defensa de la justa causa: en efecto se expidieron las órdenes correspondientes, y congregados el día de Mayo de 1808 en la plaza del mercado, época en que aun no se había hecho en pueblo alguno de los del Reyno de Galicia, se obtuvo un resultado conforme a los deseos ; pues todos los habitantes de dicha jurisdicción, y los de algunos pueblos inmediatos con sus respectivos Párrocos, no so demoraron en concurrir a proclamar en aquel día a nuestro Rey FERNANDO apellidar el dulce nombre de la independencia de la tiranía francesa: siguióse a esto un saludo de varios cañonazos de una pieza que se hizo conducir al intento del puerto de Carril, enarbolándose al mismo tiempo la bandera Española, concluyéndose este solemne y majestuoso acto con el voluntario alistamiento de todos los mozos que estaban presentes, y muchos donativos que ofrecieron los pudientes, de todo lo que se sacó testimonio y depositó en el archivo del Ayuntamiento de la misma Villa. Desde entonces no perdieron de la idea aquellos naturales de acreditar su patriotismo cuando lo exigiesen las circunstancias: la entrada de los franceses en Gali...Leer la continuación
Escrito por Periódico Compost...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
Vilagarcía e a Guerra da Independencia: as causas das cousas
rss feed
E ben sabido que as cousas non suceden porque si: sempre hai una causa, cando non varias. E o feito de que, hai douscentos anos, os nosos devanceiros decidiran pronunciarse contra a invasión francesa e, xa que logo, proclamar a súa lealdade ao rei Fernando VII, tampouco foi un acontecemento aillado, senón, quizais, un grao máis na tormenta de area que percorría Europa e que suporía, ao cabo, o principio do fin do Antigo Réxime. En efecto, entre o 14 de xullo de 1789 -cando os veciños de París tomaran a Bastilla, dando así comezo á súa transcendental Revolución-e o 19 de marzo de 1812 -cando as Cortes de Cádiz aprobaron a primeira Constitución española-, en España, como en Europa e tamén en Vilagarcía, pasaron moitas cousas, aínda que soe a Pero Grullo. Acontecementos que explican o sucedido na nosa vila entre maio de 1808, cando na praza do Mercado foi proclamada a Independencia, e marzo de 1809, cando as tropas francesas arrasaron, literalmente, a aquel pequeno burgo de non máis de 1.500 habitantes. Entre a Revolución Francesa (1789) e a ocupación de España por Napoleón (1808), a nación viviu tempos convulsos, por non dicir erráticos. Vendo o que ocorría en Francia, Carlos IV adoptou unha actitude defensiva do réxime absolutista, rompendo a súa alianza cos franceses -os denominados "pactos de Familia"-, reforzando as fronteiras e buscando novos apoios, centrados especialmente en Inglaterra e Portugal. Claro que as cousas cambian, e daquela moi apresa. E Francia non era o mesmo na primeira et...Leer la continuación
Escrito por Manuel Villaronga •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Vilagarcía contra la invasión Francesa
rss feed
Cuando Napoleón fue vencido reconoció que la invasión de España fue uno de sus grandes errores y ello ayudó a su derrota definitiva. Esto es efectivamente cierto, pero la invasión de Galicia fue doblemente un error ya que ni la orografía ni las gentes de Galicia actuaban con la estrategia napoleónica . Tal como denotan las cartas de los soldados franceses estacionados en Galicia, la guerra aquí no tenía nada que ver con la guerra convencional. Aquí no había reglas, no había prisioneros, solo venganza, y por ello apenas estuvieron 4 meses en Galicia. Bajo esta circunstancia hay que entender la llegada de los franceses a Vilagarcía: como acto de represalia por la ayuda inglesa a través de nuestro puerto, así como por la negativa de Vilagarcía al pago de impuestos para los franceses. Los patriotas vilagarcianos sabían que los franceses atacarían Vilagarcía, ya que entre otras cosas, el 4 de marzo había sido atacado un destacamento francés a su paso por Caldas matando a más de 30 franceses. Ello hizo que un destacamento de 800 soldados galos decidieran llegar a Vilagarcía. Los puntos claves para detenerlos eran la Siagoga y el Pousadoiro. Este último estaba bien defendido por Brandarís y sus guerrilleros, pero la Siagoga era más débil y fue por allí por donde entraron los franceses. Una vez forzado este paso, era imposible detenerlos y a su paso por la costa fueron destruyendo e incendiando cuanto de interés se encontraron. Así, a su paso por Catoira causaron numerosas muertes y lo mismo en Bamio y en Carril. Definitivamente llegan a Vilagarc&iac...Leer la continuación
Escrito por Víctor Viana •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Vilagarcía de Arousa na Guerra da Independencia
rss feed
Primeiro alzamento contra os franceses durante a Guerra Peninsular ANTECEDENTES Trascendencia do alzamento da vida política de Vilagarcia – Vilagarcía a principios do século XIX – Capitalidades marítima a municipal – O Porto – Industrias e mercados. A invasión de Galicia polas tropas napoleónicas foi considerado un revulsivo que fixo tomar impulso ao concepto da nosa personalidade como pobo diferenciado, xa que os eruditos galegos do século XVIII se encargaban de acentuar, posto que, abandonado o pobo galego ás súas propias forzas polo poder central, tivo que valerse polos seus propios medios para organizar a súa defensa, destruíndo en pouco tempo un exército de veteranos ás ordes de primeiro militar do século. Se tan claro influxo atribúese ao movemento patriótico desenvolvido na nosa terra o ano 1809 sobre o pensamento político rexional, e notoria a trascendencia do episodio inicial desde movemento, e a honra deste episodio correspondente a Vilagarcía. É certo que para todo o que teña un pouco de amor a este pobo, ha de ofrecer interese o coñecer co detalle que permite a escaseza de noticias, canto a guerra chamada “da independencia” refírese e por iso damos luz as notas presentes que obran no noso arquivo, inéditas e descoñecidas moitas delas por atoparse no noso poder os documentos de que son extraídas. Vilagarcía de Aro...Leer la continuación
Escrito por Candamo - Fermín ...  Agregar un comentario   0 comentarios
 
A vinganza Francesa na Guerra da Independencia
rss feed
A VINGANZA FRANCESA Avance sobre Vilagarcía do destacamento francés - As vítimas causadas no percorrido ata o noso pobo - Reseñas do ocorrido nas parroquias de Dimo, Oeste, Catoira, Abalo, Bamio e Carril - Incendios e danos causados polo invasor. Logo de forzar o paso da Siagoga, que a avanzada alí establecida pecháballe, ningún obstáculo opúñase ao rápido avance das tropas francesas, as cales, a marchas forzadas, dirixíanse cara Vilagarcía para castigar canto a nosa vila fixera na súa contra, dirixindose ao mesmo tempo, a sangue e lume, contra os demais pobos que atopaba no seu itinerario. Triste é o relato de tanta desgraza, pois se observa que os veciños das diversas parroquias en que ían entrando non tiveron tempo de fuxir ou non quixeron abandonar as súas vivendas, pensando quizais que non levarían a extremos de terror a súa disposta vinganza. Na parroquia de Dimos, ao pasar incendiaron a casa reitoral, roubaron os ornamentos e mataron a trece veciños chamados Cayetano Otero, José Castaño, Manuel Conde, Josefa Torrado, solteira, Ramón Bouza, viúvo, Egidio Sesmay, casado, Andrés Lobato, José Rodríguez e Tomasa Torrado, casada. O mesmo día no de Oeste, causaron os males que consigna a seguinte relación feita polo párroco don Joaquín da Sierra e Arce: "Dentro da igrexa parroquial de Santa Baia de Oeste a seis días do mes de marzo de 1809 deuse sepultura ao cad&aa...Leer la continuación
Escrito por Publicación Concello •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Vign_IMG_20170613_0006
 
Alocución ao Pobo do Alcalde Amadeo Brumbeck e sesión extraordinaria -1908
rss feed
Alocución ao Pobo do Alcalde Amadeo Brumbeck - 11 de Maio de 1908 Villagarcianos : Conmemora España en estos días el centenario de nuestra independencia, gloriosa epopeya, ratificación de las insignes proezas de los españoles en todo tiempo y admiración y asombro de los extraños. Cupo no pequeña parte en esa gloria a nuestro pueblo, a Vilagarcía. Cuando apenas se concibe pudiera saberse aquí, por la distancia que nos separa de Madrid y los pobres medios de comunicación que entonces existían, la horrible tragedia desarrollada en la Capital el 2 de mayo de 1808, diez días después, el 12 del mismo mes, el Ayuntamiento de Vilagarcía, con el comandante de Marina, clero, clases acomodadas y proletarios, reunidos todos en la Plaza del Mercado, alzaban por Rey de España a D. Fernando Vll y proclamaban la Independencia contra Napoleón, el genio, el Dios de la guerra entonces. Fue Vilagarcía el primer pueblo de Galicia que se alzó en armas contra el invasor, y el pagó también con la vida de gran parte de sus hijos su contribución de sangre al amor de los amor de los amores, el amor a su patria. El archivo de nuestra parroquia registra en sus libros innúmeras víctimas inmoladas aquí el año de 1809 por los soldados de Napoleón. ¡Loor a aquellos valientes patriotas!. Vilagarcianos: engalanad hoy vuestras casas, poned colgaduras en vuestros balcones, vestíos de fiesta, concurri...Leer la continuación
Escrito por Arquivo •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
 
Primeiro alzamento contra os franceses
rss feed
A invasión de Galicia polas tropas napoleónicas foi considerado o revulsivo que fixo tornar impulso ao concepto da nosa personalidade como pobo diferenciado, que xa os eruditos galegos do século XVIII se encargaran de acentuar, posto que, abandonado o pobo galego ás súas propias forzas polo poder central, tivo que valerse polos seus propios medios para organizar a súa defensa, destruíndo en pouco tempo un exército de veteranos ás ordes do primeiro militar do século. Se tan claro influxo atribúese ao movemento patriótico desenvuelto na nosa terra o ano 1809 sobre o pensamento político rexional, é notoria a transcendencia do episodio inicial dese movemento, e a honra deste episodio corresponde a Vilagarcía. E o certo que para todo o que teña un pouco de amor a este pobo, ha de ofrecer interese o coñecer co detalle que permite a escaseza de noticias, canto a guerra chamada “da Independencia” refírese é para iso damos luz as notas presentes que obran no noso arquivo, inéditas e descoñecidas moitas delas por atoparse no noso poder os documentos de que son extraídas. Vilagarcia de Arousa, penencente a provincia de Santiago, era nos primeiros anos do século XIX un pequeno burgo, que formaba o Señorío e Marquesado do seu título, vinculado ata a extinción dos señoríos xurisdiccionais nos Mendoza Sotomayor, familia que, enlazada por entón con outras casas alleas a Galicia, tiña bastante abandonado o seu palacio e as súas propiedades nela, at...Leer la continuación
Escrito por Fermín Bouza Brey •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Preparativos guerrilleiros
rss feed
Vilagarcia, ante as noticias inquietantes do acontecido nos primeiros chispazos da invasión, xa nas prazas fronteirizas, xa en Madrid e nas demais cidades castelás, “rompeu o silencio”, ao dicir dun cronista, en que a inacción tiña a Galicia. Para iso, púxose de acordo o Concello coas principais persoas da Vila e convocou aos curas—párrocos das parroquias e pobos veciños cos seus fregueses, para o dia 12 de maio, en que, reunidos todos na praza do Mercado, onde hoxe se mostra unha Iapida conmemorando o episodio, proclamou repetidas veces por Rei de España e de Índicas a Fernando VII, preso naquel momento en Baiona de Francia, cuxa proclamación autorizou tamén eficazmente o capitán de navío da Real Armada don José Brandariz, comandante de Mariña coa bandeira española na man e con repetidos saúdas dun canon que fixo traer ao intento do porto de Carril; e a unha todos vitorearon á S.M. e apelidaron a independencia da tiranía francesa, seguíndose a este acto maxestoso o voluntario alistamento de todos os mozos presentes e a oferta e subscrición de moitos donativos dos podentes. Ningún outro pobo grande nin pequeno de Galicia pode disputar a prioridade no alzamento a Vilagarcía. A Coruña mesmo non tomou acordo ningún en contra do invasor ata o 30 do mesmo mes de maio, a pesar de residir nela a Capitanía Xeral do Reino. A Corporación que tivo a patriótica iniciativa ben merece o noso recurso, coa nosa gratitude. Estaba formada polo alcalde maior, don Manuel B...Leer la continuación
Escrito por Fermín Bouza Brey •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Inquietudes dos Vilagarciáns
rss feed
O avance dos franceses sobre Santiago puxera en temor aos pacíficos vilagarciáns, quen ao observar que de Padrón e outros puntos chegaran fuxindo o dia 13 de xaneiro varios particulares cos seus mobles, medorentos de que virían pronto a ocupar o pobo (“a consecuencia —di unha testemuña— de que fose un dos primeiros que levados de celo e patriotismo, instou e alarmouse contra eles"), escaparon del en diversas direccións, ata onde se creron máis seguros. Un destes veciños foi don José Antonio Vázquez e Betanzos, cuxa filla Joaquina era camareira de Santa Baia. E determinando fuxir a Redondela, na mañá do 14 de xaneiro cos seus bens, recibiu dita moza o encargo dos capeláns do Rosario de levar consigo “contra a súa vontade e forza” as alfaias da Virxe titular de dita capelanía, así como a coroa de Sta. Baia, sen dúbida co propósito de Iibrar tales xoias da rapacidade das tropas invasoras. Pero a sorte dispuxera a desaparición delas, porque había en Redondela, onde se achaban refuxiados os nosos convenciños, noticias o 12 de Abril de que os franceses estaban en Pontevedra. Aínda que todos crían que non pasarían a Ponte San Paio, decidiron na noite do devandito día “embarcar nunha Iancha todos os nosos mobles -relata o don José Antonio- e alfaias; isto é, todo o dos meus fillos e o meu, pero deuse a desgraza de que quedase varada logo á saida”. Os inimigos penetraron á mañá seguinte e unha partida deles seguiu a mar baixa “por cortarnos e matarnos e o mesmo a outros moitos que nos seguí...Leer la continuación
Escrito por Fermín Bouza Brey •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
O ataque
rss feed
Archivos :
select
 
A vinganza francesa
rss feed
Logo de forzar o paso da Siagoga, que a avanzada alí establecida pecháballe, ningún obstáculo opúñase ao rápido avance das tropas francesas, as cales, a marchas forzadas, dirixíanse cara Vilagarcía para castigar canto a nosa vila fixera na súa contra, dirixíndose ao mesmo tempo, a sangue e lume, contra os demáis pobos que atopaba no seu itinerario. Triste é o relato de tanta desgraza, pois se observa que os vecinos das diversas parroquias en que ían entrando non tiveron tempo de fuxir ou non quixeron abandonar as súas vivendas, pensando quizáis que non Ievarían a extremos de terror a súa disposta vinganza. Na parroquia de Dimo, ao pasar incendiaron a casa reitoral, roubaron os ornamentos e mataron a trece veciños chamados Cayetano Otero, José Castaño, Manuel Conde, Josefa Torrado, solteira, Ramón Bouza, viúvo, Egidio Sesmay, casado, Andrés Lobato, José Rodríguez e Tomasa Torrado, casada. O mesmo día, na de Oeste, causaron os males que consigna a seguinte relacion feita polo párroco don Joaquín da Sierra e Arce: “Dentro da igrexa parroquial de Santa Baia de Oeste a seis días do mes de marzo de 1809 deuse sepultura ao cadáver de don Francisco de Dios e Couselo, presbítero, a quen de xeito alevoso e indefenso mataron os satélites do corso Bonaparte, os que pasaron o mesmo día por esta matando a cantos achaban, sen excepción de persoas; roubaron e queimaron parte considerable das casas destes habitantes. Chegou a tanto a...Leer la continuación
Escrito por Fermín Bouza Brey •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
Os franceses en Vilagarcía
rss feed
iDía o máis triste quizáis da historia de Vilagarcía, o que é obxecto desta narracion! A inminencia do perigo, coas noticias que ían chegando das desfeitas que nas persoas e nas propiedades viña executando a partida francesa destacada en Santiago para castigar a oposición dos veciños, obrigou a estes a buscar refuxio nos montes próximos, especialmente no de Lobeira, desde o cal é fama que contemplaron co animo suspenso as Iuminarias do incendio prendido polo invasor é maior parte das súas vivendas. Así, no pobo so quedaron as persoas anciás e aqueloutras que polas súas enfermidades ou polas súas obrigacións non puideron fuxir. O destacamento invasor saíra de Santiago a unha da madrugada, e consta que en menos de doce horas fixeron a xornada enteira, do cal dedúcese que, a pesar dos roubos e demais depredacións relatadas, feitas a fume de carozo por temor á reacción dos pobos sinistrados, deberon entrar en Vilagarcía nas primeiras horas da tarde do 6 de marzo tan repetido. A súa primeira faena foi matar a cantas persoas se atopaban e prender Iume as casas. Así pereceron o sacerdote don Pascual Ferrín, do que se dí sucumbiu na rúa denominada hoxe de ArapiIes; Inocencia Martínez, solteira e veciña de Trabanca Badiña; Cipriana de Lago, queimada no seu propio domicilio, deixando cinco fillos e esposo, todos veciños da Vila; Juan de Renda, tamén casado e con tres fillos; Agustín de Renda, casado, con sete fillos, algún de...Leer la continuación
Escrito por Fermín Bouza Brey •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
A expulsión dos franceses
rss feed
Sobre o 22 de xuño saíron de Galicia definitivamente os exércitos napoleónicos, para non volver entrar. Viñeran sobre ela os dous mellores xenerais, os que achegaron ao primeiro imperio os días de gloria de Elchingen e Austerlitz, e en cinco meses deixaron en Galicia o máis selecto dos seus soldados. Ney trouxo un exército de 45.000 homes e Soult outro de 24.000, deixando a súa retirada no noso chan, entre mortos, feridos e prisioneiros, 47.000 franceses. Ao volver a calma, Vilagarcía tratou de reporse da gran destrución de que foi obxecto. Pode sinalarse ao redor do ano 1812 o comezo da reconstrución do pobo, coa extinción dos señoríos, pois desde entón data case todo o aumento de poboación cara ao Carril, a partir do comezo da rúa do Rio ata o emprazamento da capela de Santa Lucia”, que era na rúa inmediata as extinguidas oficinas do “The West Galicia”, chamada hoxe Travesia de Colón. Son desta data tamén as casas de labradores que comezaron a erguerse arredor do Campo de Cabritas (hoxe xardins de Ravella), que era unha frondosa devesa real na que se paseaba polo verán. Aos poucos foi refacéndose a Vila co alzamento dos edificios públicos e particulares. No ano de 1816, tratou de reconstruirse a casa reitoral e ao efecto, en 6 de Abril, concertouse a obra co mestre de cantería Ramón Mouriño e co de carpintería Fermín Martínez. A casa que fora concello e prisión, propiedade do Marquesado, que fora Iixeiramente reparada despois do incendio sufrido, tamén foi reedificada neste ano. Para iso, en 1812 dirixiuse o m...Leer la continuación
Escrito por Fermín Bouza Brey •   Agregar un comentario   0 comentarios
 
 

 VILAGARCÍA, A PRIMEIRA SUBLEVACIÓN DE GALICIA CONTRA NAPOLEÓN

Varios dos artigos  extraídos do libro editado polo Concello co título "Vilagarcía de Arousa na Guerra da Independencia"- Publicación conmemorativa do Bicentenario (1808-2008)

 
"Ningún otro pueblo, ni grande ni pequeño, de Galicia puede disputar la prioridad en el alzamiento a Vilagarcía. A Coruña mismo no tomó acuerdo ninguno contra el invasor, hasta el 30 del mismo mes de mayo, a pesar de residir en ella la capital general del Reino". 
 
Ante las inquietantes noticias de lo ocurrido en Madrid, el dos de mayo de 1808, Vilagarcía rompió el silencio de Galicia. Para el doce mayo, por acuerdo del Ayuntamiento con las personas principales de la villa y los curas párrocos de los pueblos vecinos, se convocó a todos los habitantes en la plaza del Mercado. Recoge el historiador local que "se proclamó por repetidas veces por Rey de España y de las Indias a Fernando VII, a la sazón (prisionero) en Baiona de Francia, cuya proclamación autorizó también eficazmente el capitán de navío de la Real Armada, don José Brandaris, comandante de Marina, con la bandera española en la mano, y con repetidos saludos de un cañón que se hizo traer al intento del puerto de Carril. Y todos a una vitorearon a S.M. y apellidaron la independencia de la tiranía francesa, siguiéndose a este acto majestuoso el alistamiento de todos los mozos presentes y la oferta y suscripción de muchos donativos de los pudientes". En el primer momento, estos levantamientos fueron actos de afirmación patriótica. Con el tiempo, acabarían sentando las bases de un hecho transcendental: abandonado el pueblo gallego a sus propias fuerzas por el poder central, tuvo que valerse de sus propios medios para organizar su defensa. Considera Bouza Brey que, a partir de este hecho, se fue fraguando el revulsivo que hizo tomar impulso al concepto de personalidad propia, corno pueblo diferenciado.
 
AQUELLA CIUDAD
Era, en los primeros años del siglo XIX, Vilagarcía un pequeño burgo, perteneciente a la provincia de Santiago. Contaba con 264 familias, que allegaban 1.500 habitantes, dedicándose los hombres a la pesca y a la navegación y las mujeres a hilar y a la salazón del pescado. Como capital que era, tenía concejo compuesto de alcalde mayor, cuatro regidores y un síndico y, dentro del municipio, estaban comprendidos los cotos de Trabanca Badiña, correspondiente al conde de Maceda, y el de Trabanca da Pedra, del monasterio santiagués de San Martín. "La pesca que anualmente era apresada, ascendía a ocho mil millares de sardina, que salaban las mujeres. Propiedad de sus vecinos, contaba el puerto con tres bergantines goletas, un quechemarin, cinco lanchas, seis botes y una minueta. La principal exportación consistía en cebollas para los demás puertos españoles, las cantidades de cuyo producto ascendían a mil millares anualmente. Sostenía, además, la industriosa villa una fábrica de curtidos, varias de sardina, telares de lanas y lienzos del país y hasta siete molinos que molían todo el año, seis para maíz y uno para trigo. Su mercado semanal y su plaza, diaria, eran celebrados como los más concurridos de productos, entre los del valle del Salnés, y solamente era de sentir que estuviese tan deteriorada la vereda que conducía a Santiago, que las mareas hubiesen deteriorado el puente de Vista Alegre, arreglado con tablas, por ser cortos los fondos de la villa y, en fin, que el puerto careciese de muelle, necesidad tan perentoria que, por ella, no arribaban a nuestro puerto la mayor parte de los barcos que entraban en la ría, con perjuicio del comercio de sus vecinos".
 
PRIMERAS NOTICIAS
Desde el día de la proclamación de la guerra "al francés", todos los medios se concentraron en preparar un ejército que oponer al invasor. En el mes de septiembre, la sensación del inminente comienzo de la guerra se hizo patente al dirigirse, el día seis y desde la capital de la provincia; un llamamiento a los municipios de Carril y Vilagarcía para que "se recojan y remitan todas las esteras que hubiese en los almacenes para enfardar los vestuarios que iban para el Ejército". El día 23, Santiago acuerda dirigirse a los justicias locales para que "eviten la emigración o fuga los mozos útiles". La entrada de las tropas francesas acabará aconteciendo por los primeros días de enero de 1809, al disponer Napoleón que los generales Ney, duque de Elchigen, y Soult, duque de Dalmacia, atacasen al ejército inglés, aliado entonces de España, que trataba de embarcar en A Coruña. Ni dos semanas tardaron las tropas francesas en apoderarse el 17 de enero de Santiago. Este avance sobre la capital habla traído los primeros síntomas de temor a los vilagarcianos: el día 13, vecinos de Padrón llegaron huyendo, trayendo consigo pertenencias y muebles Temerosos de que el pueblo fuese ocupado, hubo vecinos que emprendieron la huida hacia lugares más seguros. Dos de ellos fueron don José Antonio Vázquez y Betancourt y su hija Joaquina, que marcharon hacia Redondela, llevando consigo —"contra su voluntad y fuerza"—, por encargo de los capellanes, las alhajas de la Virgen del Rosario y la corona de Santa Eulalia. Por noticias del doce de abril, se supo que las joyas pasarían a manos francesas al quedar embarrancada la lancha que transportaba los muebles y equipajes de la familia, cuando pretendían escapar de Redondela tras la batalla de Ponte Sampaio.
 
PREPARATIVOS 
Nada más saberse de la entrada en Galicia de las tropas napoleónicas, el comandante Brandaris empezó a consolidar la formación de "un cuerpo de ejército, con la gente que había acudido a la proclamación del doce de mayo: serian 100 soldados de tropa de línea, que instruirían a la gente, evitarían desórdenes y establecerían la subordinación de mando como factor indispensable del éxito. Dispuso el comandante la formación de dos avanzadillas, una a la altura del Pousadoiro y otra en la de la Sinagoga, según viniesen los franceses de la parte de Caldas o de Padrón. Se buscaron armas entre los particulares y en los comercios y no faltaron hasta cañones para emplazar en los dos lugares estratégicos. 
La tercera decisión de Brandaris —relata Bouza Brey— fue "solicitar ayuda de los ingleses, mandando, el mismo día 27 de febrero, tres lanchas a la costa de Portugal y Finisterre, con pliegos para entregar al comandante del primer buque de guerra inglés que hallasen, dándoles noticias de la insurrección contra los franceses, en esta parte de Galicia, y pidiéndoles armas, municiones y cuantos auxilios pudiesen. Afortunadamente, la lancha patroneada por José Benito Aro encontró, en aguas de Finisterre, la fragata "Libelly" que envió barriles de pólvora, fusiles y cartuchos, así como a un oficial para averiguar el estado del país, en cuanto a armamento e insurrección". Esta petición de auxilio internacional fue solicitada el mismo día en que "la necesidad del ejército francés de reunir caudales con que poder subvenir a sus gastos hizo que la depositaria de rentas reales diese orden para que los fondos existentes en Vilagarcía fuesen enviados a Compostela. A la ejecución de esta orden se opuso terminantemente el pueblo vilagarciano, amotinándose el 27 de febrero, día señalado para el traslado del dinero, cuya salida se impidió, dirigiéndose todos los amotinados a la casa del comandante Brandaris, para que arreglase el armamento y aceptase el nombramiento que, por aclamación se le hacía, de jefe de aquel improvisado movimiento popular".
 
 LA VENGANZA
"Entretanto, las dos guerrillas de los puestos avanzados de Sinagoga y Pousadoiro, unidos a los vecinos de Cuntis, prestaban grandes servicios, atacando a los franceses que pasaban por el camino entre Pontevedra y Santiago, haciendo diariamente prisioneros y cogiendo espias y correspondencia, con lo cual, entusiasmados, no siguieron las indicaciones de Brandaris, que quería hacer un más numeroso cuerpo de ejército, sin provocar hasta entonces la ira del enemigo, que los destruiría cuando aún estaban en formación. "Así sucedió. El día cuatro de marzo, pasando por Caldas de Reis un gran carruaje fuertemente escoltado por 400 franceses, fue atacado en el puente Barrosa por dos partidas, mandadas por el cadete del Batallón Literario, don Benito Godoy y Araújo, matando más de 300 franceses e hiriendo a muchos, episodio que determinó que de Santiago saliesen, en la madrugada del día seis, 800 soldados contra Carril y Vilagarcía, dispuestos a vengarse de lo acontecido. "Don José Brandaris estaba en el Pousadoiro y este puesto se encontraba tan bien guardado, cuando estaba
desguarnecido el de la Sinagoga, por lo cual, enterados por espías de ello, los franceses decidieron atacar a éste. Envió Brandaris a reforzarlo a su hijo, que era subteniente del Batallón de Literarios, el cual encontró a su llegada ya forzada la resistencia de las guerrillas, limitándose a entretener a los franceses en combate, para dar tiempo a que Carril, Vilagarcía y las aldeas inmediatas se pusieran a salvo". Forzado el paso de la Sinagoga, los franceses pasaron a San Ginés de Bamio, donde dejaron un rastro de 23 muertos. Entre ellos el cura párroco, al que atravesaron con una lanza, "quedando, en la pared de la rectoral, por mucho tiempo, impresas las huellas de la sangre que brotó de su herida". 
En Carril, los vecinos intentaron huir, refugiándose en Cortegada. Sin embargo, algunas de las lanchas fueron alcanzadas por el fuego de la fusilería francesa. En la partida de defunción del archivo parroquial consta que a Isabel de Canaval "la mataron a balazos los franceses el seis de marzo de este presente año de 1809, cuando entraron en esta villa a quemarla y saquearla y fue sepultada en la capilla de Nuestra Señora de Cortegada". Según Bouza Brey, "el destacamento invasor había salido de Santiago a la una de la madrugada y consta que, en menos de doce horas, hicieron la jornada entera. Se deduce que, a pesar de los robos y depravaciones, debieron entrar en Vilagarcía en las primeras horas de la tarde de ese día seis de marzo". En el ataque a la villa fueron muertas 15 personas y quedaron reducidas a cenizas la casa rectoral, el ayuntamiento y la cárcel. "Se ha conservado el recuerdo que los franceses no pasaron del lugar de Figueirido en la parroquia de Sobradelo, pues no quisieron exponerse a las iras de los pueblos asolados que iban dejando atrás, viniéndose la noche encima. Autor : Fermín Bouza Brey
 
Vign_IMG_20170613_0002
 
Vign_especial_independencia_01

 Por Manuel Suárez Fuentes

En los primeros años del S. XIX, contaba Vilagarcía con unos 1500 habitantes. Los hombres se dedicaban a la pesca y a la navegación, mientras que sus mujeres, se dedicaban a hilar y a la salazón de la sardina.
En aquellos años ya era capital de la provincia marítima de su nombre, con completa jurisdicción en cinco distritos. A su frente, tenía a un Capitán de Fragata, que era su Comandante; un Segundo, un Contador, cuatro Cabos de Mar, un Auditor, un Escribano, tres Procuradores, un Portero y un Alguacil
Su Ayuntamiento estaba formado por el Alcalde Mayor, cuatro Regidores y un Síndico, como capital de su municipio, que comprendía dos cotos: Trabanca Badina, correspondiente al Conde de Maceda y el coto de Trabanca da Pedra, del Monasterio de San Martín Pinario de Santiago de Compostela.
Su puerto y el de Carril, contaban con gran fama de ser, al lado de Vilanova y a Pobra, lugares de" gran pesquería de ostra"... según contaba en sus relatos el Licenciado Molina, ya en el S. XVI; que decía:"... con estas grandes cantidades de ostras, que transportan por tierra, fornecen la Mesa Real y proveen de ellas a toda Castilla...".
También nos cuenta que:"... La pesca que anualmente es apresada en el puerto de Vilagarcía, asciende a ocho mil millares de sardina, que salan sus mujeres..."
Todavía continua explicándonos que el puerto de la villa cuenta con:"... tres bergantines-goletas, un quechemarín, cinco lanchas, seis botes y una minueta, que son propiedades de sus vecinos...", sigue diciendo:"... es muy importante la exportación de cebollas, desde su puerto para los demás puertos españoles, en cantidades superiores a los dos mil millares anuales de este producto..."
"Sostiene además esta industriosa villa, una fábrica de curtidos, varias de sardina, telares de lanas y lienzos del país y, hasta siete molinos que muelen todo el año, seis de ellos para maíz y uno para trigo...".
Luego nos habla del mercado semanal y destaca su gran importancia y hace, también, mención de lo bien abastecida que estaba siempre su plaza diariamente, etc.
Destaca que:"... es una pena que el puerto carezca de muelle, necesidad tan perentoria, ya que por ello no arriban al puerto los barcos que entran en la ría, con perjuicio del comercio de sus vecinos...".
Este era el ambiente de tranquilidad que reinaba en la Vilagarcía de principios del s.XIX
Pero, al llegar los primeros días de Mayo de 1808, se conocen las atrocidades que realizaba Murat en Madrid... Entonces, según decía un cronista de la época, "Vilagarcía rompe el silencio y la inacción que tiene Galicia...".
El Ayuntamiento se puso de acuerdo con las principales personas de la villa y convocó a los curas párrocos de las parroquias y pueblos vecinos con sus feligreses, para el día 12 de Mayo de ese fatídico año de 1808... y ya, todos reunidos en la " Plaza del Mercado" (hoy, debido a esa gesta, la conocemos como: "Plaza de la Independencia" ) proclamó repetidas veces por Rey de España y de las Indias a Fernando VII - en ese momento ya preso en Bayona (Francia).
Eficazmente autorizó esta proclamación, el Capitán de Navío de la Real Armada D. José Brandariz, Comandante de Marina de nuestra Comandancia, quién, con la bandera española en la mano y con repetidas salvas de saludas de un cañón - arma que mandó traer con este motivo, del puerto de Carril - hizo vitorear todos a una: ¡...Viva Fernando VII! ¡Muera Napoleón Bonaparte¡... y proclamaron la "independencia de la tiranía francesa"...
Este acto deja claro que, ningún otro pueblo, puede disputar la prioridad en este alzamiento a Vilagarcía... La Coruña, a pesar de residir en ella la Capitanía General del Reino, no tomó acuerdo ninguno en contra de los invasores, hasta el día 30 de ese mes de Mayo.
Ante la inminencia de la guerra, se trató en todo el país gallego de arbitrarse un ejército, para oponerse al invasor. Desde Santiago de Compostela, en aquel entonces capital de la provincia, de la que Vilagarcía formaba parte, se recibían órdenes de apremio a tal objeto. Así, el Ayuntamiento de Santiago, en sesión de 6 de Septiembre, acuerda dirigirse a los de Carril y Vilagarcía, para que dispongan, recojan y remitan: ...todas las esteras que haya en los almacenes, para enfardar los uniformes que se destinarán a los ejércitos...".

 
Vign_Placas_003
Vilagarcía, Patrimonio e historia